El crítico, de Hernán Guerschuny

—————————————————
Especial. Cobertura BAFICI 2013
—————————————————

Como Juan Minujín dos años atrás, en 2013 Hernán Guerschuny también elige el BAFICI para presentar su opera prima, una comedia protagonizada por una suerte de alter ego perdedor (desde este punto de vista, el actor Julián Lamar sería el precursor del crítico de cine Víctor Téllez). Pero a diferencia de Vaquero, El crítico despliega un sentido del humor amable, libre de marcas egocéntricas e ínfulas corrosivas que suelen atentar contra la paciencia del espectador.

A partir de ahora, nadie podrá incluir al director de la revista Haciendo Cine en la lista de realizadores frustrados que se dedican a la crítica por despecho. De hecho, Guerschuny no sólo se atrevió a filmar su propio largometraje sino que lo hizo bien, a partir de un guión inteligente, un casting actoral acertado y un esfuerzo de producción generoso en términos técnicos y escenográficos.

Por si estas virtudes no alcanzaran, el crítico Quintín, la prensera Lola Silberman, el actor Leonardo Sbaraglia, el director del mismísimo BAFICI Marcelo Panozzo accedieron a hacer de sí mismos en cameos o papeles breves. Algunos espectadores encontrarán el antecedente de Todos contra juan en estas convocatorias; otros creerán reconocer la intención de congraciarse con el medio para forzar una devolución positiva -o evitar reacciones negativas- a la hora de las reseñas profesionales.

Especulaciones al margen, es cierto que los colegas de Guerschuny parecen haberse divertido en la función de prensa que tuvo lugar ayer por la tarde en la sala 8 del Village Recoleta. Por lo pronto festejaron la decisión de expresar en francés el discurrir de la conciencia de Téllez, las reflexiones cinéfilas del protagonista, los argumentos que utiliza para descalificar un estreno, la recreación de «las privadas» en el microcine de la calle Azcuénaga, las discusiones sobre clichés hollywoodenses y autores clásicos como Jean-Luc Godard o Frank Capra, el homenaje (bajo un manto de desprecio) a Cuando Harry conoció a Sally, Cuatro bodas y un funeral, La boda de mi mejor amigo, Mujer bonita, Notting Hill entre otras comedias románticas.

Gran parte de estos guiños también entretendrán al público en general, acostumbrado a lidiar con la idiosincrasia de los críticos a través de los medios de comunicación. En caso contrario, el desempeño protagónico de Rafael Spregelburd y la química establecida con Dolores Fonzi revertirán cualquier posible desencuentro con un guión cuyo eje central no es la parodia autorreferencial sino un tributo a la irremediable condición de nerd cinéfilo.