En terapia

“Israel, Estados Unidos, Argentina” es un itinerario posible para anunciar el estreno catódico de En terapia, cuyo primer episodio se emitió ayer a las 22.30 por Canal Siete. Algunos espectadores preferirán señalar un segundo trayecto entre dos televisiones: una privada/extranjera y otra nacional/pública. En cualquiera de los dos casos, resulta arriesgada la decisión de Dori Media Contenidos de proponer otra adaptación de la primera temporada de Be ‘Tipul, serie israelí que HBO versionó en 2008 con un éxito notable*.

El riesgo radica en la comparación que inevitablemente hacemos quienes sintonizamos la TV paga para acompañar al Dr. Paul Weston (aquí Guillermo Montes) y a sus pacientes. En una propuesta cuya puesta en escena es tan discreta, contrastamos actores (en el capítulo de anoche, a Gabriel Byrne y Diego Peretti por un lado, y a Melissa George y Julieta Cardinali por el otro) y guiones (allá a cargo de Rodrigo García en la mayoría de los episodios; acá, responsabilidad de Esther Feldman y del también director Alejandro Maci).

Los argentinos estamos acostumbrados a verlo a Peretti en la piel de un psicólogo/psicoanalista; recordémoslo en Tiempo de valientes y Locas de amor. Sin embargo, estos antecedentes lo condicionan menos que el referente de Byrne: en otras palabras, Guillermo se parece demasiado a Paul, no sólo en términos de caracterización física sino en términos gestuales.

Cardinali, en cambio, parece aportarle una cuota más personal a la paciente que en la versión norteamericana encarnó George. Habrá que seguir mirando la serie para ver de qué manera la actriz alimenta el vínculo terapéutico, sobre todo cómo transita el proceso de seducción y casi-casi conquista. 

En este primer episodio impresionan especialmente los parecidos de guión, escenográficos y musicales con la producción de HBO. El tiempo dirá si En terapia consigue dejar atrás el fantasma de la adaptación literal (fenómeno que decepciona un poco a los fanáticos de la versión estadounidense) y adquirir un color local que le dé valor propio al trabajo de Dori Media.

Dicho esto, conviene tomar con pinzas los reparos de esta admiradora de In treatment y pedir/buscar opiniones y reacciones entre los espectadores que nunca vieron ni la adaptación de HBO y ni la serie original israelí. Por si hiciera falta aclarar, los comentarios de estos televidentes vírgenes son bienvenidos.

———————————————————–
* Tanto fue así que la firma norteamericana reinicidió con la segunda temporada en 2009 y se animó a producir una tercera original en 2010.

Publicado por

María Bertoni

Nací en la Ciudad de Buenos Aires, el 13 de septiembre de 1972. Trabajo en el ámbito de la comunicación institucional y de vez en cuando redacto, edito, traduzco textos por encargo. Descubrí la blogósfera en 2004.

18 respuestas a “En terapia

  1. No soy virgen de In treatmen, tambien me pareció que Peretti imitaba mucho al hemoso Byrne (como me gusta ese veterano, por favor). Espero que vaya tomando onda propia el personaje, aunque lo dudo si se basan en mucho en la serie estadounidense, hay personajes que son muy yankis, como el de Alex, que va a aparecer hoy encarnado por el también bello German Palacios… Veremos. Espero que no se torne muy forzado el guión, que se pueda adaptar un poco a la realidad real, jejeje, en fin, demosle un par de semanas…

  2. Coincido, Tribularia: démosle (y démonos) un par de semanas.

    Me intriga especialmente saber cómo habrán adaptado el personaje de Alex. En un primer momento imaginé la posibilidad de que los guionistas reflotaran el conflicto de Malvinas pero después pensé que Germán Palacios es demasiado joven como para encarnar a un combatiente de ese entonces. Por otro lado recordé que Alex era un militar en actividad; así que se me ocurrió que nuestro Gastón Ramírez podría ser un casco blanco.

    En fin… El misterio se resolverá esta noche.

  3. Yo vi poco la versión HBO asi q casi soy virgen .
    La versión esta me gustó mucho .El guión me tuvo entretenida y me pareció muy bien actuada .Me parece q el personaje del psico es muy convencional en su primer capítulo ,sobrio digo .No me pareció q imitaba a nadie porq no había una escena jugada para él .-Veremos cuando le toque algo más emotivo
    El papel de la Cardinali en cambio si requirió de recursos más variados y me parece q lo hizo bien .Creo q es una actriz en crecimiento (no parecia)
    Maria German bien puede ser un ex combatiente ,no es tan joven creo como vos crees ,al menos podría dar el personaje
    Vi q harán pareja Sbaraglia y La Fonzi los jueves y ahi ….irán todos mis prejuicios .Espero q me sorprendan y los derriben .

