Beatriz Portinari. Un documental sobre Aurora Venturini, de Agustina Massa y Fernando Krapp

—————————————————
Especial. Cobertura BAFICI 2013
—————————————————

Beatriz Portinari es el seudónimo que Aurora Venturini eligió para presentar Las primas en el concurso Nueva Novela del diario Página/12 en 2007. Acaso Agustina Massa y Fernando Krapp lo hayan incluido en el título de su documental por la revelancia de aquel primer premio que rescató de una indiferencia -por no decir proscripción- prolongada a la autora platense y peronista de entonces 87 años. Acaso hayan querido anunciar una doble referencia al infierno que aquella Beatrice inspiró para La divina comedia del Dante.

A poco de iniciado el film, los espectadores nos asomamos a dos avernos. Al primero Venturini lo describe ante cámara (y ante la mirada entretenida del padre especialista en exorcismos, Carlos Alberto Mancuso) cuando recuerda su propio descenso mientras estuvo en coma 4 tras sufrir un accidente doméstico. Al segundo, menos tremebundo, lo imaginamos los espectadores a medida que nos enteramos de los entretelones de un documental que en principio quedó trunco por los desplantes de la principal entrevistada.

Mientras aporta pinceladas al retrato de la escritora, la voz en off de Rosario Bléfari cuenta los contratiempos varios que complicaron la instancia de rodaje, entre ellos el peor de todos: que el sujeto abordado cancele sin previo aviso su participación. En este sentido, la propuesta de Krapp y Massa vale no sólo porque rescata a una figurita difícil, tan interesante como desconocida e inasible, sino porque lo consigue a pesar de las circunstancias desfavorables.

Después de todo, las dificultades que provoca la resistencia de Venturini también la definen. Por otra parte, los directores saben compensar lo que Aurora les retacea y niega con los testimonios de quienes la conocen mejor: su amiga y admiradora/crítica nº1 Haydée Bambilli, la escritora Elba Alcaraz de Porro y los miembros de los jurados correspondientes al concurso de Página/12 Juan Ignacio Boido, Liliana Viola y Mariana Enríquez.

Ésta última define a Venturini como una punk de ahora 90 años. Enseguida más de un espectador fantasea con la posibilidad de que Diego Capusotto y Pedro Saborido se hayan inspirado en ella para crear a Violencia Rivas.

De los uno, dos, tres, cuatro (con éste cinco) largometrajes nacionales vistos en la 15ª edición del BAFICI, Beatriz Portinari. Un documental sobre Aurora Venturini fue el segundo más interesante detrás de P3ND3JO5 de Raúl Perrone. Es una pena que los jurados del festival no le hayan concedido siquiera una mención, curiosamente a tono con la indiferencia generalizada en torno a la autora platense. Al final de cuentas, esta coincidencia también prueba la capacidad -por supuesto, también la tenacidad- de Massa y Krapp para elaborar una aproximación tan fiel al genio homenajeado.

Publicado por

María Bertoni

Nací en la Ciudad de Buenos Aires, el 13 de septiembre de 1972. Trabajo en el ámbito de la comunicación institucional y de vez en cuando redacto, edito, traduzco textos por encargo. Descubrí la blogósfera en 2004.

¿Con ganas de opinar?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s