Thank God it’s friday, de Jan Beddegenoodts

———————————————————-
Especial. Cobertura DerHumALC 2013
———————————————————-

«Nos llevó dos años su realización. ¿Creen que este film pueda provocar algún cambio?»… Con la respuesta a esta pregunta concluye Thank God it’s friday, documental de Jan Beddegenoodts cuya función de prensa realizada el jueves pasado enmarcó la presentación extraoficial de la inminente 15ª edición del Festival Internacional de Cine y Derechos Humanos. El interrogante interpela dentro y fuera de esta otra película sobre el enfrentamiento israelo-palestino: por un lado, a tres de las personas que prestaron testimonio ante cámara, y por otro lado al público en la sala. De esta manera, el director belga cumple con la consigna de la muestra que arrancará el próximo miércoles en la Ciudad de Buenos Aires: invitar a reflexionar sobre la capacidad transformadora del (séptimo) arte.

La pregunta (y la respuesta filmada) también funciona(n) como cierre propicio para una aproximación cuya característica distintiva consiste en ensayar un encuentro entre ambos bandos, aunque sea a partir de una experiencia similar en tanto espectadores. De hecho, ante la constatación de que los habitantes de Nabi Saleh y los colonos del ishuv Halamish no coinciden absolutamente en nada a la hora de entender su convivencia forzada, Beddegenoodts les propone asistir a un mismo reflejo de realidad: aquél que él y su equipo exhiben tras un trabajo de campo atento a las dos versiones antagónicas.

Entre tanto fresco cinematográfico sobre el conflicto en Medio Oriente, éste se destaca por animársele a una prueba de laboratorio, quizás inspirada en la pregunta «¿cómo reaccionarán los colonos judíos ante un documental hecho con respeto, si se quiere ecuanimidad, y cuyas imágenes y testimonios desacreditan la perspectiva sionista sobre la guerra contra los palestinos?».

Como Giulia Amati y Stephen Natanson con This is my life… Hebron, Beddegenoodts también retrata la cotidianeidad del ocupacionismo israelí. Pero el realizador belga va un poco más allá que sus colegas, primero porque consigue un objetivo infrecuente (que algunos colonos accedan a aparecer en cámara mientras miran el documental terminado), segundo porque explora un poco más la vida en un asentamiento judío (cuyos habitantes, dicho sea de paso, evocan la conducta y mentalidad de los argentinos que, hartos de la delincuencia y la inseguridad, eligen refugiarse en las versiones más lujosas de los countries esparcidos en nuestro conurbano bonaerense).

Además de integrar el foco Palestina, Thank God it’s friday compite en la categoría Corto y Mediometrajes del DerHumALC. Sin dudas, se trata de un título recomendable para los interesados en esta 15ª edición del festival.