La lucha contra las violencias familiar y sexual, y el desafío de conscientizar a las víctimas

“La violencia termina cuando empezamos a reconocerla” es la premisa que el programa “Las víctimas contra las violencias* reivindica en su cuenta de Facebook. Tanto esta suerte de slogan como el nombre de la iniciativa que Eva Giberti coordina desde 2006 por encargo del Ministerio del Interior de la Nación señala la importancia de una conducta activa: en la relación causa-efecto entre “empezar a reconocer” y “terminar”; en la expresión “víctimas contra” que marca una diferencia sustancial con la expresión “víctimas de“.

Por si hiciera falta, vale aclarar que nadie pretende asignarle a la víctima una responsabilidad que la exceda. Se trata de conscientizarla sobre la necesidad de conocer sus derechos y de abandonar el rol pasivo que contribuye a la reedición del abuso soportado.

En este artículo publicado semanas atrás Giberti explica que, del total de víctimas atendidas por violencia doméstica, “entre el 35 y 38 % solicitan auxilio, pero se oponen a denunciar a pesar de las horas que pasamos con ellas para explicarles la importancia de la presentación formal”. En el mismo escrito, la coordinadora del mencionado programa distingue “dos universos” de mujeres que llaman al 137: las que solicitan auxilio para instalar una denuncia y las que sólo lo reclaman para que el golpeador interrumpa sus ataques.

“Nuestra actividad las acompaña mediante un seguimiento técnico que puede durar hasta diez días, pero nuestra tarea se limita a la urgencia y emergencia”, prosigue Giberti. “Después sucede lo mismo que en todos los países con registros de violencia familiar: la víctima sobrevive como puede”.

Distinto es el caso de los delitos sexuales. En esta entrevista concedida a la revista Coincidimos y replicada en julio pasado por el Diario de Argentina, Giberti señala una mayor tendencia de las víctimas a sostener sus denuncias, que se refleja en el 85 % observado durante el primer trimestre de 2010 (la constatación confirma cuánto más compleja resulta la defensa de la agresión en la intimidad del hogar que la de aquélla sufrida afuera).

“Si querés seguir ocultando la verdad, es porque pensás que el problema es sólo tuyo. Sin embargo, si hay violencia familiar en tu casa y querés pedir ayuda, el problema es nuestro”. Así reza el encabezado del segundo folleto que ilustra este post, y que distribuye Presidencia de la Nación.

El paso de la segunda persona del singular (tuyo) a la primera del plural (nuestro) es otro recurso semántico para conscientizar a las víctimas de violencia doméstica sobre su derecho a solicitar ayuda institucional y a defenderse contra (y no de) el hombre que en la casa es un agresor serial.

—————————————————————————————-
* El programa “Las víctimas contra las violencias” consta de cuatro entidades: 1) la Brigada Móvil contra la Violencia Familiar (que asiste a las víctimas en la escena misma de la violencia); 2) el Cuerpo Interdisciplinario contra la Violencia Familiar (que interviene por pedido del juez ante los casos judicializados); 3) la Brigada contra la Explotación Sexual de Niñas, Niños y Adolescentes (encargada de detectar y detener a quienes prostituyen menores de edad); 4) la Brigada Móvil de Atención a Víctimas de Violencia Sexual (que brinda ayuda inmediata a adultos y menores víctimas de ataques contra su integridad sexual).

PD. Post relacionado.

Publicado por

María Bertoni

Nací en la Ciudad de Buenos Aires, el 13 de septiembre de 1972. Trabajo en el ámbito de la comunicación institucional y de vez en cuando redacto, edito, traduzco textos por encargo. Descubrí la blogósfera en 2004.

