Carte blanche, de Heidi Specogna

———————————————————-
Especial. Cobertura DerHumALC 2013
———————————————————-

Exhibida en el marco de la Ventana Alemania, Carte blanche es una de las películas encargadas de cerrar el 15º Festival Internacional de Cine y Derechos Humanos la noche del miércoles próximo. El documental de Heidi Specogna gira en torno a la investigación que la fiscalía de la Corte Penal Internacional realizó para llevar a juicio al congoleño Jean-Pierre Bemba Gombo en tanto responsable de los crímenes de lesa humanidad cometidos entre 2002 y 2003 contra la población de la República Centroafricana. La directora se concentra especialmente en uno de los cargos presentados: la perpetración de violaciones sistemáticas contra mujeres, hombres y niños.

El título del largometraje sintetiza la explicación de uno de los integrantes de la fiscalía que al momento de la investigación dirige el argentino Luis Moreno Ocampo: los ideólogos y/o altos mandos de masacres como Bemba evitan “dar órdenes” pues en el futuro éstas pueden ser rastreadas, verificadas y utilizadas como pruebas judiciales; en cambio sí “dan señales” o hacen gestos que en general sugieren la entrega de una “carta blanca” a los soldados para que se sientan libres de arrasar con el enemigo, es decir, de violentar todo tratado en defensa de los derechos humanos de las poblaciones civiles.

Aunque por medio de una aproximación más convencional u ortodoxa, Carte blanche coincide con la recién comentada The act of killing en desmentir la pretendida condición monstruosa o diabólica de los criminales de masa. El testimonio de la esposa e hijos del acusado, los argumentos de la defensa en torno a la naturaleza noble -por no decir heróica- de la intervención de las milicias congoleñas en territorio extranjero confirman que las prácticas de exterminio constituyen un fenómeno tan complejo como universal, irreductible al accionar circunstancial de un grupo de individuos perversos, enfermos, poseídos por el Mal (aquí otra vez irrumpe la teoría de Hannah Harendt).

Specogna y su co-guionista Sonja Heizmann trabajan con coraje, rigurosidad, sensibilidad, a partir de entrevistas realizadas a algunas víctimas de la masacre, a miembros del equipo de investigación, a los fiscales que presentaron los cargos y a familiares de Bemba (sobre todo a su esposa). El testimonio del médico forense es uno de los más conmovedores, por ejemplo cuando define la autopsia como oportunidad concedida a los muertos para que -ellos también- puedan contar su calvario y aportar pruebas a la causa.

Como El acto de matar, Carta blanca también le dedica un apartado especial a la impunidad en tanto prolongación de la barbarie o, dicho de otra manera, a la intervención de la Justicia en tanto instancia obligatoria no sólo para reparar el daño causado a las víctimas sino para recordarle a la comunidad internacional la imperiosa necesidad de combatir a este otro tipo de terrorismo: aquél cometido en nombre de algún Estado.

El contraste entre las imágenes registradas en Holanda y Bélgica por un lado y en la República Centroafricana por el otro invita a reflexionar sobre la responsabilidad histórica que les cabe a los países centrales por las diferentes matanzas perpetradas en territorio africano. Por otra parte, y a propósito del desempeño de la Corte Penal Internacional, cabe preguntar cuánto interés y/o apuro tienen en La Haya por impartir justicia: en este punto conviene recordar que el acusado fue detenido en mayo de 2008, y que recién en noviembre de 2010 comenzó el juicio que sigue sumando dilaciones en pleno 2013.

Esta página web del sitio oficial del film explica que el equipo dirigido por Specogna es el único que consiguió el permiso necesario para filmar una investigación de la CPI. “Aceptamos las restricciones exigidas para preservar a víctimas, testigos e investigadores”, aclara el texto a tono con otros gestos de honestidad intelectual que enaltecen las demás cualidades de Carte blanche.

Publicado por

María Bertoni

Nací en la Ciudad de Buenos Aires, el 13 de septiembre de 1972. Trabajo en el ámbito de la comunicación institucional y de vez en cuando redacto, edito, traduzco textos por encargo. Descubrí la blogósfera en 2004.

¿Con ganas de opinar?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s