A días de la zambullida marplatense

La metáfora de la zambullida es tan válida para el BAFICI como para el Festival Internacional de Cine de Mar del Plata. De ahí la decisión de ilustrar este otro anuncio de «inmersión cinéfilo-festivalera» con el fotomontaje, levemente rediseñado, que Espectadores utilizó meses atrás.

Como a fines de marzo pasado, quien suscribe advierte sobre la inminencia de una cobertura monotemática que en principio se extenderá entre el 5 y el 13 de noviembre. Sabrán disculparla sobre todo los lectores que recuerden la promesa deslizada en el pantallazo in absentia de 2010.

Hasta ahora, la asistencia a la 26ª edición del Festival ha convertido a este blog en difusor de gacetillas destinadas a cierto ejercicio de precalentamiento y vertidas en uno, dos, tres, cuatro, cinco posts). También en partícipe de la presentación oficial que tuvo lugar ayer lunes en el espacio IBC de Tecnópolis.

En este punto cabe destacar la organización de un evento que, además de la conferencia de prensa tradicional, incluyó un recorrido por la calle principal del predio ubicado en Villa Martelli y un sketch breve a cargo de Fuerza Bruta.


El presidente del Festival José Martínez Suárez, la titular del INCAA Liliana Mazure, el presidente del Instituto Cultural de la Provincia de Buenos Aires Juan Carlos D’Amico y el intendente de Mar del Plata Gustavo Pulti celebraron ante periodistas, críticos, directores, actores* la constitución del consorcio nacional, provincial y municipal encargado de impulsar la nueva entrega de esta muestra cinéfila de categoría internacional. Las cuatro figuras también coincidieron en reivindicar el lugar de lanzamiento: «un símbolo del país que construimos en estos años» según palabras de la única integrante femenina de la mesa.

Así como Mazure aprovechó la ocasión para difundir números relativos al desempeño del instituto que dirige (150 películas y 500 horas de televisión producidas, 86 festivales subsidiados) y para subrayar la intención oficial de montar una «industria audiovisual de exportación que garantice la libertad de expresión y refleje nuestra identidad», D’Amico lo hizo para referirse al objetivo de convertir a la Provincia de Buenos Aires «en un gran set» donde ya se filmaron setecientos corto/largo/mediometrajes.

Después de que Pulti sostuviera que «Mar del Plata está preparada para la 26ª edición», Martínez Suárez promocionó con mucho sentido del humor el catálogo de la programación. «Hay de todo» comentó orgulloso el alma mater del Festival que además subrayó la asistencia de Willem Dafoe en tanto invitado de lujo (otro) y que le dedicó una mención especial al cineasta iraní Jafar Panahí.

Atención, los cinéfilos porteños que no puedan viajar a Mar del Plata podrán ver parte de la programación en el Malba. La cita está prevista para el fin de semana del 17 al 20 de noviembre y consiste en la proyección de ¡Vivan las antípodas! de Víctor Kossakovsky y Diablo de Nicanor Loreti entre otras películas (llama la atención la importancia acordada al director inglés Alex Cox, cuyos trabajos Revenger’s tragedy, El patrullero, Straight to hell y Businessmen también integran la acotada muestra porteña).

Por lo visto, la zambullida salpica(rá).

————————————————————–
* Pacho O’Donnel, Arturo Grimau, Juan Palomino, Pepe Soriano, Eduardo Blanco, Eliseo Subiela, Carlos Morelli fueron algunos de los invitados VIP.