Satélite descontrolado libera fantasías que atentan contra la libertad de expresión

Al parecer, un satélite «descontrolado» de siete toneladas (del tamaño de un colectivo) caerá el próximo viernes 23 en algún lugar del planeta Tierra. Imaginemos que termina desplomándose en territorio porteño y, seamos malvados, sobre la cabezota de célebres periodistas.

Estimados espectadores, liberen sus deseos más oscuros y compartan el nombre de sus candidatos. Quien suscribe elige a Pablo Sirvén, Luis Majul, Rolando Hanglin, Chiche Gelblung, Jorge Lanata mientras fantasea con la posibilidad de que el gran golpe les cambie un poco las ideas (para bien).