Reparos de una ciudadana ante el desplazamiento de Nilda Garré

Otros tiempos. Nilda y Cristina antes de la ceremonia de nombramiento de la flamante ministro de Seguridad. Foto del diario Perfil.
Otros tiempos: Nilda y Cristina antes de la ceremonia de nombramiento de la flamante ministro/a de Seguridad. Foto del diario Perfil.

Descoloca un poco la suerte de enroque que la Presidenta de la Nación realizó con Nilda Garré, Arturo Puricelli y Agustín Rossi, y que el secretario de Comunicación Pública Alfredo Scoccimarro anunció ayer por la tarde. Ante la variedad de hipótesis mediáticas* que intentan explicar la decisión inesperada (y subestimada por más de uno), quien suscribe adhiere a la prudencia expresada y sugerida por el periodista Mario Wainfield en el Página/12 de hoy.

Hecha la aclaración, esta ciudadana sí se permite lamentar la partida de Garré, primero por creerla más útil en el Ministerio de Seguridad que en Washington como embajadora ante la OEA**; segundo por desconfiar de las supuestas idoneidad y honestidad intelectual de su reemplazante Arturo Puricelli. La sustitución evoca la incomprensión -por no escribir «enojo»- que en junio de 2006 provocó la decisión de dejar partir al entonces canciller Jorge Taiana y de nombrar en su lugar a Héctor Timerman. También aparece el recuerdo de la desilusión experimentada en junio de 2011 ante la designación de Amado Boudou como compañero de fórmula para la reelección.

Esta blogger no maneja información confidencial y, en parte por eso, es consciente de las limitaciones de sus comentarios políticos. Ante anuncios desconcertantes como el de ayer, suele dudar entre apostar a la lucidez de Cristina (a una capacidad de decisión basada en motivos atendibles que desconocemos), recordar su condición humana (por lo tanto falible) y temer cierta dificultad presidencial para distinguir entre los compañeros, aliados, subalternos que valen la pena y aquéllos que no.

Para terminar, una expresión de deseo… Quien suscribe quisiera que la primera opción fuera la que efectivamente se corresponde con la realidad.

———————————————————————————–
* Como de costumbre, los redactores de La Política Online se lucen a la hora de pretenderse dueños de la verdad posta-posta.

** Otra aclaración se revela necesaria en este punto: la autora de esta entrada estima que la gestión de Garré es irreductible a aquel imperdonable comunicado emitido por el Ministerio de Seguridad tras el hallazgo del cuerpo de Lucas Menghini Rey, víctima de la tragedia ferroviaria de Once.