Hannah Arendt, de Margarethe von Trotta

—————————————————
Especial. Cobertura BAFICI 2013
—————————————————

Si hay una tesis con la que me identifico con el mismo ímpetu de Hannah Arendt es ésa: no quiero condenar, no quiero juzgar, quiero comprender. Lo que no significa que siempre pueda entender, que llegue a un entendimiento o a un conocimiento, pero lo intento”.

Antes o después de mirar Hannah Arendt, vale la pena leer la entrevista a la célebre realizadora Margarethe von Trotta que Página/12 publicó en febrero pasado cuando se estrenó en Alemania la película ahora exhibida en la sección Panorama del BAFICI. De hecho, según sea el caso, uno se prepara para (o termina de) apreciar las cualidades extraordinarias de un film capaz de transmitir las ideas centrales de una de los pensadores más importantes del siglo veinte.

Sin dudas, valió la pena esperar diez años para ver esta ficción irreductible a la categoría de biografía. Con un poder de síntesis admirable, Von Trotta consigue presentar la teoría de la banalidad del mal -e invitar a repensarla- a partir de la articulación de tres niveles discursivos conformados por 1) textos de la filósofa alemana, 2) el testimonio audiovisual del juicio a Adolf Eichmann y 3) el propio ejercicio de ficción cinematográfica.

La decisión de utilizar imágenes de archivo correspondientes al proceso llevado a cabo en Israel, en 1961, contra el jerarca nazi capturado en la Argentina ilustra de la mejor manera la definición del Mal no como un fenómeno supranatural, asociado por ejemplo a la figura de Satán, sino como un elemento constitutivo de la condición humana que suele aflorar cuando el individuo deja de pensar y por lo tanto de ser persona: corre entonces serios riesgos de convertirse en engranaje de una maquinaria que se rige por el principio de obediencia debida y por un mandato de destrucción.

Von Trotta señala la vigencia de una tesis que también se permite cuestionar la (in)acción de los líderes judíos durante la Shoa. A esta necesidad de analizar y comprender se refiere en la entrevista publicada por Página/12.

El antecedente de la relación sentimental con Martín Heidegger, la condición de exiliada en Nueva York, el simbronazo que su ponencia provoca en los planos académico, intelectual y personal son los otros aspectos que el largometraje aborda para darle carnadura humana a la figura pública.

La actriz Barbara Sukowa interpreta a la pensadora a tono con esta cuidada intención de pluridimensionalidad y profundidad. De esta manera, Arendt recupera no sólo vida, sino toda su lucidez y coraje, en una de las películas más estimulantes que ofrece la 15ª edición del BAFICI.

Publicado por

María Bertoni

Nací en la Ciudad de Buenos Aires, el 13 de septiembre de 1972. Trabajo en el ámbito de la comunicación institucional y de vez en cuando redacto, edito, traduzco textos por encargo. Descubrí la blogósfera en 2004.

4 thoughts on “Hannah Arendt, de Margarethe von Trotta

  1. Extraordinaria película. La directora eligio configurar un personaje firme y contradictorio a la vez. Ahora, no entindo, por qué dicen que valio la pena esperar diez años? No es del 2012 la pelicula?

  2. Efectivamente, Josefina, la película es de 2012. La espera de diez años se refiere al tiempo que, según la entrevista publicada en Página/12 y mencionada en el post, Von Trotta se tomó para escribirla, producirla, filmarla.

    “Necesité diez años para hacerla, con eso le digo todo” contesta la directora alemana cuando le preguntan cómo se originó la idea de realizar Hannah Arendt.

  3. Es una película que revoluciona el pensamiento judeo cristiano acerca de la teoría del mal.
    Que la pensadora más popular del siglo 20 se atreva arrogantemente a persistir sobre su teoría de la banalidad del mal trastabilla a más de uno.
    Pienso que su teoría filosófica es aplicable, pero no 100 por 100 , ya que como se ve en la película, el relato de la persona que pierde a toda su familia, le cuenten filosóficamente que Eichmann no era culpable sino, que fue atravesado por una irracionalidad que lo invalida a discernir entre el bien que es arraigado y profundo contra el mal que es banal, superficial, no
    Habilita a aplicarse sobre el holocausto que dejo un saldo de 6 millones de seres .

  4. Hola Mónica,
    Estoy de acuerdo con vos en que la teoría de Arendt revoluciona el pensamiento judeo-cristiano. De lo que no estoy tan segura es de que la filósofa alemana haya eximido de culpa y cargo a engranajes como Adolf Eichman. En consonancia con su planteo, entiendo que les cabe la responsabilidad de haber renunciado a su libertad de elegir/decidir, en este caso, de negarse a obedecer órdenes criminales.
    Gracias por darte una vuelta por Espectadores. Saludos.

¿Con ganas de opinar?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s