Barakat!

————————————————–
Especial. Cobertura BAFICI 2012
————————————————–

Lo dijimos a principio de año: rara vez la cartelera porteña exhibe películas hechas en África. Por eso algunos espectadores celebramos la proyección de Barakat! en la 14ª edición del Buenos Aires Festival Internacional de Cine Independiente.

La documentalista Djamila Sahraoui presentó su primer largometraje de ficción en otras muestras seis años atrás. En aquel entonces, Argelia todavía enfrentaba las consecuencias políticas y sociales de la guerra civil padecida entre 1991 y 2002. Por eso es lícito imaginar cierta necesidad de contar el enfrentamiento interno, en esta ocasión a partir de una experiencia individual: la de una joven médica en busca de su marido desaparecido (ay, ese eufemismo que los argentinos conocemos tan bien).

La directora y co-guionista le dedica especial atención a la relación entre la protagonista y su madre empecinada en acompañarla. Las discusiones y reconciliaciones entre ambas parecen representar la convivencia entre dos versiones de una misma nación: una orgullosa de haber echado a los franceses; otra convencida de que la independencia no solucionó nada.

Pasado y presente se articulan según esta mirada política, y por supuesto eminentemente femenina. De hecho, el maltrato de los compatriotas fundamentalistas a la mujer es el otro gran tema que aborda Sahraoui.

“Barakat” significa “basta” en árabe ¿o en lengua bereber? Con esta expresión concluye una película que dificilmente encuentre lugar en la cartelera local, por más que algunos espectadores la hayamos valorado en el 14º BAFICI.