Festival Internacional de Cine de Mar del Plata. Primeros pasos con tropiezos

Cinco días después del lanzamiento en Tecnópolis, el presidente del Festival de Cine Internacional de Mar del Plata, José Martínez Suárez, la titular del INCAA Liliana Mazure, el presidente del Instituto Cultural de la Provincia de Buenos Aires Juan Carlos D’Amico y el intendente de Mar del Plata Gustavo Pulti oficializaron la apertura de la 26a edición de una muestra ya tradicional. Del acto de inauguración que tuvo lugar pasadas las 19 de anoche en la ciudad balnearia, más precisamente en la sala Ástor Piazzola del Teatro Auditorium, también participó el reelecto gobernador de la provincia de Buenos Aires, Daniel Scioli, que saludó «a la gran familia del cine» encarnada en el actor José Sacristán entre otras personalidades invitadas.

En esta oportunidad, Mazure volvió a referirse a las «políticas federales de producción audiovisual» que ilustran la intención gubernamental de crear una industria propia. Por otra parte, la funcionaria recalcó la coincidencia de que «justo seis años atrás y también en Mar del Plata, el entonces Presidente Néstor Kirchner le dijo no al ALCA«. El antecedente evocó la decisión de «reflejar nuestra identidad en las pantallas del mundo sin que nos digan cómo».

Tras las palabras de bienvenida a cargo de Pulti, Scioli y Martínez Suárez, la muy recomendable compañía de actores-músicos Los Amados ofrecieron un sketch que precedió la proyección VIP de la hermosa película de apertura: ¡Vivan las antípodas! de Víctor Kossakovsky (en breve, la reseña).

Para los responsables de la cobertura periodística (blogger en este caso) y para parte del público fanático, la 26a edición del Festival de Mar del Plata empezó horas antes de la gala oficial y con algunos tropiezos. La entrega desprolija (por momentos indolente) de las credenciales de prensa y el atraso en el envío del cronograma de las funciones de prensa provocaron unos cuantos chispazos en el meeting point ubicado en instalaciones del NH Gran Hotel Provincial.

Del otro lado del mostrador, las fallas en la venta online de entradas anticipadas, las «caídas del sistema» en las boleterías del Teatro Auditorium, la ausencia de subtítulos en castellano al principio de la proyección de Arirang en los Cines del Paseo malhumoraron a los espectadores. Ante la serie de desatinos, algunos exigieron el reembolso de sus tickets; otros partieron resignados rumbo a una playa surcada por las obras propias de la pre-temporada.

Ayer, sábado plomizo en La Feliz. Hoy, domingo fresco pero extremadamente soleado, sin una sola nube. Como en otras ocasiones, aquí también el tiempo ofrece una buena metáfora para describir estados de ánimo y situaciones. En este caso, los optimistas confiamos en que las próximas jornadas cinéfilas contarán con la permanencia del cielo azul sin mayores tropezones, perdón, nubarrones.