Kirchner según Caetano

Interesante, e incluso reparadora, resultó la experiencia de asistir anoche por Telefé al primer corte del documental sobre Néstor Kirchner, que dirigió Adrián Caetano. Sin dudas, este borrador avanzado pero inconcluso posee más virtudes narrativas, y si se quiere técnicas, que el proyecto final a cargo de Paula de Luque que se estrenó a fines del año pasado. La mayor diferencia radica en la capacidad del realizador uruguayo para extraer del material de archivo la consistencia y coherencia política del ex Presidente fallecido.

Este largometraje prescinde de entrevistados que versionen a Kirchner. Atrapa entonces la posibilidad de (re)descubrirlo sin intermediarios y en distintos momentos no póstumos: en tiempos de militancia llana en el Ateneo Juan Domingo Perón, de intendencia en Río Gallegos, de gobernación en Santa Cruz (con y luego sin afinidad menemista), de la Convención Constituyente en 1994, de ignoto candidato presidencial, de jefatura de Estado (y de Fuerzas Armadas), de acompañamiento a Cristina, de Secretaría General de la Unasur.

Por supuesto Caetano editorializa (con admiración). Pero recurre a cierto vuelo poético y sobre todo a cierto sentido del humor, alejados de los lugares comunes con tufillo a propaganda solemne que empleó De Luque.

Por ejemplo, el director intercala frases célebres de Arturo Jauretche, Federico Fellini, José Martí entre los registros de campañas, noticieros, programas de televisión como Otro temaCQC. Asimismo se permite jugar con el audio anti-matrimonio igualitario de un eclesiástico muy parecido a Monseñor Quarracino y parodiar la estética y voz en off de Sucesos Argentinos para sintetizar partes de la trayectoria política del Pingüino y de hechos históricos que la explican y/o acompañan: la lucha contra los resabios de impunidad militar, el corte definitivo con el FMI, el enfrentamiento con el Campo, el impulso a la Ley de Mediosa la Ley de Matrimonio Igualitario son los hitos más destacados.

El documental se luce además por la articulación de fotos pocas veces vistas como la que retrata a Kirchner mientras mira a George Bush en el marco marplatense del «No» al ALCA. También por una edición dispuesta a desacatar el orden cronológico y, de esta manera, a demostrar la perdurabilidad en el tiempo de las principales convicciones político-económicas del ex Presidente.

La condición inconclusa del film dispara algunas dudas entre los espectadores que anoche vimos la proyección de Telefé. Por ejemplo, si Caetano habrá tenido la intención de abordar la muerte de Néstor, y de relacionarla con el crimen de Mariano Ferreyra y/o qué habría pulido o mejorado de lo ya editado. Al parecer, tendremos que esperar a septiembre para saberlo.

———————————————————————————
Post relacionado
 Néstor Kirchner, la película (reseña)
 Kirchner: a un año de su muerte (anuncio de otro documental)