  4. Marìa
    yo no se de què hablan, pero Germàn Palacios es del año 63 dice San Wikipedia, y en Malvinas estuvieron los soldados del 62 y del 63.

    (con el tiempo me voy convirtiendo en un pesado que acota sobre todo, viste)

  5. Jorge no sos pesado ,acotaste lo q correspondía (lo q deberia haber hecho yo es buscar ,pero sólo lo supuse )Es bueno q intervengas

  6. Mabel, Jorge, ¡craso error, el mío!
    Estaba segura de que Palacios era un contemporáneo (es decir nacido en los ’70ypiquito). Evidentemente, bien puede encarnar a un veterano de Malvinas pero -me entero aquí– los martes de En terapia interpretará a “un soberbio paracaidista de 30 años, integrante del grupo GEOF de la Policía Federal” (por lo visto, los responsables del casting también lo ven más joven).

    Mabel, a mí también me va a resultar difícil reencontrarme con la pareja Fonzi-Sbaraglia después de haber visto El campo. Pero… no descarto una (grata) sorpresa.

    Estimados amigos, las correcciones son siempre bienvenidas en Espectadores, un blog nada exento de errores (y horrores). Como de costumbre, gracias por señalarlos. 😉

  7. Muy bien Cardinali y Peretti. No vi la versión norteamericana, pero me parece que él está en su registro habitual (y muy bien, como casi siempre) y sinceramente sospecho que no debe haber visto las anteriores, sería una pesadilla para el actor laburar así, un plomazo.

  8. Una buena dirección hace sorpresas gratas ,un buen guión hace milagros
    Los lindos no envejecemos María .

  9. Acabo de ver En terapia por primera vez. No había visto ninguna de las series antecesoras así que me puedo considerar virgen (un extraño retorno a mi adolescencia?).

    En fin, tenía grandes expectativas, me suelo enganchar con películas o series que tienen que ver con los psi (recuerdo al voleo El príncipe de las mareas y Vulnerables). Sin embargo esta vez no logré empatizar con los personajes, en este caso Gastón (Germán Palacios) y el psicólogo Guillermo (Peretti). No sé qué decir, tuve la sensación de que estaban leyendo el libreto, faltó espontaneidad, no sé…

    Tal vez por mi experiencia como paciente de análisis estoy acostumbrado a los terapeutas que no hablan tanto, al menos no en primera persona de sus propias experiencias, lo cual considero correcto en general, sin ir a extremos. Y mucho menos, que el profesional saque conclusiones o diagnósticos parciales tan rápido: apenas comenzada la sesión (y es la segunda con ese paciente) ya dice “yo creo que usted siente culpa por tal o cual cosa”, y cosas por el estilo.

    Al margen de eso, me preguntaba si es tan necesario transcribir un guión de afuera sobre un tema tan universal y a la vez tan fácilmente adaptable a lo local. Desconozco cuál es el acuerdo con los autores o dueños de la original, pero digo, imaginar una serie basada en la situación de una sesión de psicoterapia no creo que sea en sí misma una idea muy original. Creo que la originalidad debería estar en el desarrollo, los temas que se tocan y, por supuesto lo principal, las actuaciones. Entendería la preocupación por derechos de autor si hablaramos, por ejemplo, de Dr. House, que también podría adaptarse a una temática local, pero la idea y los rasgos característicos de los personajes seguirían en evidencia.

    Ahora me acordé de Casados con hijos, donde, más allá de gustos, creo que se logró una verdadera argentinización (nunca vi la serie yanqui) del guión y los personajes (y buenas actuaciones, por prejuicio tardé en darme cuenta de eso) y el resultado fue un éxito justificado.
    No digo que En terapia no esté adaptada a nuestra realidad, pero sospecho que hay un esfuerzo por mantener los lineamientos originales o algo así, y tal vez por eso les cueste soltarse.

    Todo esto lo acabo de improvisar apenas terminado mi primer capítulo, así que me gustaría leer más opiniones de Uds.
    María, espero tu opinión, no menos de 200 palabras eh! (no vale un “Aberel, gracias por tu comentario”)

  10. Adhiero yo ,q no soy Maria ,vale igual?A mi tampoco me gustó Palacios .,pero bueno rara vez me gusta ese tono sobrador y superado .Peretti si me gusta
    En cuanto a novelas de terapia me gustaban mas las locales de polka .Eran mas movidas y mas intensas .

