A 60 años de la muerte de Eva Perón, un recuerdo y un reconocimiento atípicos

30 de octubre de 1983. Encaramados a una camioneta que circula por la porteñísima avenida Santa Fe, un grupo de jóvenes radicales canta «Perón, Evita, devuélvannos la guita». Los miro y escucho desde una corta distancia: el auto en el que viajo los sigue sin proponérselo. Ellos en su vehículo; nosotros (mis padres y yo) en el nuestro compartimos un mismo destino geográfico (el Obelisco) para festejar distintos sucesos (ellos, la victoria electoral de Raúl Alfonsín; nosotros, la recuperación democrática).

Ésta es quizás la primera expresión de antiperonismo que registré en mi vida. Tenía once años entonces y aún hoy, casi tres décadas después, recuerdo la mirada resentida, la lengua obscena de esos cuatro boina-blancas.

El cantito también repiquetea en mi cabeza cada tanto. Creo escucharlo en sordina cuando repaso declaraciones mediáticas, conversaciones en la oficina, sobremesas familiares, charlas con amigos. Desde esta perspectiva, Perón y Evita siguen pareciendo tan villanos como en 1983.

Dicho esto, «la Duarte» o «la Perona» parece provocar más urticaria que «el General». Quizás porque «esa mujer» -en palabras de Rodolfo Walsh– es un referente obligado cuando se critica o elogia a nuestra actual Primera Mandataria. Por ejemplo, los antiK que despotrican contra el abuso de la cadena nacional suelen dedicarle un exabrupto especial a la «manía» o «estrategia» de imitar la impostación de quien la precede en la «liturgia» justicialista (el antecedente de Isabelita sirve para otros reproches).

Otro ejemplo: las declaraciones de la nadadora Enriqueta Duarte. En esta entrevista concedida a Página/12 en octubre pasado, la primera mujer argentina y latinoamericana en cruzar el Canal de la Mancha a pura brazada (en parte gracias al apoyo de Evita) cuenta que le gustaría conocer a Cristina: «la respeto, le escribí 16 cartas», sostiene para luego agregar «no sé si Eva la hubiera querido, pienso que hubiesen discutido mucho».

A sesenta años del fallecimiento de quien prometió volver y ser millones, los sentimientos peronista y antiperonista se mantienen intactos en nuestra sociedad. De ahí la irrupción de déjà vus como éste. Por eso ni la corrección política que La Nación les exige a sus lectores consigue suprimir los indicios de antagonismo irreconciliable en las cartas publicadas el 21 y 23 de julio.

En otras palabras, el contexto actual es igual de propicio para seguir repasando, cuestionando -agraviando o reivindicando- la figura de Evita.

A tono con mi condición de desclasada social, siento admiración por la trayectoria pública de esta mujer que, aún cuando lleva más de medio siglo muerta, sigue despertando reacciones de desprecio -cuando no odio- en gran parte de nuestra clase media. Quizás les debo algo de este atípico reconocimiento a aquellos muchachos radicales de 1983.

———————————————————————–
Posts relacionados
Otro homenaje a Evita.
Otro recuerdo del 30 de octubre de 1983.