El rascacielos latino

————————————————–
Especial. Cobertura BAFICI 2012
————————————————–

En El rascacielos latino, Sebastián Schindel se convierte en una suerte de investigador privado atento a las pistas que podrían resolver la misteriosa conexión de nuestro Palacio Barolo con la Divina Comedia y su autor, con el Palacio Salvo de Montevideo y con el enclave local de la logia masónica. De esta manera, el documentalista argentino les rinde homenaje al emblemático edificio porteño y a los dos inmigrantes italianos que lo concibieron y construyeron casi un siglo atrás.

El director y co-guionista (junto a Fernanda Ribeiz, Sebastián Caulier, Leonel D’Agostino) porta piloto oscuro y barba rala, compara fotos y documentos escritos, inspecciona rincones oscuros, frecuenta bibliotecas y hemerotecas, interroga a sus entrevistados con anotador en mano. Sólo el uso de un celular al principio del film delata la condición contemporánea de este profesional tal vez inspirado en algún personaje de Humphrey Bogart.

Los espectadores reticentes a los documentales cuyos conductores se reservan un rol protagónico habríamos preferido un formato menos ficcionalizado. Dicho esto, es justo reconocer que la ocurrencia de encarnar a un detective encaja muy bien en un relato con más rumores, preguntas, contradicciones y sospechas que información precisa, conclusiones y certezas.

Además, Schindel sabe distinguir entre un recurso narrativo (en este caso, la figura del inspector y el género policial) y la rigurosidad propia del documental. En otras palabras, el realizador trabaja de manera profesional con las fuentes consultadas: tanto libros y diarios como historiadores, arquitectos y administradores de los palacios argentino y uruguayo.

Tras la proyección que tuvo lugar ayer a la tarde en el marco del 14º BAFICI, el realizador dijo estar considerando la posibilidad de estrenar El rascacielos latino en la cartelera porteña. Al parecer, la película ya se encuentra editada en DVD, formato que incluye secuencias descartadas en la versión final pero atractivas para los espectadores interesados en saber más sobre la misterios relación “del Barolo” con el Dante y la masonería local.

Publicado por

María Bertoni

Nací en la Ciudad de Buenos Aires, el 13 de septiembre de 1972. Trabajo en el ámbito de la comunicación institucional y de vez en cuando redacto, edito, traduzco textos por encargo. Descubrí la blogósfera en 2004.

¿Con ganas de opinar?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s