También la lluvia

———————————————————
Especial. Cobertura DerHumALC 2012
———————————————————

Habida cuenta de su presentación en el 14° Festival Internacional de Cine y Derechos Humanos (finalizado el miércoles pasado), parece poco probable que También la lluvia desembarque en nuestra cartelera comercial. En primer lugar, el largometraje de Icíar Bollaín dista de ser una novedad (su estreno oficial tuvo lugar un año atrás en el continente europeo ). Por otro lado, la figura de Gael García Bernal no alcanza para revertir la indiferencia que puede provocar un elenco constituido por actores desconocidos (a lo sumo el público argentino reconocerá el rostro de Luis Tosar). En tercer lugar, pocos distribuidores locales querrán correr el riesgo de decepcionar a los cinéfilos que recuerden a la directora madrileña por un trabajo anterior y superior: Te doy mis ojos.

Tal vez los resultados habrían sido igual de buenos si Bollaín hubiera co-escrito el guión de También… así como hizo con su película de 2003. De hecho, los desaciertos del título proyectado en el DerHumALC aparecen a medida que avanza la crónica del rodaje de una ficción sobre las primeras masacres perpetradas en la América recién descubierta por Cristóbal Colón.

Las dificultades que aparecen en el proceso de pre-producción y filmación evocan el recuerdo de otros títulos que también retrataron prejuicios, obsesiones e hipocresías del mundillo del cine: la argentina La película del rey, la tailandesa The woman in the septic tank, la alemana Fitzcarraldo.

En También la lluvia, resulta atractivo el paralelismo entre los soldados españoles a cargo de la conquista y los cineastas blanquitos que llegan a Cochabamba, Bolivia con cámara en mano. Es una lástima que el guión de Paul Laverty -el mismo que escribió Pan y rosas y La canción de Carla–  termine disolviendo esta idea inicial en el desarrollo de una fábula políticamente correcta sobre concientizaciones y heroísmos repentinos.

Seguro la coproducción hispano-mexico-francesa está cargada de buenas intenciones, entre ellas denunciar los «cinco siglos igual» de León Gieco. Pero, bien sabemos, ni los propósitos más nobles garantizan calidad de contenido.

Siempre dentro del DerHumALC, Corazón del cielo, corazón de la tierra es (fue) el título recomendable para reflexionar sobre las consecuencias actuales de la conquista iniciada en 1492. Lamentablemente el estreno comercial del documental alemán también suena improbable.