Fantasía destituyente: en USA también se consigue

“De los aclamados creadores de Ejército rojo: la red radical que debe ser destruída para salvar a AméricaEl Presidente manchuriano: los vínculos de Barack Obama con comunistas, socialistas y otros extremistas anti-americanos y de Engañame otra vez: los escandalosos planes de Obama para los próximos cuatro años de exposición, llega Ofensas impugnables: el caso para destituir a Barack Obama“… La reconocidísima retórica con la que Hollywood suele promocionar sus megatanques cinematográficos viene de maravillas para presentar el libro que Aaron Klein y Brenda J. Elliot publicaron a fines de agosto pasado, y que habría inspirado -y en principio sigue inspirando– los renovados intentos del Partido Republicano por instalar en la agenda pública el reclamo de juicio político y posterior despido del Presidente de los Estados Unidos por traición a la patria.

La semana pasada, el cazador de leyendas urbanas David Emery adviritió aquí sobre la falsedad del anuncio de las presuntas audiencias programadas (para fin de octubre) con el propósito de recabar información y testimonios conducentes al proceso de destitución. Al parecer, los propaladores de la falsa noticia no repararon en su fuente original: este artículo del satírico Daily Current.

Para despejar toda duda, Emery recomendó leer la presentación del mencionado sitio web. “Aunque abordan problemáticas del mundo real, nuestros contenidos son pura ficción” explican sus responsables.

La anécdota ilustra la (in)conducta periodística que confunde la difusión de datos comprobables con la mera expresión de algún deseo más o menos oculto, y que constituye una interesante paradoja en una sociedad orgullosa de su presunta condición súperconectada e híperinformada. En este punto cabe aclarar que la campaña por el procesamiento y desplazamiento de Obama data de un año como mínimo; por consiguiente Ofensas impugnables… es menos un manifiesto inspirador que una recopilación de argumentos con pretensión de convocatoria patriótica.

“Porque el mundo tiene derecho a saber” es el lema de WND Books, editorial responsable de la distribución de los libros que Klein y Elliot publicaron en 2010, 2011, 2012 y ahora 2013. Según esta página oficial, el emprendimiento de Joseph y Elizabeth Farah se especializa en “títulos de no ficción sobre actualidad política e Historia, cuyas revelaciones -abordadas de manera independiente- otros editores no se atreven a publicar”.

Así es nomás, estimados compatriotas, los argentinos somos menos ocurrentes de lo que a veces estimamos. Por lo pronto, en los Estados Unidos la oposición también invoca el derecho a la información y el coraje de los editores independientes para darle rienda suelta a la propia fantasía de destitución presidencial.

————————————————————————————————————————————————————–
Posts complementarios
 
2016: Obama’s America, o el cine documental como operación de prensa electoral
 Elecciones en los Estados Unidos según Michael Moore, el Ku Klux Klan y Julian Assange
 Y el Ku Klux Klan se pronunció
 Ahora, sin sábanas
 “Muerte por ideología”. Respuesta de Paul Krugman a Mitt Romney
 Zero Dark Thirty ahorra en campaña de prensa gracias al New York Times

Published by

María Bertoni

Nací en la Ciudad de Buenos Aires, el 13 de septiembre de 1972. Trabajo en el ámbito de la comunicación institucional y de vez en cuando redacto, edito, traduzco textos por encargo. Descubrí la blogósfera en 2004.

¿Con ganas de opinar?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s