7 thoughts on “La lucha contra las violencias familiar y sexual, y el desafío de conscientizar a las víctimas

  1. Hoy en Radio Del Plata hablaron de algo llamado “Programa Barcelona” con la misma temática. No pude registrar quien fue la profesional que habló del tema, y no sé si tiene relación esto del post.
    De todos modos todo esto me moviliza a escribir algo más extenso, intentaré desarrollarlo luego con tiempo. Hay cuestiones en la forma de encarar estas campañas (al menos en el espacio mediático) que no me convence, tiene que ver con la filosofía del “hombre” genérico como ser violento, y la “mujer” genérica como víctima. No pretendo inventir la ecuación ni mucho menos. Mi disconformidad tiene que ver con el planteo en sí mismo, incluso por una cuestión funcional al problema de fondo.

  2. Debería haber escaneado los cuatro folletos que tengo, Aberel. Verías que sus contenidos no estigmatizan al hombre como culpable genérico de la violencia doméstica/sexual.

    El tema es que, por x motivo, el índice de agresión es mayoritariamente masculino si me permitís la grosera simplificación. Los informes estadísticos que el programa publica en su blog señalan que entre el 92 y 95 % de los agresores son hombres.

    Por otra parte es difícil evitar las generalizaciones y/o los lugares comunes en espacios tan reducidos como volantes, folletos, spots televisivos/radiales que duran segundos. Por eso es importante acompañar estas pequelas piezas de comunicación con campañas más abarcativas que incluyan entrevistas a y artículos de los especialistas involucrados, Eva Giberti parece moverse bastante en este sentido.

  3. No hay duda de que las datos son así; lo que me parece errado (insisto en que quisiera desarrollar este tema con más extensión y profundidad) es apuntar las miras al tema de género, más que a la violencia social, o al menos a algo más complejo.
    De todos modos no opino sobre esta campaña puntual que vos referís porque no la leí todavía; mi opinión apunta a la general, a lo que oigo y veo por varios medios, incluído internet, redes sociales, videos, etc. Con tiempo quisiera dar algunos ejemplos variados que explicarían un poco mejor mi preocupación.
    Además (y remarco ADEMÁS, como otro elemento extra, no único ni principal) hay algo que me huele a tema de moda, y empieza a producirme una sensación parecida a la que me producen ciertos temas como la ecología, la defensa de la fauna silvestre, etc. Esa sensación que no puedo especificar bien, creo que proviene de la forma de tratar mediáticamente estos temas, destacando los síntomoas visibles y sin profundizar en cuestiones sociales y políticas.
    Escucho opiniones.

  4. Estoy de acuerdo en señalar la bastardización que los medios suelen hacer del tema, Aberel. Además de superficial, es contraproducente por la explotación morbosa y su consecuente efecto influenciador.

    Esto no pasa únicamente en las coberturas sobre violencia de género sino en aquéllas referidas a la cuestión criminal. Otra vez vale la pena repasar los textos de Raúl Zaffaroni al respecto.

  5. El mismo lunes en que se publicó este post, Eva Giberti y funcionarios del Chaco pusieron en marcha la implementación del programa “Las víctimas contra las violencias” -y por consiguiente habillitaron el número 137- en esa provincia.
    Aquí, la gacetilla de prensa correspondiente.

  6. Como bien dice María al mencionar las estadísticas más del 90% de los casos son hombre los agresores y esto tiene que ver con la cuestión de género Aberel. Existe una cultura patriarcal que hace que se naturalicen conductas violentas ( y no solo físicas) hacia las mujeres ( incluso hacia personas que se autoperciben como tales, como las travestis). Es un error atribuir esta violencia a cuestiones de indole social. En épocas donde no existía la violencia social que existe hoy, donde no había violencia en el futbol o en los boliches, cuando no había droga en la calle como factor de violencia, las mujeres eran violentadas física, psicológica, sexual y simbólicamente tal como ocurre hoy. No hay estigmatización, hay una realidad inocultable, son los varones quienes agreden porque se creen con derecho a intervenir y operar sobre “lo femenino” como si fuera una propiedad, porque está naturalizada la superioridad del varón.

¿Con ganas de opinar?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s