Celebrity splash, otra propuesta televisiva al servicio de la humillación

Marley conduce el nuevo reality de Telefé.A casi un año de la experiencia fallida con ¿Quién quiere casarse con mi hijo?, Telefé insiste con otro reality show importado, esta vez de Holanda. Celebrity splash se llama el nuevo engendro que arrancó anoche con la conducción de Marley y Luli Fernández, y que convoca a figuras más o menos mediáticas a emular una competencia de salto ornamental en pileta.

Georgina Barbarossa, Gladys Florimonte, Gastón Soffritti, Silvia Pérez, la Tota Santillán, Federico Amador, Ariel Ortega, Sergio Goycochea son los contrincantes más reconocibles. Maximiliano Guerra, Miguel Ángel Rodríguez y Carolina Pampita Ardohain, los jueces más destacados.

Los anticipos de la prensa gráfica y el ejercicio de autombombo que Telefé les encomendó a otros programas de su grilla (el magazine AM por ejemplo) insistieron en el mensaje de auto/superación que difunde esta producción de Eyeworks Cuatro Cabezas. Las declaraciones de Rodríguez y Guerra a Clarín contribuyeron a promocionar el pretendido servicio a la comunidad:

Rodríguez: (Gladys Florimonte) No sabía nadar. Primero aprendió a perderle el miedo al agua, después pudo flotar y luego se tiró del borde de la pileta. Ahora se manda desde el trampolín de tres metros. Todos rompen con algo, con alguna traba.

Guerra: Ése es un gran acierto. Mostrar a gente que se atreve a hacer algo que no es lo de ellos».

El actor también sugirió la naturaleza inclusiva del programa cuando celebró la participación de un futbolista no vidente. «Se paraba al borde de la plataforma e iba tirando ojotas; así calculaba dónde está el agua», comentó.

El estreno de Celebrity splash evoca en la mente de algunos espectadores las reflexiones de la escritora Stella Calloni en la entrañable entrevista que Página/12 publicó el viernes pasado a propósito del Día del Periodista.

Los entretenimientos están todos dirigidos a la degradación de la sociedad. La génesis de Bailando por un sueño es la del sueño de la fama de un día sin importar la humillación que tengas que sufrir. El Gran Hermano es una de las más salvajes expresiones de cómo se puede vigilar una sociedad: te acostumbrás a no tener vida privada, y te das cuenta de que por ese minuto de exposición exhibiste todo. Está pensado para que la sociedad se acostumbre a la humillación».

Por si hiciera falta, vale aclarar que Espectadores se inspiró en esta observación tan pertinente para titular el presente post.

———————————————————————————
Posts relacionados
 Reality shows
 ¿Quién quiere casarse con mi hijo?
 El show de Ricardo Fort, un mediático de diseño
 Gran Hermano 2007
 Dance your ass off
 The bachelor/ette
 Next
 Combo tilingo
 Latin American Idol