  11. Claro Mabel, por eso dije que esperaba opiniones de todos. A María sólo la intimé a escribir largo. Justamente, creo que Vulnerables era de Polka, no?

  12. No puedo hacer otra cosa que explayarme, dada la intimación de Aberel. Después no se quejen, ¿eh? 😛

    Mientras vi In treatment, siempre me llamó la atención el ejercicio profesional sui generis del entonces Dr. Paul Weston. No sólo porque hablara más de lo acostumbrado (lacaniano, no es) sino porque soporta estoicamente el maltrato de sus pacientes (como buena prejuiciosa que soy, imaginé que esta conducta agresiva se debería a la convicción yankee de que “porque pago, tengo derecho a todo”). Dicho esto, nunca me molestó ni que el psicoanalista explicitara su opinión profesional ni que la relación con la mayoría de los pacientes admitiera momentos de tanta tensión.

    Esto tampoco me molesta en la versión nacional. En cambio, sí me cuesta creerle a Peretti. Me parece que Gabriel Byrne, actor a cargo del rol protagónico en la versión de HBO, manejaba mejor los distintos registros de voz y sobre todo la mirada. Se le notaba en la cara el esfuerzo que hacía para disimular el rechazo, el enojo, las dudas, la conmoción que le provocaba algún paciente.

    Conociendo las cinco historias desarrolladas en esta primera temporada, me interesa volver a ver el caso del policía que encarna Germán Palacios, el de la pareja que componen Dolores Fonzi y Leonardo Sbaraglia, y las entrevistas con la tutora a cargo de Norma Aleandro. Palacios me gusta: me parece que lo duro, acartonado, recitado tiene que ver con la personalidad de su personaje, sobre todo en esta instancia inicial. Habrá que ver qué sucede más adelante, cuando Gastón empiece a desmoronarse.

    [Ya que estoy, me permito señalar la grata sorpresa que me provocaron Fonzi y Sbaraglia pues componen un matrimonio muy distinto al que encarnaron para la película El campo].

    Sí coincido con Aberel en que la adaptación es limitada (no hay punto de comparación con Casados sin hijos) pero no creo que ése sea un problema. Me parece que el trabajo de Dori Media es más bien una localización, y el que protagonizaron Florencia Peña y Guillermo Francella fue una verdadera versión libre, apenas inspirada en la serie original.

    Para mí, la localización está bien: me resulta especialmente pertinente en el caso del policía… En la versión americana, el paciente era negro (en la producción argentina, nos enteramos anoche, tiene raíces chaqueñas), piloto de avión enviado a Irak (aquí, miembro del GEOF enviado a nuestra Triple Frontera), con un padre que debió matar a su propio padre en el contexto de un ataque por parte de miembros del Ku Klux Klan (aquí, en el contexto de la persecución antiperonista en los inicios de la llamada “Revolución Libertadora”).

    En síntesis, creo que el problema principal de En terapia es la actuación de Peretti. Aún así, todavía apuesto a que mejore con el tiempo.

    Para terminar, una última observación sobre la comparación entre esta propuesta y Vulnerables o Locas de amor… Encuentro especialmente interesante la idea de concentrarse únicamente en la instancia de terapia, es decir en los 20, 30, 40 minutos que dura el encuentro entre el profesional y el paciente. Las series argentinas eran más “movidas”, como dice Mabel, porque mostraban a los personajes en distintas situaciones dramáticas y, por lo tanto, porque la acción transcurría en distintos escenarios. Obviamente eso le da agilidad al relato.

    No considero, en cambio, que la reducción espacio-temporal les quite intensidad a las historias tratadas. Al contrario, creo que la intimidad de la terapia es un buen caldo de cultivo donde los conflictos abordados se cocinan muy bien. La genialidad de la idea israelí consiste en lograr un buen retrato de los personajes con una economía de recursos inusual en televisión.

    También me parece muy original el formato. No sólo porque explota al máximo el recurso del tiempo real, sino porque ofrece la posibilidad de elegir las terapias a las que uno quiere asistir. Si la memoria no me falla, eso es lisa y llanamente inédito en TV.

    ————————————————————-
    Posdata fuera de tema. Aberel me pregunta vía mail por la carita que figura bien abajo de la plantilla de Espectadores. Respondo por acá: entiendo que es una expresión de buena onda que la gente de WordPress elige poner como pie de página de “sus” blogs. De hecho, MaldeAlzheimer también presenta el mismo emoticon.

