Todavía cantamos. Coro ‘Quiero retruco’, de Modesto López

———————————————————-
Especial. Cobertura DerHumALC 2013
———————————————————-

Proyectado en el marco de la sección Memoria del 15º Festival Internacional de Cine y Derechos HumanosTodavía cantamos. Coro ‘Quiero retruco’ contribuye a difundir el propósito de la muestra, es decir, celebrar la capacidad transformadora del arte. De hecho, el documental dirigido por Modesto López y producido por Marta de Cea gira en torno al canto y al encuentro coral en tanto actividades reparadoras, al menos para dieciocho argentinos ex presos políticos, hijos, hermanos y familiares de desaparecidos provenientes de distintas organizaciones políticas que hace años se reúnen para cantarles a la vida, a la lucha, a los compañeros que ya no están, y para de paso terminar de curar heridas y renovar su compromiso por una sociedad inclusiva, con sentido de trabajo y bienestar colectivos.

Por si el nombre del coro no hubiera bastado, el director argentino radicado en México incluyó la célebre canción de Víctor Heredia en el título de su trabajo. De esta manera refuerza el homenaje a estos compatriotas víctimas de la represión, y sin embargo con una fortaleza a prueba del sufrimiento infligido y de un presente todavía atravesado por recuerdos dolorosos y cierta pena insuperable. Sin dudas, ante el testimonio de los entrevistados y ante esa suerte de omnipresencia conformada por los rostros de los desaparecidos, cuesta evitar el uso de un término tan de moda como «resiliencia«.

López recurre a material de archivo para enmarcar el retrato del coro y de algunas de sus voces. Al principio del film, impresiona la ocurrencia de proyectar imágenes hacia atrás, desde registros televisivos del trío conformado por Jorge Rafael Videla, Emilio Eduardo Massera, Orlando Ramón Agosti hasta filmaciones de José Félix Uriburu y Agustín P. Justo. La edición acelerada de este viaje en el tiempo hasta la década del ’30 resume de manera efectiva la pesadilla que gran parte del siglo XX representó para el pueblo argentino, sobre todo para quienes militaron en la izquierda peronista y no peronista.

A medida que transcurren los 78 minutos de película, los espectadores nos topamos con discursos de Massera y Videla que hemos olvidado o que desconocíamos. En este sentido, el trabajo de contextualización histórica resulta muy atinado, en parte por la inclusión de estas perlitas, en parte porque hace gala de una capacidad de síntesis saludable para quienes vimos tantos documentales sobre nuestras dictaduras, en especial la última.

El principal aporte de Todavía cantamos. Coro ‘Quiero retruco’ radica en el testimonio de los coreutas y su director, en su predisposición para rememorar los años trágicos y para evocar un presente cuyas dificultades estimulan la militancia a favor de la justicia social. Por supuesto, el canto también encarna un rol protagónico, como herramienta de resistencia, por su acción terapéutica y porque posibilita un (re)encuentro que trasciende el aquí-y-ahora.

Según información publicada en el sitio web del Festival, el documental de Modesto volverá a proyectarse el martes 13 de agosto a las 19 en el Teatro Empire. La experiencia vale la pena pues contribuye a ejercitar nuestra memoria colectiva sin golpes bajos y con la mirada puesta en un presente distinto, según canta Heredia, «sin apremios ni ayuno, sin temor y sin llanto».