Prometeo, de Ridley Scott

Los fanáticos de la ciencia ficción y/o de la literatura fantástica volvemos a llorar la muerte de Ray Bradbury tras ver la ultra publicitada Prometeo de Ridley Scott. Dicho esto, cuando recordamos que el autor de Crónicas marcianas falleció dos días antes del desembarco del megatanque en los Estados Unidos, encontramos consuelo en la ocurrencia de un destino piadoso que preservó al querido escritor norteamericano de una experiencia narrativa que desaprovecha, además de una idea interesante, las virtudes del género.

La campaña de prensa de esta producción giró en torno a la historia del proyecto, sobre todo al cambio de rumbo que sufrió el guión, primero concebido como precuela de Alien y luego transformado en algo “más grande” que la sola intención de contar los orígenes del octavo pasajero parido en 1979. La promoción de un largometraje sobre la búsqueda de -y eventual encuentro con- nuestros verdaderos creadores (presumiblemente extraterrestres y no divinos) parecía anticipar la presentación de una fábula con ribetes filosóficos y religiosos, digna de la mejor tradición futurista.

Sin embargo, la promesa de superación nunca se concreta: Scott no sólo termina recreando el nacimiento de aquella criatura mandibulosa y viscosa, sino que promete una próxima película sobre un nuevo enfrentamiento entre el ET y la highlander (con perdón del cruce cinematográfico) Elizabeth Shaw.

La dimensión filosófica/religiosa de la historia queda reducida a una serie de frases trilladas que intercambian la protagonista, su principal aliado Charlie y el robot David. La anécdota de la cadenita con un pequeño crucifijo que Elizabeth heredó del padre, y que logra recuperar luego de que el autómata la confisca para esterilizar, da cuenta de una capacidad alegórica limitada, ceñida a preceptos nada osados, mucho menos innovadores.

El personaje a cargo de Michael Fassbender oscila entre la reedición humanoide de HAL 9000 y la versión rubia, cínica y mucho más eficiente de Jaime. El actor germano-irlandés expresa muy bien la envidia y desprecio que David siente por la especie humana, pero su interpretación aporta poco al historial de personajes similares en el cine de ciencia ficción y no tanto.

Otra sensación de déjà vu… El embarazo interracial (o intergaláctico) de Show nos retrotrae a los años ’80, más específicamente al caso de Robin que engendró a Elizabeth en V, invasión extraterrestre. Nobleza obliga, los creadores de la serie televisiva entendieron la gestación como una oportunidad de pacificación/reconciliación mientras que los guionistas que trabajaron con Scott usaron el recurso para reforzar la naturaleza parasitaria de los aliens.

Quien no aporta nada a la historia de Prometeo es la Meredith Vickers de Charlize Theron. La intervención de la blonda actriz (que semanas atrás disfrutamos en Blancanieves y el cazador) sólo es entendible en términos, no narrativos, sino marketineros (para convocar a más espectadores).

Por último, la contratación de Guy Pearce para encarnar al anciano Peter Weyland dispara el interrogante hecho ante El curioso caso de Benjamin Button y otros films donde un actor joven encarna a una persona muy mayor: ¿por qué Hollywood no contrata a un profesional veterano (¿Kirk Douglas?) y de paso evita tamaña caricaturización de la vejez?

Prometeo evoca el recuerdo de Alerta solar. En aquella película estrenada en 2007, Danny Boyle embarcó a una tripulación de científicos en la nave Ícaro y les encomendó la misión de salvar a la Tierra de la escasez de luz natural. Las promesas de renovación del género se desintegraron igual que el astronauta Harvey cuando se acercó demasiado al sol; sólo los efectos especiales consiguieron disimular (un poco) los remiendos de una historia absolutamente previsible, más cerca del cine catástrofe que de la ciencia ficción.

Este antecedente de Sunshine sugiere que la crisis creativa de Hollywood en el rubro futurista es de larga data. La muerte de Ray y el regreso fallido de Ridley agravan la desolación que sentimos los amantes del género.

