¡Chi-chi-chi-le-le-le!

Michelle Bachelet incicará en marzo su segundo mandato presidencial.
Michelle Bachelet incicará en marzo su segundo mandato.

La victoria electoral de Michelle Bachelet en Chile reconforta a los argentinos que creemos en el proyecto de una América Latina unida, pues entendemos que la candidata socialista aportará más en este sentido que el saliente Sebastián Piñera (si es que alguna vez aportó algo) y que la derrotada Evelyn Matthei si hubiera ganado los comicios presidenciales. Por otra parte, dan ganas de celebrar el voto del país trasandino por un segundo mandato que promete “transformaciones de fondo” a favor de la “igualdad en oportunidades, respeto, dignidad, derechos”.

Desde esta perspectiva, la renovada apuesta a Bachelet inspira tanta ilusión como las expresiones de confianza que el electorado de Bolivia, Uruguay, Brasil, Ecuador, Venezuela, Argentina depositó oportunamente en Evo Morales, Pepe Mujica, Lula Da Silva, Dilma Rousseff, Rafael Correa, Hugo Chávez, Cristina Fernández de Kirchner. Los argentinos en cuestión respiramos más tranquilos ante el anuncio de los resultados que confirman no sólo el triunfo del candidato favorito sino la derrota del rival temido (en honor a la verdad, a veces lo segundo pesa más que lo primero).

Dicho esto, hay quienes elegimos la prudencia por dos motivos fundamentales. El primero, los antecedentes poco felices que constituyen los mandatos de los -en principio reformistas- Barack Obama en los Estados Unidos y François Hollande en Francia (menudo desencanto sentimos los desprevenidos que confiamos en la apariencia progresista de ambos jefes de Estado). El segundo, la conciencia de nuestras limitaciones a la hora de conocer/entender lo que sucede en territorio extranjero, independientemente de cuán cercano nos resulte, de cuántas veces lo hayamos visitado, de cuántos lugareños conozcamos, de cuánto lo hayamos seguido o sigamos a través de los libros, la prensa, eventualmente el cine.

La fragmentación que parece caracterizar a la sociedad chilena se reproduce en la opinión que los argentinos tenemos del país vecino. De hecho, mientras una porción de compatriotas admira la nación modelo que Augusto Pinochet supo sacar adelante luego de erradicar la plaga marxista, la otra lamenta las heridas dictatoriales que todavían perduran: desde la impunidad que protege a los autores ideológicos y materiales del terrorismo de Estado hasta la desigualdad social que el acceso pago a la educación y a la salud contribuye a mantener, incluso agravar.

Este segundo grupo de argentinos se entusiasma con la promesa de innovación profunda, justamente porque los considera necesarios en los tres sectores más resistentes al cambio: la justicia, la salud y la educación. ¿Acaso sirva gritar, también de este lado de la cordillera y a modo de hinchada fraterna, Chi-chi-chi-le-le-le?  

—————————————————————————————————————————————————————
Posts complementarios
 
Vientos de cambio
 11 de septiembre(s)
 A 40 años del derrocamiento de Allende, notas sueltas en torno a las manos de Víctor Jara
 El otro líder camionero
 La muerte de Pinochet de Betina Perut e Iván Osnovikoff (reseña)
 Bachelet versus Cristina, y el arte de (volver a) echar leña al fuego con Wikileaks

Publicado por

María Bertoni

Nací en la Ciudad de Buenos Aires, el 13 de septiembre de 1972. Trabajo en el ámbito de la comunicación institucional y de vez en cuando redacto, edito, traduzco textos por encargo. Descubrí la blogósfera en 2004.

7 respuestas a “¡Chi-chi-chi-le-le-le!

  1. los uruguayos mirabamos con ansias esta elección y las festejamos, nos encaminamos con muchas esperanzas hacia un tercer gobierno de izquierda, y nos sentimos muy hermanados con Sra. Bachellet, que pena no podamos decir lo mismo de vuestra presidenta que siempre nos está poniendo palos en la rueda, con todo mi respeto, siempre sigo esta página y he opinado en otros temas pero aca’en Uruguay deseamos de corazon que cambien d e Presidenta por otro que tenga ideas más integracionistas, más para toda América sin descuidar a la Argentina claro está

  2. La conformación de un bloque regional es menos llano de lo que quisiéramos, Beatriz. Es cierto que la relación entre nuestra Presidenta y el Pepe Mujica ha sufrido más de un cortocircuito, y es lógico que los ciudadanos uruguayos tiendan a responsabilizar a CFK mientras los ciudadanos argentinos (sobre todo aquéllos que acompañamos la administración kirchnerista) tendemos a mirar con recelo ciertas actitudes del Presidente uruguayo.

    También es cierto que la relación entre Uruguay y Argentina es históricamente conflictiva, en parte porque somos vecinos (y uno se pelea más seguido con los vecinos que con los que están lejos; preguntémosle sino a Chile y Bolivia, a Venezuela y Colombia, a Perú y Ecuador), en parte porque nunca resolvimos del todo nuestra separación (sin dudas nuestro país se portó muy mal con el Uruguay de Don Artigas).

