Zama de Lucrecia Martel. ¿Proyecto encaminado?

Aún cuando cuesta encontrar información reciente sobre el grado de avance del nuevo largometraje de Lucrecia Martel, ya está disponible en la base de datos Film Affinity (atención, no así en su competidora IMDb) una ficheta con los datos básicos de Zama. La síntesis anuncia la intención de adaptar la novela homónima que Antonio Di Benedetto escribió en 1956, sobre un oficial de la colonia española que espera su traslado desde Asunción del Paraguay a un destino mejor. También que se trata de una coproducción entre Lita Stantic Producciones, El Deseo de los hermanos Almodóvar y la francesa y menos conocida MPM Film.
 
En 2006 se cumplieron veinte años de la muerte del autor mendocino y cincuenta de la publicación del libro. Vale la pena leer el artículo que Sylvia Saítta publicó en La Nación a propósito del doble aniversario. La crítica literaria cuenta que Di Benedetto aprovechó una licencia laboral de dieciocho días para redactar Zama en una casa vacía, y cita declaraciones del autor en una entrevista de 1971: “La prisa me impuso un estilo urgente (breve, de frases cortas, muy condensado) aunque afortunadamente (y contra mis temores) adecuado al vértigo de las peripecias de don Diego”.

Según Saítta, la novela supo erosionar aquel mito de la literatura moderna “que sostiene que el valor de una escritura se mide por el trabajo que cuesta producirla”. También sobresale como crónica de una espera agónica: a fines del siglo XVIII, el funcionario Diego de Zama aguarda en Asunción el anuncio de su traslado a una sede de mayor prestigio dentro de la administración colonial (Buenos Aires, Lima, Santiago de Chile o la codiciada Madrid) además de la recomendación de un superior, un barco con noticias familiares, un sueldo siempre demorado y la oportunidad de protagonizar algún acto heroico que lo redima.

En la entrevista que le concedió al diario Los Andes a principios de marzo pasado, Martel contó que la ocurrencia de la adaptación surgió en 2010, tras haber leído el libro de Di Benedetto en un viaje en barco a Asunción del Paraguay. “Cuando lo terminé estaba en un estado de euforia y pensé en hacer una película de inmediato”, recordó.  

Lejos de esa ilusión de inmediatez, la cineasta salteña se encontraba reescribiendo y buscando financiamiento al momento de la nota. También dijo estar armando “listas, conjuntos, duplas, sextetos con nombres de personas” que pensó convocar para formar el elenco. “Como las contacté informalmente, prefiero mantener reserva”, se excusó ante el pedido de alguna revelación.

En esta entrevista concedida a la revista Ñ, también a principios de marzo, Martel adelantó su intención de recrear el contexto histórico de la novela (fines del siglo XIII) pero sin privarse de tomar decisiones estéticas que acarreen una cierta imprecisión temporal “como he hecho en mis otras películas, que no se sabe si son en los ’70, los ’80 o los ’90”. Por otra parte, mencionó sus ganas de rodar “en el Gran Chaco, esa región comprendida por Paraguay, Bolivia y Argentina”.

Porque lleva la firma de Martel, las novedades sobre la adaptación de Zama están en la mira de la prensa cinéfila internacional. Por lo pronto, The Hollywood Reporter se ocupó de anunciar la alianza entre las productoras de Lita Stantic y los hermanos Almodóvar en abril de 2012 y Screen Daily hizo lo propio cuando la francesa MPM Film se incorporó al proyecto en mayo pasado.

Por la discreción que caracteriza a la autora de La ciénaga, La niña santa, La mujer sin cabeza, Internet ofrece poca información actualizada sobre su actividad profesional. La referencia online más reciente figura en el programa del coloquio ‘Transferencias cinéfilas. Cine latinoamericano y psicoanálisis’ que se llevará a cabo entre mañana y el sábado próximo en París. En efecto, además de presidir dos mesas, Martel dialogará con el público sobre la eventual existencia de un “cine en femenino”.

Mientras tanto, de este lado del Atlántico, algunos espectadores nos conformamos con la nueva ficheta de Film Affinity. Es más, con algo de (¿iluso?) optimismo, nos permitimos considerarla un indicio de proyecto encaminado.

————————————————————————————————————————————————————-
Contenido complementario

 La mujer sin cabeza de Lucrecia Martel (reseña)
 Aballay, adaptación de un cuento de Di Benedetto (reseña)
 Ejercicio de ascetismo

Publicado por

María Bertoni

Nací en la Ciudad de Buenos Aires, el 13 de septiembre de 1972. Trabajo en el ámbito de la comunicación institucional y de vez en cuando redacto, edito, traduzco textos por encargo. Descubrí la blogósfera en 2004.

¿Con ganas de opinar?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s