Publicado por

María Bertoni

Nací en la Ciudad de Buenos Aires, el 13 de septiembre de 1972. Trabajo en el ámbito de la comunicación institucional y de vez en cuando redacto, edito, traduzco textos por encargo. Descubrí la blogósfera en 2004.

9 respuestas a “Prometeo, de Ridley Scott

  1. Me decepcionó muchísimo Prometeo.

    Como película de ciencia ficción, carece de interés (la idea de que fuimos creados por una raza extraterrestre milenaria no es novedosa en lo más mínimo, ni dentro de la ciencia ficción, ni en los libros new age que realmente postulan esa teoría).

    Como película de horror, no le llega ni a los talones a “Alien”.

    Como película de acción, no aprendió ninguna lección de “Aliens”, la secuela de Cameron.

    Y finalmente, estoy podrido de las películas de Hollywood protagonizadas por “científicos” que no usan ni una sola vez su cerebro. ¿Notaste que ninguno de los personajes, supuestamente científicos, usa para nada su supuesta profesión? El personaje de Elizabeth Shaw simplemente “cree”. Tiene “fe”. Un personaje geólogo encargado de crear un mapa del planeta extraterrestre se pierde solito (¿cómo es que se pierde? ¿no lo podían guiar desde la nave? ¿no es experto en cuevas?). Otro que es biólogo se “asusta” con un cadáver extraterrestre (¿qué biólogo no se entusiasmaría?), pero luego, absurdamente, decide acariciar una especie de serpiente monstruosa. Otro que es arquéologo se lamenta de que los “ingenieros” estén todos muertos (¿los arquéologos no suelen lidiar con culturas muertas?) y medio que se rinde con la misión. Es como si Ridley Scott hubiera decidido burlarse de cada una de las profesiones de sus personajes…

  2. ¡Jajajajaja! Es muy cierto lo que decís sobre la subestimación de las profesiones científicas, Andrés. No lo había pensado.

    Coincido con vos en que la ocurrencia de que fuimos creados por extraterrestres no es nueva. Yo aposté a la decisión de ir a su encuentro y a la posibilidad de extraer “algo” interesante de la experiencia. Pero, como bien señalás, Prometeo fracasa como película de ciencia ficción, de horror y de acción.

    Mega-tanque, mega-decepción.

  3. María, ¿viste “Moon? Es una peli del 2009, mucho más pequeña, y con un presupuesto acorde, con efectos especiales muchísimo más modestos. A mí me gustó bastante. No resuelve todo de la forma más prolija, ni es 100% original, pero plantea preguntas existenciales mucho más interesantes que Prometeo, y a diferencia de lo que pasa con los científicos descartables de Ridley Scott, interesa saber qué le pasa al protagonista. Y el clima extraño (a lo 2001) está mucho mejor logrado.

    Yo quisiera ver más películas de ciencia ficción así. Entiendo que no son mainstream, pero con que salga una cada tanto yo soy feliz. Aunque haya que bajarla de internet 😉

  4. Yo vi Moon y me gustó bastante (bastante, no mucho). Está dirigida por el hijo de David Bowie, y sí, tiene un clima mezcla de 2001 y Solaris que me parece interesante. La resolución podría haber tenido alguna vuelta de tuerca más, no?

  5. Andrés, Aberel, no vi Moon pero tomo nota para verla en algún momento. Creo que la última película de ciencia ficción que me gustó (me refiero a una con pretensiones mainstream) es -por favor, no me maten- Sector 9.

  6. A mí también me gustó Sector 9, ¡me había olvidado! Me encantó el protagonista burócrata.

  7. Anoche fui a ver Prometeus, lisa y llanamente un bodrio, encima bizarro y bastante asqueroso. El tema daba para Alien 1, de hacen 30 años y no daba para mas: siempre el mismo monstruo gelatinoso con aspecto de moco. No da para una secuela y mucho menos para una precuela, palabrerio para seguir robando con un producto de calidad nula. Y aclaro que la ciencia ficcion me gusta mucho, pero este esperpento no se ni como definirlo.

  8. El tipo éste, Riddley Scott pudo ser todo un personaje en los 70 pero en el s.XXI es un caradura que se burla de sus espectadores.

¿Con ganas de opinar?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s