¡Más visibilidad mediática para las masacres por goteo en Argentina!

Las balas volvieron a retumbar cerca de la plaza y el mural que recuerdan a Kevin Molina.
A tres meses del asesinato de Kevin Molina, ‘la otra inseguridad’ vuelve a ensañarse con un adulto y dos chicos de 2 y 13 años en el barrio Zavaleta.

Diario Popular, InfoNews, La Nación fueron los primeros diarios nacionales que ayer jueves actualizaron sus versiones digitales con la noticia sobre los disparos que volvieron a azotar al barrio Zavaleta, donde Kevin Molina de 9 años murió en septiembre pasado, víctima de otra balacera no identificada. En este nuevo episodio de esa otra inseguridad apenas visible en nuestra agenda mediática, las armas de fuego no mataron a nadie pero sí hirieron a una criatura de dos años en el estómago, a un adolescente de trece en la mandíbula y a un adulto en la espalda. Mientras los dos primeros se encuentran fuera de peligro, el estado del tercero es reservado.

La crónica más completa apareció publicada, ayer mismo, en el blog que administra el Colectivo de Trabajadores de Prensa. Los testimonios recogidos dan cuenta de tres secuencias de tiros (de grueso y bajo calibre, según la ocasión): la primera tuvo lugar la noche del martes 10; la segunda el miércoles 11 cerca del mediodía y la última ese mismo día cerca de las tres de la tarde. Cada ráfaga se cobró una víctima.

El CTP también cuenta que los vecinos a cargo del denominado «Control Popular de las Fuerzas de Seguridad» llamaron al Ministerio de Seguridad de la Nación. Registrada con el número 15637/13, la denuncia señala la inoperancia de los gendarmes asignados para custodiar el lugar desde el asesinato de Kevin.

El informe del Colectivo de Trabajadores de Prensa termina citando el comunicado de prensa que La Garganta Poderosa publicó en su cuenta de Facebook… A continuación, las afirmaciones más contundentes:

 Esta realidad no nació en diciembre, ni brotó con los saqueos, sino que es la dinámica cotidiana que impone la complicidad de los jefes narcos, que no viven en el barrio, con los jefes de las Fuerzas que tampoco residen allí.

 Consideramos responsables y cómplices a todos los funcionarios y medios de comunicación que deliberadamente callaron esta situación.

 No nos consta que haya disparado Gendarmería o Prefectura. Sólo nos consta que los muertos y heridos en Zavaleta siempre son vecinos del barrio, que no tenían un carajo que ver».

«¡Ni un pibe menos, ni una bala más!» es la consigna que la mencionada revista villera concibió para visibilizar éste y otros amagues de masacre por goteo perpetrados en la Argentina. Ojalá las primeras repercusiones en Diario Popular, InfoNews, La Nación anuncien un mayor compromiso en este sentido por parte de nuestro periodismo.

—————————————————————————————————————————————————————
Posts complementarios
 ¿Se lo imaginan?
 El otro periodismo, contra la otra inseguridad
 Desdoblamiento periodístico en torno a la inseguridad
 Sensibilidad limitada
 Nota mental sobre policía y poder punitivo, a diez años de la masacre de Avellaneda
 Los (verdaderos) agentes ejecutivos del poder punitivo según Zaffaroni
 Combata la pobreza; patotee errantes
 Silencio. UCEP apaleando