Thatcher + Hoover = combo Hollywood

Es probable que los argentinos debamos esperar a 2012 para asomarnos a las vidas cinematográficas (léase “noveladas”) de J. Edgar Hoover y Margaret Thatcher. Al parecer, las películas que Clint Eastwood y Phyllida Lloyd filmaron por separado muestran el costado humano (es decir “complejo” y/o “vulnerable”) de estas figuras históricas en general detestadas. En tren de revertir o relativizar la -a juicio de muchos- merecida mala fama, ambos directores coincidieron en confiarle el rol protagónico a una estrella con buena llegada al público: Leonardo Di Caprio en el primer caso; Meryl Streep en el segundo.

El estreno en los Estados Unidos está previsto, para J. Edgar, en noviembre próximo y, para The iron lady (o La dama de hierro), en diciembre. Preparémonos para la campaña de prensa que seguro tendrá su estrategia internacional y local (cabe preguntarse cómo promocionarán por estos lares el film sobre la aquí llamada “vieja podrida” en plena guerra de Malvinas).

A priori, a algunos espectadores nos causa gracia que la recreación de la ex Primer Ministro británica haya quedado en manos de la directora de uno de los bodrios más indefendibles de los últimos tiempos, Mamma mia!. Habrá que apostar entonces al factor sorpresa que podría deparar una novata al mando del guión (Abi Morgan), y a la buena voluntad de actores respetables como Jim Broadbent y la mencionada Meryl (atención, la película incluye material de archivo que muestra al colega Ronald Reagan).

¿Qué escribir sobre la ocurrencia de Eastwood de rescatar al fundador de la Oficina Federal de Investigación o FBI? Ante todo, cabe señalar que surge después del tributo a Nelson Mandela (evidentemente el veterano Clint no les teme a los extremos) y después de una aproximación ¿filosófica, espiritual, religiosa, supersticiosa? a la noción de destino.

En segundo lugar, debemos mencionar al autor del guión, Dustin Lance Black: el mismo que escribió Milk (nobleza obliga, anotemos un punto a favor de la corrección gay friendly). A este acierto marketinero, sumémosle la convocatoria a Judi Dench y -con algunos reparos- a Naomi Watts (evitemos correr el riesgo de quemarnos con Josh Lucas y Dermot Mulroney).

Al margen de toda especulación, lo cierto es que importan menos los eventuales (des)aciertos de J. Edgar y de The iron lady que el fenómeno de rescate histórico. Sin ánimo de sugerir alguna hipótesis conspiracionista, resulta por lo menos curioso este combo hollywoodense que los argentinos consumiremos con más o menos (dis)gusto el apocalíptico año próximo.

Publicado por

María Bertoni

Nací en la Ciudad de Buenos Aires, el 13 de septiembre de 1972. Trabajo en el ámbito de la comunicación institucional y de vez en cuando redacto, edito, traduzco textos por encargo. Descubrí la blogósfera en 2004.

¿Con ganas de opinar?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s