De Groucho para Woody

Groucho Marx y Woody Allen se conocieron personalmente en 1961, y desde entonces mantuvieron una amistad que duró dieciséis años. Se llevaban casi medio siglo. Según Woody, Groucho se parecía a “un tío judío de la familia, un bromista sarcástico”. En 1976 Groucho definió a Woody como “el humorista más talentoso del momento”.

Años antes, en marzo de 1967, Marx le envío la siguiente carta a Allen tras un largo silencio epistolar que había disgustado al joven comediante. A pesar de los esfuerzos por dilucidarlo, sigue siendo un misterio el significado de las iniciales “WW” en el encabezado.

Estimado WW:

Goodie Ace le dijo a un amigo mío desempleado que usted estaba desilusionado o molesto o contento o ebrio porque no le contesté la carta que me escribió años atrás. Bien lo sabe por supuesto, nadie cobra por responder cartas, a menos que se trate de notas de crédito expedidas desde Suiza o por la mafia.

Le escribo con desgano, porque sé que está haciendo seis cosas en simultáneo: cinco si incluimos la actividad sexual. No sé de dónde saca tiempo para ocuparse de su correspondencia.

Confío en que su obra seguirá estando en cartel para cuando yo vaya a Nueva York la primera o segunda semana de abril. Esto debe perturbar terriblemente a los críticos que, si la memoria no me falla, pronosticaron lo contrario porque acusaron a su trabajo de excesivamente gracioso.

Que su obra se mantenga en cartel molesta especialmente. Esto le sucedió a mi hijo cuando colaboró con Bob Fisher. La moraleja es: no escribas una comedia que haga reír.

La discusión en torno al problema con los críticos data de la época de mi Bar Mitzvah, unos cien años atrás. Ésta es la primera vez que lo cuento…

En quella oportunidad recibí dos regalos cuando pasé de la infancia a -lo que imagino hoy es- la vida adulta. Un tío, que en ese entonces se dedicaba a las finanzas, me entregó un par de medias negras y una tía que quería conquistarme, un reloj de plata. Tres días después, el reloj desapareció.

La razón de tal incidente fue que mi hermano Chico no jugaba al pool tan bien como pensaba, así que tomó mi reloj para llevarlo a una casa de empeño ubicada en la Calle 89 y la Tercera Avenida. Un día mientras deambulaba sin rumbo, lo descubrí en la vitrina del local. No lo habría reconocido de no ser por mis iniciales grabadas en la parte de atrás, pues el sol lo había decolorado tanto que lucía negro carbón.

Mientras tanto, las medias se pusieron verdes a la semana de usarlas ininterrumpidamente sin nunca haberlas lavado. En fin… Así me premiaron por haber sobrevivido trece años.

Todo esto para explicarle porqué no le escribí por un tiempo. Sigo usando mis medias, que en realidad dejaron de ser medias para convertirse en parte de mis piernas.

En su carta escribió que vendría aquí en febrero y yo, preso de un ansioso entusiasmo, compré tantas delicatessen que, si hubiera reservado más dinero contante y sonante y menos fiambre, habría cubierto mi contribución al Fondo de Bienestar ‘Judíos Unidos’ durante 1967 y 1968.

Creo que estaré en el hotel St. Regis en Nueva York. Y por el amor de Dios deje de tener éxito: me está volviendo loco. Mis mejores deseos para usted y su amigo diminuto, el pequeño Dickie.

Groucho.-

————————————————————————————————————————————————————–
PD:
La carta de Groucho a Woody apareció publicada en The Guardian el sábado pasado, quizás a propósito del estreno de Blue Jasmine. Espectadores también tradujo la breve introducción que el periódico inglés elaboró para la ocasión.

————————————————————————————————————————————————————–
Otros posts sobre Woody Allen y/o su obra
 
Blue Jasmine (reseña)
 Woody Allen, entre obra y obra
 Woody Allen: el documental llega a Buenos Aires. Un deseo hecho realidad
 Woody Allen: un documental (reseña)
 A Roma con amor (reseña)
 Medianoche en París (reseña)
 Que la cosa funcione (reseña)
 Woody Allen y el riesgo de la repetición
 Conocerás al hombre de tus sueños (reseña)
 Vicky Cristina Barcelona (reseña)
 El sueño de Cassandra (reseña)
 Scoop (reseña)
 Match point (reseña)

Publicado por

María Bertoni

Nací en la Ciudad de Buenos Aires, el 13 de septiembre de 1972. Trabajo en el ámbito de la comunicación institucional y de vez en cuando redacto, edito, traduzco textos por encargo. Descubrí la blogósfera en 2004.

2 thoughts on “De Groucho para Woody

  1. Agradecidísima por permitirme disfrutar leyendo esta correspondencia. Conocí las películas y el humor de Groucho Marx a través de los comentarios de mi padre, que en su época tuvo poca vida cultural pero muy selectiva. Qué esgrima delirante deberían ser las charlas entre estos dos monstruos!!!
    Un beso. Stella

  2. ¡Ojalá pudiéramos acceder a las otras cartas que intercambiaron Groucho y Woody! Quién sabe, Stella… A lo mejor éste es el adelanto solapado de un trabajo de recopilación que alguna editorial está por lanzar. Acá en Espectadores estaremos atentos… 😉

¿Con ganas de opinar?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s