Le monde est comme ça, de Fernand Melgar

—————————————————
Especial. Cobertura BAFICI 2013
—————————————————

Aunque concebido como epílogo de Vol spécial, Le monde est comme ça posee autonomía suficiente para impactar al espectador que no vio el documental previo de Fernand Melgar, presentado en el BAFICI de 2012. De hecho bastan algunos retazos de aquel primer trabajo para evocar el pasado reciente de los cinco inmigrantes nuevamente entrevistados (la estadía en el centro de detención administrativa de Frambois mientras el Estado suizo decidía si expulsarlos o no) y de esta manera contextualizar una segunda parte dispuesta a contar lo que sucedió después: o bien el regreso forzado al país de origen, o bien la extensión provisoria de algún permiso de residencia en territorio helvético.

El mundo es así es la traducción apropiada del título del film que apenas dura sesenta minutos. El senegalés Dia, el camerunés Geordry y el kosovar Ragip utilizan la frase a modo de latiguillo, para expresar la desesperanza que les provoca la sanción suiza y la (sobre)vida en su tierra natal, sin poder regresar a Europa ni siquiera para visitar a la esposa e hijos que quedaron allá.

La experiencia dramática de estos «condenados de la tierra» en palabras de Frantz Fanon ilustra el grado sofisticado de perversión que el Primer Mundo alcanzó para combatir la inmigración ilegal (presunta fuente de problemas socio-económicos que la gran crisis neoliberal exacerba) y para preservar la integridad de las sociedades occidentales privilegiadas. Estamos hablando de la aplicación de una política migratoria que consiste en la reclusión indefinida de los infractores, en el desarrollo de juicios sumarios y en el traslado de deportados maniatados y finalmente abandonados a su suerte.

Melgar intercala poco material suplementario entre las declaraciones registradas: algunas fotografías atesoradas por los entrevistados, escasos planos generales que dan cuenta del lugar donde viven actualmente, contados flashbacks a escenas cruciales de Vol spécial. Las reflexiones sobre el traslado en contra de su voluntad, sobre la condición de excluidos, sobre la vida que dejaron atrás y que nunca recuperarán constituyen la materia prima de este trabajo cuyo interés supera la cuestión cinematográfica para llamar la atención sobre una realidad deliberadamente desatendida por el periodismo occidental en connivencia con un «Poder punitivo» (Zaffaroni dixit) criminal.