Vuelve Astérix, sin Uderzo

«¡El 24 de octubre de 2013 Astérix y los pictos desembarca(n) en todas las librerías del mundo conocido!» anuncia el sitio oficial de la famosa bande dessinée. La semana pasada, el diario Le Figaro le dedicó este anticipo al lanzamiento considerado «uno de los eventos historietísticos más esperados de este fin de año», primero, porque los galos ¡por fin! regresan en su formato original; segundo, porque la flamante entrega inaugura el delicado período post-Uderzo.

Desde la creación de la historieta, éste es el primer álbum (como dicen los franceses) sin la intervención directa de Albert Uderzo, que hoy acusa 86 años de edad. Aún antes de anunciar su retiro en septiembre de 2011, el socio del fallecido René Goscinny se resistía a la idea de que sus personajes lo sobrevivieran. Con el tiempo fue cambiando de opinión hasta terminar reconociendo «que no había derecho a dejarlos morir».

Jean-Yves Ferri y Didier Conrad se llaman los herederos de la dupla fundacional. Ambos nacieron 54 años atrás, igual que el mismísimo Astérix, cuenta el periodista Stéphane Larue.

Ferri es un guionista reconocido por su humor original y su dominio del sinsentido; la editorial Hachette y el propio Uderzo lo contrataron en julio de 2011. Conrad fue convocado en octubre de 2012, para reemplazar a Frédéric Mébarki, autor del diseño de todos los productos Astérix, que tiró la esponja ante una presión demasiado grande.

El dibujante vive en los Estados Unidos y también trabaja para Dreamworks. Difícilmente les tema a las sobreexigencias.

Astérix y los pictos saldrá a la venta tras ocho o cuatro años -según el parámetro elegido- de aparente inactividad. Por lo pronto, los antecedentes más recientes son ¡El cielo se nos cae encima!, publicado en 2005, y la edición especial (o libro de oro) El aniversario de Astérix y Obélix que data de 2009.

Le Figaro subraya la envergadura de la apuesta económica que supone esta 35ª entrega. De hecho, la tirada de dos millones de ejemplares encabezaría el ranking de inversiones que la industria editorial elabora con frecuencia anual.

Astérix y los pictos se ambienta en Escocia, más precisamente en aquella confederación de tribus británicas cuyos integrantes –de probada existencia histórica– se hacían llamar «hombres pintados» o «tatuados». La aventura arranca en pleno invierno, con el entrañable pueblo galo cubierto de nieve y sacudido por un enorme cubo de hielo que las olas del mar arrojaron contra la costa bretona. Al parecer, este fenómeno precipitará la partida de los protagonistas a la tierra del whisky, las gaitas, las kilt y del monstruo Nessie.

A fines de junio pasado, Ferri presentó la nueva historieta en Glasgow. En su cobertura, la BBC News transcribió declaraciones del guionista que adelantó otros detalles: por ejemplo, la importancia acordada a una historia de amor y, entre los típicos anacronismos que esperamos los fans, la alusión al actual movimiento independentista escocés.

—————————————————————————————————————–
Posts complementarios
 Astérix, el galo
 Astérix en los juegos olímpicos (reseña del film)
 Sacrilège!
 Catherine se va… para regresar
 Lucky Luke
 Le petit Nicolas
 Tintin
 Los pitufos