BAFICI 2012. Entre viejos y cristeros

Bolivia y México se hicieron presentes en la 14ª edición del BAFICI con Los viejos y Los últimos cristeros respectivamente. Ni una ni otra película compitieron en la sección internacional del festival; en cambio sí participaron de la categoría Cine del Futuro, cuyas ganadoras fueron la portuguesa É na Terra não é na Lua y la saudí-libanesa Ok, enough, goodbye.

Una finca dedicada a la actividad vitivinícola es el escenario casi exclusivo que el cochabambino Martín Bullocq eligió para ambientar el regreso a casa y la eventual reconciliación con los mayores. El largometraje se inicia con material de archivo filmado en tiempos de dictadura, que sugiere la referencia a un pasado irreductible a la experiencia estrictamente personal.

Curiosamente la alusión a ese ayer histórico se diluye enseguida. Los espectadores asistimos entonces a la crónica híbrida y algo desabrida de un intento de reparación familiar con final feliz incluido.

Los viejos es una versión libre del cuento Carretera de Rodrigo Hasbún. El mismo autor del relato colaboró con Bullocq en la elaboración del guión, dato que en principio neutraliza la hipótesis sobre una adaptación fallida.

En cuanto a Los últimos cristeros, cuesta menos precisar los reparos que el trabajo de Matías Meyer provoca en algunos espectadores. De hecho, la duración excesiva es quizás el mayor defecto de este largometraje sobre la resistencia armada que, a fines de los años veinte y en territorio mexicano, llevaron adelante milicianos laicos, presbíteros y religiosos católicos contrarios al gobierno anticlerical de Plutarco Elías Calles.

Claro está, el director nacido en Francia cuenta con una gran ventaja: la historia de estos rebeldes defensores de Cristo es interesante de por sí, y en general desconocida para quienes habitamos estas latitudes.

Sin este punto a favor, Los últimos cristeros correría serios riesgos de parecerse a una suerte de western de baja producción o, en términos de estas Pampas, a “una de gauchos” (sin el atractivo de Aballay). Por lo visto, la crónica de una resistencia histórica en su fase terminal necesita algo más que un origen literario -en este caso la novela Rescoldo, los últimos cristeros de Antonio Estrada- y que una sucesión de planos más cercanos al cliché audiovisual que a una versión con impronta original.

Publicado por

María Bertoni

Nací en la Ciudad de Buenos Aires, el 13 de septiembre de 1972. Trabajo en el ámbito de la comunicación institucional y de vez en cuando redacto, edito, traduzco textos por encargo. Descubrí la blogósfera en 2004.

¿Con ganas de opinar?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s