Informe sobre Homicidios Dolosos, año 2011. Cifras comentadas por Eugenio Raúl Zaffaroni

Foto de InfoBAE.

Además de comentar el trabajo en líneas generales, el ministro de la Corte Suprema Eugenio Raúl Zaffaroni analizó brevemente algunas cifras y porcentajes del informe sobre violencia homicida, que presentó ayer miércoles en el Palacio de Tribunales. A continuación, Espectadores transcribe una síntesis de esta parte de la exposición.

La Ciudad de Buenos Aires posee unos 2.9 millones de habitantes. En 2011 fueron asesinados 190, cifra que remite a una tasa de criminalidad de 6.57 por mil. Se trata de un índice bajo, que un aumento mínimo puede alterar notablemente.

La tendencia observada en el informe de 2010 se mantiene en 2011: una mayor incidencia de criminalidad en la denominada «medialuna sur» porteña, donde se concentran los barrios de emergencia. La tasa delictiva en esta zona azul según muestra el siguiente mapa es de 13.8 por mil, en contraste con el resto de la ciudad cuya tasa desciende a 2.68 por mil, similar a las registradas en Europa occidental y Canadá.

 

Sin embargo, la implementación -el 4 de julio de 2011, por parte del Ministerio de Seguridad- del denominado «Plan Unidad Cinturón Sur» provocó una disminución de los homicidios en la medialuna conflictiva, aunque también cierto desplazamiento del delito hacia la Comuna 9 (conformada por los barrios de Mataderos, Liniers y Parque Avellaneda).

La concentración del delito en las zonas precarias parece confirmar la hipótesis sobre las «economías violentas de subsistencia», inspirada en la realidad de San Pablo en Brasil. Según los medios de ese país, la tasa de homicidios de esa ciudad ascendió a 61 por mil (casi diez veces más que en nuestra Ciudad de Buenos Aires). Esto sucede porque la exclusión social y la consecuente ampliación de barrios de emergencia convierten la economía de subsistencia tradicional en economía violenta de subsistencia. En otras palabras, aumenta la explotación de personas en el mercado ilícito.

Cuando este cambio en la modalidad de subsistencia se articula con una policía que encuentra en estos asentamientos una fuente de recaudación suplementaria, entonces la criminalidad aumenta considerablemente.

En el mejor de los casos, el control policial constituye una acción preventiva secundaria. La prevención primaria -y por lo tanto más efectiva- consiste en la implementación de políticas de inclusión social y urbanización.

La criminología mediática prefiere ocuparse de los crímenes cuya tasa es baja antes que de aquéllos que siguen aumentando y que se concentran en los barrios de emergencia. Da la sensación, entonces, de que para los medios de comunicación existen crímenes de primera y crímenes de segunda.

En líneas generales, entre los imputados por homicidios dolosos, sólo el 15% es de nacionalidad extranjera. Entre las víctimas, un 34% -es decir, más de un tercio- también es de origen extranjero.

Llama la atención la frecuencia temporal de los homicidios registrados cuando, por un lado, le prestamos atención a la variable del fin de semana extendido: que el 71% de los asesinatos sea cometido entre el viernes y el lunes sugiere la incidencia del tóxico alcohol. Por otra parte, cabe señalar que dos tercios de los homicidios cometidos en la Ciudad de Buenos Aires ocurrieron en el transcurso del primer semestre del año.

Las cifras correspondientes a menores de edad que cometen homicidos son irrelevantes, lo cual tira por tierra la discusión sobre imputabilidad.

En cuanto a los móviles de los homicidios, el informe registra entre 2010 y 2011 un marcado descenso de la categoría «robo»: de 47% a 28%. A la par constata el aumento de «riñas y peleas» en un 100%; este móvil provoca más víctimas en los barrios de emergencia (dicho sea de paso, un tercio de las víctimas de homicidios dolosos vive en barrios de emergencia).

Esta tendencia se registra de manera más evidente en el partido de San Martín, donde el 75% de las víctimas se concentra en barrios de emergencia y más del 50% de los asesinatos se origina en riñas o peleas entre conocidos.

El departamento judicial de La Plata, compuesto por catorce partidos, presenta una tasa de homicidios de 5.34 por mil. Este índice es un punto inferior a la tasa registrada en la Ciudad de Buenos Aires.

——————————————————————
PD. Aquí figura la cobertura general que este blog le dedicó a la presentación oficial en la sala José B. Gorostiaga del Palacio de Tribunales.

PD’. Aquí se encuentra el informe correspondiente a la Ciudad de Buenos Aires. Aquí, el mapa interactivo de la CABA, que muestra los datos obtenidos en función de las distintas variables analizadas.