Alberto Kornblihtt, un científico consciente de sus circunstancias

Habrá que esperar a que la Fundación Konex y/o el canal Todo Noticias publiquen el video correspondiente para repasar el excelente discurso que Alberto Kornblihtt pronunció anoche tras recibir el premio Konex de Brillante en la Academia Nacional de Medicina. Además de cumplir con los agradecimientos de rigor, el biólogo y doctor en química se permitió destacar la importancia del contexto actual, favorable para el desarrollo de la investigación científica en la Argentina, «que hasta los mayores detractores del actual Gobierno deben reconocer».

Apenas subió al escenario, Kornblihtt adelantó que probablemente excedería los cuatro minutos estipulados por los organizadores del evento, y que hablaría sobre lo que sus predecesores no mencionaron por «pudor» o por temor a que este tipo de observaciones sean interpretadas «como propaganda». Tras esta aclaración, el científico reivindicó la voluntad estatal de reactivar la investigación a partir del trabajo en equipo entre las universidades públicas, el Conicet y el Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva de la Nación a cargo de Lino Barañao. De paso, señaló el precedente que la desaparecida Fundación Antorchas sentó en un contexto muy distinto, «cuando el establishment nos mandó a lavar los platos».

Por otra parte, Kornblihtt reivindicó el carácter federal de esta nueva etapa favorable al desarrollo de la investigación («No todo se realiza en la Ciudad de Buenos Aires», especificó). Asimismo sugirió la conveniencia de ampliar el objetivo gubernamental de alentar los trabajos con miras a una inmediata aplicación práctica, para no atentar contra la ciencia concentrada en comprender y explicar la realidad más allá de las demandas específicas de la sociedad.

En sus crónicas sobre la entrega de premios, ni Clarín, ni La Naciónni la agencia Télam, ni Página/12 replicaron estas palabras ni aquéllas sobre la recuperación del respeto por el saber científico, para combatir la «charlatanería» que los medios masivos de comunicación ejercen cuando abordan temas tan preocupantes como el calentamiento global. Los televidentes atentos a la filmación en directo de TN tuvimos la sensación de que el conductor del evento Guillermo Lobo tragó en seco, tal vez porque se sintió aludido en tanto columnista especializado (del mismo canal de noticias) en temas de salud y ambientales.

Al comienzo y hacia el final de su discurso, Kornblihtt agradeció y rindió distintos homenajes. Fuera del ámbito privado, mencionó especialmente a la educación pública, a su profesora de biología del secundario, a la Facultad de Ciencias Exactas de la Universidad de Buenos Aires, a Adrián Paenza, a su equipo de trabajo (nombró a cada integrante), al Howard Hughes Medical Institute donde se desempeña. De esta manera, también se reveló como un científico consciente de sus circunstancias.

————————————————————————————————————————————————————-
Contenido complementario

 Indiferencia mediática y más
 El premio Nobel de La Nación
 Gripe A, y el chanchullo de la información mercantilizada
 “Muerte por ideología”. Respuesta de Paul Krugman a Mitt Romney
 Los médicos también militan
 Del contrato a la biología según Zaffaroni