Argentinidad inalterable

«¿Nuestra sociedad seguirá espejándose en esta película?», (se) preguntó Luis Brandoni en la conferencia de prensa que tuvo lugar ayer por la tarde en el shopping Abasto, al término de la avant-première de Esperando la carroza en su versión remasterizada*. Ensayó una respuesta el también presente Enrique Pinti, que definió al film de Jacobo Langsner y Alejandro Doria como un «clásico» capaz de abordar temas imprescriptibles («el desapego a la tercera edad, los quilombos familiares») y de retratar personajes tan reconocibles como la hipócrita Nora, la agotada Susana y el inescrupuloso Antonio Tres Empanadas.

Además de los actores mencionados, sus colegas Betiana Blum, Mónica Villa, Lidia Catalano, Cecilia Rossetto, la productora Diana Frey y el distribuidor Pascual Condito también participaron de la iniciativa promocional. En cambio, Doria, Langsner, Julio De Grazia, China Zorrilla y Antonio Gasalla fueron los cinco grandes ausentes de la partida.

La conferencia consistió en un repaso de anécdotas varias… Rossetto recordó que el papel del niño a cargo de Mamá Cora primero fue acordado a su pequeña hija. Catalano evocó los scons que las actrices horneaban los días de lluvia, cuando se suspendía la filmación. Blum contó que ella misma compró en Once los famosos zapatos con taco aguja. Villa subrayó las cuatro horas que tardaba Alex Mathews en transformar a Gasalla. Pinti explicó que su personaje «casi no existía» y que fue producto de la insistencia. Frey se refirió al loro cedido por un vecino de la casa donde se rodó gran parte del largometraje.

Todos reconocieron la gran oportunidad que significó este proyecto estrenado en mayo de 1985… «El libro original de Langsner es una genialidad, y Esperando la carroza se conviritó en parte de la familia argentina y de nuestro lenguaje cotidiano», opinó Betiana. «Lo que pasó es un hecho dichoso pero sin querer», sostuvo Luis. «Es un honor ser parte de esta película», aseguró Mónica.

Los actores también le rindieron tributo a Doria. Brandoni elogió la ductilidad del realizador fallecido en 2009: «veníamos de una película muy dramática como Darse cuenta«, ilustró. Villa recordó que «cuando festejamos los veinte años de Esperando… en el Festival de Mar del Plata, Alejandro dijo que supimos reírnos de nosotros mismos en lugar de reírnos de los demás».

Por su parte, Frey celebró el tino de elegir a un hombre para encarnar el rol de Mamá Cora. «Primero le habíamos ofrecido el papel a Niní Marshall -contó- pero ya estaba muy viejita. Menos mal porque el personaje habría sido insoportable si lo hubiera encarnado una mujer mayor de verdad».

Con cierta intención provocadora, el fantasma de la secuela se coló en la sala del shopping Abasto. «Mal» a secas, contestó un lacónico (y visiblemente molesto) Brandoni cuando un periodista le preguntó cómo recordaba la experiencia con Esperando la carroza 2.

—————————————————————————————–
* Esperando la carroza volverá a nuestras salas el próximo 25 de octubre, casi tres décadas después de su primer estreno. Cinecolor Argentina realizó la restauración física del negativo original mediante un proceso de masterización digital. Los responsables del trabajo escanearon fotograma por fotograma, eliminaron defectos varios de la película (rayas, pelitos, manchas) y corrigieron el color preservando la estética inicial. La tarea fue 90 % manual.

—————————————————————————————–
Otros (re)estrenos memorables
Top gun
Volver al futuro