Anglofilia argentina

Quizás ahora lo escuchemos con menos frecuencia pero hubo un tiempo en que un prototipo de argentino solía afirmar con toda seguridad que nuestra suerte habría sido muy distinta (nos habríamos convertido en potencia mundial) si hubiéramos sido colonia inglesa en vez de española. Estos compatriotas ¿sarmientinos? evocan entre suspiros la potencia de Estados Unidos, Canadá, Australia para probar la pertinencia de su teoría político-sociológica. Rara vez se les ocurría repasar con atención la historia de los tres países ejemplares y/o confrontarla con la menos elogiable evolución de otras ex colonias británicas: India, Sudáfrica, Nigeria, Kenia entre tantísimas otras.

Este mismo determinismo anglófilo rige el pensamiento de los compatriotas que hoy piden respetar la voluntad de los kelpers respecto de Malvinas. Muchos se sintieron representados por el manifiesto que Beatriz Sarlo y su esposo Rafael Filippelli, Jorge Lanata, Juan José Sebreli, Pepe Eliaschev, Santiago Kovadloff entre otros “17 intelectuales, constitucionalistas y periodistas argentinos” publicaron a principios de 2012 en el diario La Nación.

Detrás del argumento basado en el derecho a la autodeterminación de los pueblos, vuelve a asomar la convicción sobre las ventajas de la tutela inglesa. Cómo pretender que los kelpers la rechacen cuando se trata de la mejor alternativa. Si lo sabremos quienes convivimos con las secuelas de una corona española incompetente y con todo lo que vino después, incluidos el fenómeno de mestizaje, el desembarco de inmigrantes de la Europa atrasada, el advenimiento del peronismo y su hijo (bastardo para algunos), el kirchnerismo.

Este prototipo de argentino señala con admiración (tal vez con algo de envidia) los resultados del referendum que acaba de tener lugar en las Falklands. El 98.8% de los votos a favor de conservar el status de territorio de ultramar del Reino Unido ilustra no sólo el sentido de identidad de los kelpers sino la lucidez político-económica que a nosotros nos habría faltado cuando combatimos las invasiones inglesas a principios del siglo XIX.

A esta porción de nuestra ciudadanía no le importan la progresiva militarización del Atlántico Sur por parte de Inglaterra ni su codicioso interés por la reserva hidrocarburífera que alberga este rincón del planeta. De ahí que tampoco tenga sentido recordarles los antecedentes de apropiación, pillaje y ocupación territorial presentes en el historial británico.

Desde esta perspectiva, cualquier reclamo nacional sobre Malvinas suena a expresión de patrioterismo/populismo oportunista, anacrónico y barato. Ante una situación similar ni USA, ni Canadá ni Australia habrían caído tan bajo.

———————————————————
Posts relacionados
 “Malvinas es el lugar donde nuestros muertos nos esperan siempre”
 ¿Y si Morrissey tuviera razón?
 Malvinas
 La dama de hierro (reseña de la película)
 La derecha argentina en su closet
 Idiosincrasia argentina; delicias de la libertad

Publicado por

María Bertoni

Nací en la Ciudad de Buenos Aires, el 13 de septiembre de 1972. Trabajo en el ámbito de la comunicación institucional y de vez en cuando redacto, edito, traduzco textos por encargo. Descubrí la blogósfera en 2004.

¿Con ganas de opinar?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s