Medianeras

Después de la función especial (al aire libre) en el 13er BAFICI y de una intensa gira internacional, Medianeras por fin se estrena oficialmente el próximo jueves 6. La espera vale la pena para quienes escuchamos comentarios de la opera prima de Gustavo Taretto en boca de familiares o amigos que la vieron antes en nuestro festival de cine independiente o en Brasil, Estados Unidos, Noruega, Francia (merci, Yves!).

Los edificios porteños son los grandes testigos, y porqué no gestores, del conjunto de circunstancias que propiciarán el encuentro entre Martín y Mariana y su incipiente historia de amor. El film empieza con numerosos planos de construcciones viejas, nuevas, a medio hacer, abandonadas que presentan un retrato arquitectónico de nuestra ciudad y que acompañan/ilustran las reflexiones del primer protagonista.

Este parlamento introductorio en torno a la ausencia de planificación edilicia podría convertirse en interesante documental sobre Buenos Aires y sus habitantes (un poco como hizo Sebastián Martínez con Centro). Las observaciones de Mariana completarían el retrato de una idiosincrasia muy nuestra y a la vez víctima de la ultratecnologizada incomunicación global*.

Los personajes a cargo de Javier Drolas y Pilar López de Ayala (actriz española que imita el acento porteño a la perfección) le otorgan carnadura a este fresco urbano con dimensión local, regional, universal o al menos occidental. Ambos componen una entrañable dupla de antihéroes enfrentados con el modelo exitista del que se sienten ajenos y excluidos.

A Martín y Mariana los unirá el amor… pero también el espanto.

Taretto alterna con soltura una mirada crítica sobre el mundo actual y otra piadosa sobre sus criaturas casi de laboratorio (imposible no pensar en El amor, primera parte). A lo sumo algunos espectadores le reclamarán mayor capacidad de síntesis cuando describe la vida solitaria de los protagonistas.

Seguro, los cinéfilos cholulos celebrarán la participación estelar de Carla Peterson, Inés Efrón, Romina Paula, Rafael Ferro, Adrián Navarro, Alan Pauls… y de los mismísimos Jorge Lanata y Wally. La primera se luce especialmente en la piel de una chica fashion que se pretende cosmopolita y políglota.

Estos guiños son apenas un detalle, si se quiere un anzuelo especialmente diseñado para el público porteño, en una buena película que habla de amor en tiempos urbanismo, tecnología y soledad posmodernos.

———————————————–
* Nótese que Medianeras fue cortometraje antes de convertirse en el largo que se estrena esta semana. Quienes no vimos aquella primera versión la imaginamos como el documental que por momentos creemos adivinar hoy.