Conflicto en Medio Oriente. Atención a Hebron

Algunos diarios extranjeros -el New York Post y el israelí Haaretz por ejemplo- nombran al pasar a Hebron (léase Jebrón) en las coberturas sobre la operación Pilar de Defensa ordenada por el gobierno de Benjamín Netanyahu contra la Franja de Gaza. Por su parte, el periódico ecuatoriano El Comercio le dedica un par de párrafos en esta breve cronología, y la presenta como parte de la discordia israelo-árabe: de hecho, tras haber asumido un primer mandato en mayo de 1996, el mismo Netanyahu entregó el ochenta por ciento de esa localidad a los palestinos a cambio de que suspendieran la lucha armada, pero las negociaciones se interrumpieron tres años después cuando colonos judíos establecieron nuevos asentamientos.

Según este calculador de distancias, Hebron se encuentra a unos sesenta kilómetros de la ciudad sede de la Autoridad Nacional Palestina. Aunque fuera de la Franja de Gaza, esta cercanía y la condición de territorio ocupado por asentamientos israelíes convierten a dicha localidad en foco de atención.

De ahí la idea de elaborar este post con algunos extractos del documental This is my land, Hebron, proyectado en el 14º Festival Internacional de Cine y Derechos Humanos. El trabajo del norteamericano Stephen Natanson y de la italiana Giulia Amati figura por partes en YouTube (seis en total), sin subtítulos en castellano lamentablemente. Por eso, además de compartir las fotos de los graffitis anti-árabes que evocan un odio parecido al antisemita por parte de los nazis, Espectadores se permite traducir y transcribir declaraciones de algunos de los entrevistados pertenecientes al bando judeo-occidental.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Esta decisión editorial pretende mostrar la diferencia de criterios en la misma sociedad israelí, y así reducir cierta tendencia a creer que todos sus ciudadanos apoyan el genocidio palestino. Aunque referidas a la realidad concreta de Hebron, estos testimonios ayudan a contextualizar la operación Pilar de Defensa y a entender un poco mejor el conflicto en Medio Oriente.

Capítulo 1
Miriam Grabovsky, colona.
«Estamos en el medio de una guerra, aunque no lo digamos en voz alta. Y en Hebron no hay preguntas; sólo respuestas: estamos aquí por nuestros patriarcas, porque Dios les prometió que esta tierra nos pertenecería».

 Jessica Montell, directora de la ONG de Derechos Humanos B’Tselem.
«Vivimos en una democracia liberal con una prensa libre y todo lo demás que damos por sentado en una democracia liberal, y sin embargo lo que ocurre en los territorios ocupados es muy diferente. Y sorprendentemente a pesar de esta prensa libre, a pesar de los cientos de periodistas que cubren la situación, la opinión pública israelí no sabe realmente lo qué sucede en los territorios ocupados. Y creo que no saben porque eligen no saber».

Capítulo 2
Planos detalle de los siguientes graffitis:
– ¡Árabes a las cámaras de gas!
– Maten a los árabes.
– ¡Mueran árabes, negros de arena!
– ¡Exterminen a los musulmanes!
– ¡Maten a todos los árabes!

Capítulo 4
Gideon Levy, periodista del mencionado Haaretz.
«Nos convertimos en una sociedad que sólo se preocupa por ella misma, e incluso esto cada vez menos. Para todo lo demás tenemos esta excusa maravillosa de la seguridad. Si esto no funciona, siempre podemos traer a colación el Holocausto, citar a Golda Meir y decir que después del Holocausto los judíos tenemos derecho a hacer lo que queramos. Por otra parte los derechos humanos son algo para los europeos únicamente, mientras nosotros no lidiamos con nuestra realidad; sólo lidiamos con nuestra fe».

Capítulo 5
Sani Horowitz, colona.
«Los palestinos tienen Estados árabes con grandes territorios. Si quieren un gobierno propio, pueden tenerlo en Arabia, Siria, Irán, Irak, Marruecos, Egipto, Jordania entre otros lugares donde viven los árabes. Nosotros creemos en Dios y en la tierra prometida para el pueblo judío. Quienes quieran vivir como invitados que lo hagan, pero no pueden gobernar nuestro país».

Miriam Grabovsky, colona.
«No existe ninguna nación palestina. No existió antes de que nosotros estuviéramos aquí; tampoco existe ahora. Los palestinos vinieron de distintos Estados: ésta no es su tierra».

Gideon Levy, periodista de Haaretz.
«Los palestinos conforman uno de los pueblos más tolerantes del mundo. Diría incluso que conforman uno de los pueblos menos violentos del mundo. Otros pueblos estallarían si les hicieran lo que Israel les hace a ellos».

Capítulo 6
Gideon Levy, periodista de Haaretz.
«Mi mayor queja, mi mayor grito, mi mayor enojo es contra nuestro gobierno que permite todo esto. Porque cada sociedad tiene su grupo de fundamentalistas locos; el problema es cuánto poder tienen; cuánta libertad tienen para implementar sus ideas viciadas, dementes, violentas».

———————————————————————————
PD. Aquí, más información sobre Hebron según Wikipedia.