CFK x 4 años (más). El primer post

Retrocedemos en el blog hasta el 28 de octubre de 2007 y encontramos esta anécdota dedicada a las elecciones presidenciales que legitimaron el primer mandato de CFK. Meses antes se había publicado este otro texto sobre la suerte de línea histórica que unía a Evita, Isabel y Cristina, y que advertía sobre una posible reedición del pasado. Meses después criticamos la infografía que l’Agence France Presse (AFP) le dedicó a la Primera Mandataria apenas asumido el cargo.

Desde entonces y hasta hoy, Espectadores le dedicó alrededor de cincuenta posts al segundo período de gestión kirchnerista, sin contar aquéllos centrados en cierto análisis político del periodismo. En esta estadística apresurada cobra especial importancia el anuncio de un cristinismo en principio coyuntural, atribuido al conflicto con el campo, y que sin embargo se extendió tras la aprobación de la Ley de Servicios Audiovisuales, la Ley de Matrimonio Igualitario, la búsqueda de reparación y justicia en el terreno de los derechos humanos, la instrumentación de la Asignación Universal por Hijo.

Como bien señaló Jorge hace más de un año, siempre intentamos dosificar las críticas “anti-antikirchneristas” para diferenciarnos de los bloggers K. Mientras tanto, no nos privamos de manifestar nuestro desacuerdo o preocupación cuando lo creímos pertinente: aquí, aquí, aquí, aquí, aquí por ejemplo.

Ante la ausencia de noticia bomba (la de la Presidenta es una victoria cantada desde por lo menos las elecciones primarias), Espectadores reconoce su rol insignificante en la carrera mediática por difundir -de la manera más rápida y con mayor precisión posible- las cifras y porcentajes relativos a los comicios históricos de hoy. Por eso invita a repasar los contenidos elaborados con total subjetividad, e intenta anunciar la cobertura que desarrollará en el marco del mandato por venir (un poco como hizo la Mesa de Autoayuda K).

A esta altura resulta ocioso señalar/comentar las contradicciones, imprecisiones, malas intenciones de una oposición desorientada, resquebrajada, holgazana. De nuestra parte, esto no significa el abandono del análisis mediático (como el que en breve publicaremos sobre la relanzada revista La Maga) pero sí el establecimiento de una frecuencia inferior (para coberturas más sistemáticas están Diario sobre Diarios y Chequeado.com, y/o más pícaras No te vayas estúpida y la mencionada MAK).

El «time out» solicitado en septiembre fue un anticipo en este sentido. Quizás por el cansancio propio de fin de año, quizás por temor a la repetición, tengo la impresión de que los textos de Espectadores sobre actualidad política serán más ocasionales: probablemente aparezcan ante situaciones críticas (ojalá sean pocas) y la consecuente necesidad de catarsis escrita.

Seguro en cuatro años recordaremos este post como el primer referente de un mandato que -esperamos- contribuya a una Argentina mejor. Aunque tal vez con menos asiduidad, seguiremos dando testimonio de nuestra época. Ojalá en 2015 lo hagamos con tanta esperanza como hoy.