23 pares

23 pares es una de las tres series «de fomento TDA» que Canal 9 empezó a emitir el último fin de semana de septiembre, en un esfuerzo por salir del coma catódico que padece hace tiempo. La propuesta de Albertina Carri (directora) y Marta Dillon (guionista) promete en este sentido, siempre y cuando los televidentes accedan a sintonizar el bendito aparato los viernes a las 23.30.

El detector de mentiras de Viviana Bernath terminó de darle forma a la idea original que las reconocidas cineasta y periodista concibieron por su cuenta, según esta entrevista que el suplemento Ñ publicó días atrás. El producto final es una ficción de trece capítulos que protagonizan dos hermanas -interpretadas por Érica Rivas y María Onetto– a cargo de un laboratorio especializado en análisis de ADN.

Además de la historia familiar de Carmen y Elena Iturrioz, el primer episodio presentó el caso de un hombre maduro (Daniel Fanego) que se descubre hijo natural de una mujer ya fallecida, y medio hermano de dos desconocidos. El relato de la presunción instintiva seguida de una confirmación testimonial y otra genética ratifica la intención de abordar la problemática de la identidad no sólo en términos científicos -tal como anticipa el título 23 pares (de cromosomas)- sino en tanto construcción psicológica y social.

El propósito de tratar y resolver un caso por capítulo se inscribe en la tradición televisivo-detectivesca que llevó a la fama al abogado Perry Mason, al inspector Morse, al doctor Gregory House, al psicópata Dexter entre otros personajes memorables. Dicho esto, Carri y Dillon parecen haber querido innovar con una profundidad y un ritmo narrativos ajenos a la remanida incrustación del relato vertiginoso en un formato videoclipero.

El viernes pasado, Onetto y Rivas se lucieron en el papel de las dos hermanas primero enemistadas y luego reconciliadas a fuerza de descarga emocional y de sentido de pertenencia familiar. Las acompañaron Fabián Vena en el rol de un hermano con problemas psiquiátricos, el mencionado Fanego y -con menos parlamento- Esteban Bigliardi y Analía Couceyro (que algunos cinéfilos recordarán por su trabajo en La rabia de la misma Carri) entre otros actores.

Ojalá 23 pares consiga sacudir la pantalla del 9, y de paso desmentir la creencia de que la nueva de ley de medios fracasa a la hora de diversificar la producción nacional de contenidos audiovisuales. Es probable que esta doble expresión de deseo choque con un horario poco favorable, pero el intento vale la pena porque -aún con una grilla y la fama de un canal en contra- la propuesta de Dillon y Carri promete cautivar por mérito propio.