Plagio S.O.S

El plagio autoral es el acto de copiar textual o en substancia el trabajo de otro, sin citar las fuentes y sin autorización legal y previa, con el propósito de hacer aparecer como propio el trabajo realizado por otra persona. Se trata, sin duda, de una agresión o un acto de violencia de apropiación indebida contra un autor original.
(…)
En la actualidad, con todas las ayudas tecnológicas computacionales existentes, el plagio autoral es un acto consciente y premeditado, que difícilmente puede ampararse en la existencia de error o fallo humano, mucho menos en el artificio de plagio involuntario. El robo parcial o total del trabajo intelectual ajeno también configura un fraude a los lectores de la publicación que cometió el plagio, así éste no sea detectado.

Éstas son algunas de las consideraciones que figuran en la presentación de Plagio S.O.S, portal colombiano que analiza legislación relativa al derecho de autor, y aborda casos de denuncia pública. La intención de sus responsables apunta a contribuir al estudio académico y popular, y al fortalecimiento de una sociedad capaz de valorar el esfuerzo humano por construir ideas y su materialización y dispuesta a sancionar la violación a la propiedad intelectual.

Desde la ciudad de Cali, Alfredo Ospina cuenta que el sitio se encuentra online desde mayo de 2010, y que son dos las personas que trabajan en el proyecto además de algunos colaboradores. El emprendimiento nació de la propia experiencia: «nosotros mismos fuimos víctimas del delito de plagio, y descubrimos que es una práctica recurrente, aceptada y camuflada por `profesionales´y `funcionarios´de varias instituciones `académicas´ y `científicas´de Hispanoamérica», explica por correo electrónico.

Artículos, Legislación, Estudios de caso son algunas de las secciones que integran el portal. También cabe destacar el espacio concedido a las noticas (con acceso desde la home) y la videoteca.

Según Ospina, «Plagio S.O.S tiene el propósito de constituirse en un espacio de denuncia argumentada de casos violatorios del derecho de autor en Hispanoamérica». Sin dudas, la propuesta suena interesante para quienes rechazamos la apropiación lucractiva de contenido ajeno.