El blog de los dos mil posts

Dos mil posts publicados en seis años y medio de vida online es motivo de orgullo para un blog chico como Espectadores. Las matemáticas indican que acariciamos la frecuencia de actualización diaria, en parte gracias a las colaboraciones de Jorge, La Resistente, Ariel, Ana, Jor El, Horacio, Beardy Cube, Rinconete, Esteban, la prensera Lilah Levy y Aberel.

Cuando a principios de diciembre de 2007 celebramos el récord de 600 posts, habían transcurrido veinte meses desde el nacimiento de este espacio, y los cálculos a ojo de buen cubero sugerían un promedio de treinta entradas por mes. De enero de 2008 al presente pasaron 44 meses, 1300 posts y, por lo tanto, un promedio de 29,54 mensuales: el índice bajó muy poco.

La búsqueda, con ánimo de comparación, de alguna referencia a publicaciones de dos mil páginas exactas conduce en la caprichosa Internet a este artículo que La Nación Online publicó en abril de 2008 sobre el «emotivo homenaje» del papa Benedicto XVI a Juan Pablo II en el tercer aniversario de su muerte. «Se espera que (el actual Sumo Pontífice) beatifique (a su predecesor) en un año o dos años, a más tardar», explicaba el centenario diario. «La fase diocesana del proceso terminó hace un año ya -prosigue el texto-; ahora los postuladores acaban de concluir la positio, es decir un libro de dos mil páginas que resume la historia, la vida y el ministerio de Karol Wojtyla, así como los testimonios de más de cien personas que lo conocieron muy bien».

Por su parte, esta recopilación de 26 casos inéditos de avistamientos de ovnis en España incluye una nota al pie sobre el llamado «libro de las dos mil páginas» o ADAMA. Al parecer, se trata de la transcripción manuscrita de una serie de conocimientos angelicales que saldrá a la luz en 2050.

Quien suscribe prefiere quedarse con el homenaje que El Mundo le rindió en 2010 a La guerra y la paz. El periódico español sostiene que 1900 páginas conforman la novela de León Tolstoi. Si equiparamos páginas y posts, entonces podemos jactarnos de que Espectadores superó -que se entienda bien: sólo en estos términos cuantitativos- a este clásico de la literatura occidental.

Los lectores sabrán disculpar este arranque de ombliguismo blogger. Es que sólo una vez (esta vez) podemos celebrar el post número 2000.