Septiembre perturbador

Algunos de los personajes aludidos o presentes de manera explícita en las conmemoraciones de septiembre.
Sarmiento, Uriburu, Rojas, Pinochet son algunos de los personajes aludidos o presentes de manera explícita en las efemérides de septiembre.

La primera mitad (y un poquito más) de septiembre resulta perturbadora en materia de efemérides. De hecho, la cercanía de las fechas abruma tanto como el recuerdo de los hechos conmemorados, a veces en forma simultánea: el golpe de Estado contra el segundo gobierno de Hipólito Yrigoyen el 6; la muerte de Domingo Faustino Sarmiento, el derrocamiento del Presidente Salvador Allende y el atentado contra las Torres Gemelas el 11; las proclamadas “Revolución Libertadora” y “Noche de los Lápices” el 16. Pocas veces nuestra memoria coletiva habrá agendado tanto en apenas tres días, articulados en una franja de diez.

Salvo por el fallecimiento de Sarmiento, los demás hechos recordados constituyen episodios sangrientos, todos determinantes -aún aquéllos registrados en territorio extranjero- a la hora de comprender el pasado y presente de la Argentina. Incluso la sola mención de Don Domingo Faustino evoca un período truculento de nuestra Historia, que el “padre del aula” definió con la dicotomía “civilización o barbarie”.

Esta primera quincena resulta tentadora para los buscadores de huevos de serpiente. En efecto, tienen para elegir aquellos espíritus convencidos de que el mal se origina en un solo cruce de circunstancias y/o en un solo actor (social o individual).

Desde esta perspectiva, nuestros problemas habrían empezado o bien con el enfrentamiento entre los federales y los unitarios que representa Sarmiento; o bien con la costumbre de derrocar gobiernos constitucionales que inauguró el golpe encabezado por los generales Agustín P. Justo y José Félix Uriburu; o bien con la irrupción del peronismo y los intentos por erradicarlo (desde el levantamiento que consagró al almirante Isaac Rojas hasta la imposición del “Proceso de Reorganización Nacional” que asesinó a militantes incluso en edad escolar); o bien con la doctrina Monroe “América para los americanos” (que respalda el accionar de los Estados Unidos contra las democracias de la región, también la chilena, y su intención de reforzar este intervencionismo en nombre de la lucha contra el terrorismo responsable del denominado “11/9” o Nine Eleven).

Sin embargo, desde el momento en que invita a repasar tres siglos, septiembre contribuye a señalar el error anidado en la práctica de buscar una única causa. De hecho, un solo día invita a viajar al XIX de la mano de Sarmiento, al XX con Augusto Pinochet y sus secuaces, y al flamante XXI con el atentado más cinematográfico de la Historia occidental. Habrá quienes reconozcan cierto fenómeno de continuidad en este friso rudimentario, y relacionen la admiración de Sarmiento por los Estados Unidos y su desprecio por los caudillos de nuestras provincias con los sentimientos de los compatriotas que vitorearon al embajador Spruille Braden, apoyaron la Revolución Libertadora, justificaron el golpe contra Allende, respaldaron la lucha anti-subversiva de nuestra última dictadura militar (después de todo, los integrantes de la UES también eran peligrosos guerrilleros), reclamaron venganza contra los fundamentalistas árabes.

Nuestro celebrado mes de la primavera resulta también perturbador porque, en el transcurso de diez días, evoca algo más que los seis hechos conmemorados. En contra del recuerdo fragmentado afín a la lógica del calendario, la primera quincena (y un poquito más) estimula un ejercicio relacional entre sucesos, actores, acciones que revela cierta continuidad atroz no sólo en nuestra Historia, sino en parte de nuestra idiosincrasia.

—————————————————————————————————–
Posts complementarios
 11 de septiembre(s)
 A cuarenta años del derrocamiento de Allende, notas sueltas en torno a las manos de Víctor Jara
 No bombardeen Buenos Aires (otra vez)
 39 años ¿sin? Perón
 Argentina romántica
 Paso en falso
 La derecha argentina en su closet
 Torres Gemelas

Publicado por

María Bertoni

Nací en la Ciudad de Buenos Aires, el 13 de septiembre de 1972. Trabajo en el ámbito de la comunicación institucional y de vez en cuando redacto, edito, traduzco textos por encargo. Descubrí la blogósfera en 2004.

¿Con ganas de opinar?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s