    Desde este lado del charco me permito decirte que las piedras en el camino serían más grandes si algún referente de nuestra oposición asumiera como Presidente de la Nación. Los Sergio Massa, los Mauricio Macri, los Francisco de Narváez, las Lilita Carrió son herederos de la mentalidad unitaria que combatió los ideales de Artigas y el proyecto de una patria grande. Aunque se cuiden de expresarlo públicamente, siguen considerando a Uruguay una provincia más de la Argentina, conformada por Montevideo, Colonia y Punta del Este.

    Desde este punto de vista, las limitaciones que los uruguayos ven en Cristina Kirchner constituyen un mal menor.

    Aclaro por las dudas, estimada Beatriz: yo también escribo estas líneas con todo respeto, me atrevo a decir, con el afecto que suele colarse en los mensajes que solemos intercambiar en este blog. Si me permitís, en nombre de mi país, te mando un abrazo reparador.

  3. te agradezco mucho tu comentario, sigo tu blog y siempre me gustan los enfoques tanto de política como de cine y ect, por eso respeto tus opiniones y me encantó tu respuesta, claro yo no conozco las políticos argentinos, y mucho menos con la profundidad que tu lo haces, quizas porque en el gobierno de K se desarrollo el corte de lso puentes será que tenemos la sensación uqe no hemos tenido otro gobierno peor para nostros. Acá muchos opinaban que T. Vazquez era un porfiado y no había sabiado llevar a buen puerto esa relación, se apostó a Mujica y ahora decimos que ” se ha bajado los pantalones” demasido, y que tendría que ser menos sumiso, y bueno yo no era nacida cuando Perón pero dicen que nos complicó también bastante, sin embargo tenía tios uruguayos que se habían ido a vivir a BsAs y vivieron todo el peronismo, y fueron los peronistas más fanáticos que yo conocí, tuve familiares argentinso y familiares uruguayos nacionalizados argentinos, mi tía me enseñaba a decir ” el general Perón” guay con 6 años yo dijera Perón
    y Evita una santa, eso me llevó a leer mucho de sus biografías y me hice mi propia idea, ni tan santos ni tan diablos, como todo las dos caras de la moneda, pero es lo único que conozco un poco de política argentina, bueno, tomaré muy encuenta lo que me dices de lso otros políticos es un dato muy importante.
    Nuestro procer fue un hombre maravilloso un adelantado para su época que Bs. Aires lo trató mal, y aquí no lo comprendieron y lo traicionaron, encontró apoyo en Santa Fe, Misiones EntreRios, en aquella época hablaba d ela Patria Grande.
    y bueno nacimos juntos, somos hermanos y como en toda familia, nos peleamos desde siempre, un abrazo, gracias nuevamente por tus comentarios

  4. Gracias a vos por tu comentario, Beatriz. Sin dudas, el tema de la pastera causa desencuentro entre nuestros países, e incluso en territorio argentino (hay quienes se preguntan porqué esa problemática ambiental provoca más prurito que otras). Cuesta vislumbrar una solución que satisfaga a ambos vecinos por igual, pero esta dificultad no debería ahogar la relación bilateral ni atentar contra la unidad regional.

    Creo que pocas veces Buenos Aires se portó tan mal con Uruguay como durante el enfrentamiento entre de unitarios y federales. Sin dudas, Artigas fue un hombre maravilloso que nuestros caudillos federales supieron valorar y apoyar. Otro habría sido el destino de nuestras naciones si estos hombres hubieran vencido a los unitarios: por lo pronto, creo que el sueño de la patria grande habría corrido mejor suerte.

    Por eso es bueno que algunos Presidentes de la región (una cantidad significativa) hayan acordado retomarlo. Dado que la empresa dista de ser fácil, pienso que los ciudadanos debemos apoyarla y velar por que siga adelante. Aunque a veces nos peleamos (como buena familia que somos), lo importante es reconocernos entre hermanos y, parafraseando al Martín Fierro, tener presente que, desunidos, corremos serios riesgos de que los de afuera terminen devorándonos.

    Otro abrazo fraterno.

  5. Habrá un parlamento distinto ,un tiempo distinto pero Bachelet ya gobernó y defraudó Espero q sea distinto Espero q pueda

  6. ha salido un libro que tiene como coordinadores a Ana Ribero y Gerardo Caetano, ella es una historiadora muy reconocida en Uruguay, que se ha especializado en Artigas, y tomaron historiadores italianos, ecuatorianos y varios pasises más para hablar de las instrucciones del año 13 documento de gran valor, y hoy dijeron que Artigas no hubiese sido tal sin el artiguismo, o sea sin la gente que lo rodeaba, y que fue un conductor conducido, espero poder comprarlo pronto porque todo lo de Artigas me apasiona, y t e lo dejo como inquietud,Buen 2014 y seguiré siguiendote

  7. ¡Qué buen dato, Beatriz! Voy a estar atenta por si el libro llega a Buenos Aires. De lo contrario, espero contar con tus impresiones, después de que lo compres y leas.
    Buen fin e inicio de año para vos también. Seguiremos en contacto a través de Espectadores. 😉

    Tengo la impresión, Mabel, de que Bachelet hizo lo que pudo en su primer mandato. Ojalá pueda más en el segundo. Mientras tanto, me consuela que le haya ganado a su rival. Entre otras sensaciones desagradables, Matthei me provoca el recuerdo de Marine Le Pen.

¿Con ganas de opinar?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s