‘Woody Allen: el documental’ llega a Buenos Aires. Un deseo hecho realidad

Crucemos los dedos… Ojalá el año próximo la obra de Robert Weide descienda de Brasil a estas latitudes y desembarque en nuestra televisión, en nuestros videoclubes o, mejor aún, en nuestras salas de cine”.

Así terminaba el post que Espectadores publicó en octubre del año pasado a modo de anticipo del documental que el mencionado Weide filmó sobre Woody Allen, y cuya versión más corta (concebida para la pantalla grande*) ya había empezado su gira internacional (de la que Brasil efectivamente formaba parte). Hoy nos permitimos transcribir aquel párrafo para celebrar la inminente concreción de aquel deseo: la película finalmente desembarcará en la cartelera porteña, en principio el próximo 11 de julio.

Los argentinos que admiramos al cineasta neoyorkino le debemos la buena nueva a Mirada Distribution, que compró los derechos de exhibición aún cuando la dupla Max/HBO se adelantó al posible desembarco en nuestras salas y tiempo atrás emitió la misma versión cinematográfica. En esta experiencia se basa quien suscribe para recomendar el anunciado estreno.

La traducción del título sería exacto si no fuera por un ligero (pero significativo) cambio de artículo. Mientras la versión original se llama Woody Allen: un documental, aquí llegará como Woody Allen: el documental. El cambio sugiere que se trata del mejor retrato, y no de una aproximación más.

Productor y director de varios capítulos de Curb your enthusiasm y otra vez director de Cómo perder a tus amigos y alienar gente. Éstos son los principales antecedentes profesionales de quien consiguió que Woody accediera a conversar sobre su filmografía y un poquito sobre su vida privada. El logro no es menor, tratándose de una figura tan fóbica a la exposición pública.

El trailer del largometraje anticipa algunos testimonios de actores y miembros del equipo técnico que trabajaron con el cineasta neoyorkino: Diane Keaton, Scarlett Johansson, Owen Wilson, Josh Brolin, Naomi Watts, Mariel Hemingway entre otros. Martin Scorsese también aporta lo suyo.

El film articula estas declaraciones con las del propio homenajeado y con material de archivo, desde fotos de infancia y juventud hasta pequeños registros de distintas instancias de rodaje. Por ejemplo cuando Allen y Keaton se tientan mientras ensayan una escena de Sleeper o El dormilón.

Woody Allen: el documental trasunta la (decorosa) admiración que Weide indudablemente siente por el autor de Manhattan, Zelig, Interiores, La rosa púrpura del Cairo, Días de radio, Hannah y sus hermanas entre otros clásicos. Quizás por eso quienes compartimos este sentimiento incondicional disfrutamos de esta infrecuente oportunidad de reencuentro, que además tiene la amabilidad de evitarnos toda intención de revelación escandalosa.

—————————————————————————————————–
* La entrega cinematográfica apenas supera la hora y media mientras la versión televisiva dura más de tres. Ésta se estrenó en 2011 en los Estados Unidos como parte del ciclo American masters.

—————————————————————————————————–
Posts relacionados
 Woody Allen: un documental (anticipo) 
 Woody Allen, entre obra y obra (ídem)

Publicado por

María Bertoni

Nací en la Ciudad de Buenos Aires, el 13 de septiembre de 1972. Trabajo en el ámbito de la comunicación institucional y de vez en cuando redacto, edito, traduzco textos por encargo. Descubrí la blogósfera en 2004.

¿Con ganas de opinar?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s