Medianeras

Después de la función especial (al aire libre) en el 13er BAFICI y de una intensa gira internacional, Medianeras por fin se estrena oficialmente el próximo jueves 6. La espera vale la pena para quienes escuchamos comentarios de la opera prima de Gustavo Taretto en boca de familiares o amigos que la vieron antes en nuestro festival de cine independiente o en Brasil, Estados Unidos, Noruega, Francia (merci, Yves!).

Los edificios porteños son los grandes testigos, y porqué no gestores, del conjunto de circunstancias que propiciarán el encuentro entre Martín y Mariana y su incipiente historia de amor. El film empieza con numerosos planos de construcciones viejas, nuevas, a medio hacer, abandonadas que presentan un retrato arquitectónico de nuestra ciudad y que acompañan/ilustran las reflexiones del primer protagonista.

Este parlamento introductorio en torno a la ausencia de planificación edilicia podría convertirse en interesante documental sobre Buenos Aires y sus habitantes (un poco como hizo Sebastián Martínez con Centro). Las observaciones de Mariana completarían el retrato de una idiosincrasia muy nuestra y a la vez víctima de la ultratecnologizada incomunicación global*.

Los personajes a cargo de Javier Drolas y Pilar López de Ayala (actriz española que imita el acento porteño a la perfección) le otorgan carnadura a este fresco urbano con dimensión local, regional, universal o al menos occidental. Ambos componen una entrañable dupla de antihéroes enfrentados con el modelo exitista del que se sienten ajenos y excluidos.

A Martín y Mariana los unirá el amor… pero también el espanto.

Taretto alterna con soltura una mirada crítica sobre el mundo actual y otra piadosa sobre sus criaturas casi de laboratorio (imposible no pensar en El amor, primera parte). A lo sumo algunos espectadores le reclamarán mayor capacidad de síntesis cuando describe la vida solitaria de los protagonistas.

Seguro, los cinéfilos cholulos celebrarán la participación estelar de Carla Peterson, Inés Efrón, Romina Paula, Rafael Ferro, Adrián Navarro, Alan Pauls… y de los mismísimos Jorge Lanata y Wally. La primera se luce especialmente en la piel de una chica fashion que se pretende cosmopolita y políglota.

Estos guiños son apenas un detalle, si se quiere un anzuelo especialmente diseñado para el público porteño, en una buena película que habla de amor en tiempos urbanismo, tecnología y soledad posmodernos.

———————————————–
* Nótese que Medianeras fue cortometraje antes de convertirse en el largo que se estrena esta semana. Quienes no vimos aquella primera versión la imaginamos como el documental que por momentos creemos adivinar hoy.

Publicado por

María Bertoni

Nací en la Ciudad de Buenos Aires, el 13 de septiembre de 1972. Trabajo en el ámbito de la comunicación institucional y de vez en cuando redacto, edito, traduzco textos por encargo. Descubrí la blogósfera en 2004.

9 thoughts on “Medianeras

  1. Me gustó, no tanto por la historia de amor un tanto ordinaria, sino por el contexto en el que se desenvuelve: la arquitectura y su impacto en la vida de la gente. ¿Recuerdas la pequeña historia, una de tantas, sobre la mujer que mandó a construir un edificio más grande solo para molestar a la otra? Para mí eso merece, tal y como lo dices, un documental! Quería saber más… Los dos chicos increíbles, pero la española está divina, la cinta es efectiva, redonda y mucho más entretenida que la aburrida de El Estudiante! No por algo tiene distribución en Estados Unidos. Saludos & besos!

  2. Totalmente de acuerdo, Christian. A mí también me entusiasmó más la parte “documental” por llamarla de alguna manera. Aunque atractiva, la historia de amor es más convencional.

    Dicho esto, El estudiante también me gustó mucho.

    La de Santiago Mitre y la de Gustavo Taretto son películas muy distintas como para compararlas, creo yo. Supongo que Medianeras tiene más chances en los Estados Unidos porque en definitiva su problemática es más bien universal.

    ¡Gracias por el comment! Me alegra volver a verte por acá. 😉

  3. Claro, totalmente son distintas, no hay comparación. Me refería a la nacionalidad, por decirlo, así. Te gustó?! Ahora tengo que leer esa reseña!

  4. ¿Nos sacás la duda, Nati?
    ¿El cortometraje tira más bien para el lado del documental o también anuncia el encuentro entre Mariana y Martín?

  5. En realidad Medianeras no tiene mucho que ver con El hombre de al lado, Aberel. Ni siquiera me atrevería a asegurar que son películas “opuestas”.

    La película de Gastón Duprat y Mariano Cohn es más bien una gran alegoría que trasciende la problemática de la vecindad urbana. Aunque también tiene un costado metafórico, la de Taretto es más llana: si se quiere, admite menos lecturas o lecturas más obvias.

    Efectivamente, El estudiante fue la otra candidata (no sabía que Campanella había ejercido presión en ese sentido). Apreciaciones cinematográficas al margen, creo que en Hollywood Aballay tiene más chances que el thriller político-estudiantil de Santiago Mitre.

¿Con ganas de opinar?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s