La experiencia de visitar Atucha con el fantasma de Fukushima a cuestas

El primer aniversario de la crisis nuclear en Japón no parece el mejor momento para viajar a la localidad bonaerense de Lima, cerquita de Zárate, y recorrer parte de las instalaciones de nuestras centrales Atucha I y II. Sin embargo, la visita organizada por Nucloeléctrica Argentina permite que los ciudadanos legos en la materia podamos enfrentar el fantasma de Fukushima (por supuesto, también el de Chernobyl) con datos convincentes, además de conocer detalles de un proyecto energético nacional poco difundido por nuestra prensa y rechazado por ONGs ambientalistas como Greenpeace.

Alrededor de cuatro horas dura el combo compuesto por una charla informativa y un tour mucho más interesante que esta tímida versión virtual. La primera parte consiste en una exposición general sobre energía nuclear y sobre pasado, presente y futuro de las obras de Atucha y Embalse; la segunda parte abre las puertas del complejo Atucha II, todavía en construcción.

Sin dudas, ésta es una invitación imperdible para los interesados en conocer un reactor nuclear de cerca. La extraordinaria oportunidad tiene fecha de vencimiento ya que dicho sector se cerrará herméticamente en meses, cuando la nueva planta energética esté por comenzar a operar.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

La experiencia que inspira la redacción de este post tuvo lugar el sábado pasado, tres meses después de haber solicitado una participación en las visitas grupales destinadas a instituciones y particulares. Ese día, unas veinte personas aprovechamos la entrega del guía de turno para aprender y preguntar sobre una actividad que la mayoría desconocemos o, peor aún, creemos conocer (siempre a través de los medios).

Además de datos científico-técnicos, Esteban contó brevemente la historia de estas centrales y se refirió al zigzagueo de nuestra política energética en los últimos cuarenta años: condenada a la (auto)destrucción en épocas dictatoriales y menemistas, con intención de recuperación en tiempos K.

Según este diario local, más de 4100 personas visitaron Atucha I y II, y 5452 recorrieron la planta cordobesa de Embalse en el transcurso de 2011. Los interesados en sumarse a la aventura en 2012 deben contactarse aquí con Nucloeléctrica Argentina. Por las dudas, cabe aclarar que las visitas son gratis.