    Se trata de uno de esos agregados que WP impone sin que nadie lo pida (al menos yo no los pido) y que los usuarios no podemos eliminar ni modificar…

  13. Creo que coincidimos. Es cierto que el formato es muy original e interesante, casi como un “Elige tu propia aventura”.
    Y es cierto que focalizar la acción exclusivamente en la sesión de terapia es un punto de partida interesante, bien teatral, aunque seguramente eso implique una exigencia mucho mayor para el trabajo actoral, no? O mejor dicho, implica que los espectadores o críticos sean/seamos menos contemplativos con los altibajos de interpretación, ya que todo se concentra en eso. Son las reglas del juego.
    A todo esto, tiro la pregunta así casi irresponsablemente: ¿Peretti es tan buen actor? ¿Está a la altura de este tipo de papeles? Recuerdo que Marrale me llegaba profundamente como terapeuta, incluso sin convencerme en otros papeles donde lo vi.
    También es cierto lo que decís, María, respecto a los argentinos estamos muy acostumbrados a la terapia lacaniana. No tengo claro si es así en el caso de esta serie (la versión argentina).
    Por otro lado, siendo Buenos Aires una de las capitales del psicoanálisis (junto con París?) parecería que nos sentimos autorizados a ser más exigentes con cualquier obra que trate estos temas. Yo creo que pasaría lo mismo si fuera una serie sobre fútbol, no les dejaría pasar ningún error mínimo 😉

  14. Sin dudas, Aberel, un formato “teatral” como éste representa un gran desafío actoral.

    No puedo decir nada muy determinante sobre Peretti. Siempre lo vi en comedias dramáticas y románticas, y me gustó. Por algún motivo pensé que podría hacerle(s) frente a otro(s) género(s). En cuanto a su rol en En terapia, me dejé llevar por el hecho de que él mismo es psicólogo o psiquiatra (lo sé: este argumento es bastante tonto).

    Curiosamente sigo poniéndole fichas. Hasta creo haber visto una leve mejoría el viernes pasado, cuando actuó con Norma Aleandro.

    Desde mi ignorancia, me animo a decir que la terapia del Dr. Montes es psicoanalítica no ortodoxa; de ahí los permisos que se da para hablar más e incluso para aventurar opiniones profesionales. Me parece que esta elección no es casual; de hecho justifica y alimenta los roces que el protagonista tiene (tendrá) con su supervisora.

    Si estuvieramos intercambiando opiniones sobre una serie de fútbol, yo no podría escribir una sola línea. 😉

  15. Jaja, yo lo decía para exagerar, como algo gracioso, que se trata de dos grandes pasiones argentinas: el fútbol y el psicoanálisis.

  16. Aclaro algo q se me ocurre leyéndolos a ustedes .Es un programa de tv no es terapia ,ergo ,no es un terapeuta real asi q debe explicar algunas cosas por si alguien q no hace terapia ve el programa ,y x q tampoco puede estar siete años para ver “la culpa”
    Me pregunto ¿se enganchará alguien q no hizo terapias variopintas o no leyó a Lacan o no sabe de Freud ?
    Supongo q el formato original apuntaba a un publico masivo e hizo algunos saltos ..
    María ,en cuanto a los gestos creo q los argentinos prestamos mucha atención a las palabras en el caso de los programas serios y a los gestos en caso de los cómicos .Creo no sé .(Tal vez sólo sea justificar a Perretti q me conmueve siempre .)
    Me gustó Sbaraglia ,bien sacado .A Dolores le voy a dar un tiempito ,esta intentando mostrar matices y los valoro (pero creo q son buena dirección )
    Absolutamente es psicoánalisis de tv .(Lacan Aberel ,era freudiano )

  17. Me parece, Mabel, que alguien que nunca hizo terapia toma el programa con menos pinzas o reparos que los que sí tenemos experiencia con el mundo psi. En este sentido, no creo que la serie les deba explicaciones a sus espectadores.

    En cuanto a la combinación gestos/palabras, considero que es muy necesaria en un formato tan particular como el de En terapia: con una escenografía tan cerrada, y con primeros y primerísimos planos muy atentos a las reacciones de los personajes.

    PD. Yo diría que, más que freudiano, Lacan fue un gran discutidor/cuestionador de Freud. 🙄

  18. Por el capítulo de ayer María ,debo decirte q tenes razón con respecto a Peretti -Con respecto a tus comentario anterior tb tenes razón

¿Con ganas de opinar?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s