El padre de mis hijos

El estreno porteño de El padre de mis hijos pasó inadvertido en abril de 2010, en parte porque coincidió con la 12ª edición del BAFICI. Tal vez habría corrido mejor suerte si los distribuidores hubieran hecho hincapié en el suceso real que inspiró el segundo largometraje de Mia Hansen-Løve*.

El Grégoire Canvel que personifica Louis-Do de Lencquesaing y que protagoniza la primera parte del film sería una recreación del productor Humbert Balsan que falleció en febrero de 2005, y a quien le debemos la realización de títulos como Manderlay o Sobreviviendo a Picasso (también lo vimos actuar en papeles secundarios en El adversario y en Divorcio a la francesa).

Tras conocer la noticia de su trágica muerte, Unifrance le dedicó estas palabras que expresan la tristeza también evocada por Hansen-Løve. Al pesar que lógicamente sienten familiares, amigos, colegas se le suma una suerte de luto artístico por la pérdida de un defensor a ultranza del cine de autor.

El padre de mis hijos va más allá del drama familiar para denunciar las presiones financieras que enfrentan las productoras independientes. El ritmo de vida que Clavel lleva en la primera parte del film anuncia la tragedia que los espectadores sospechamos pero que ignoramos de qué lado vendrá.

A Lencquesaing lo acompaña Chiara Caselli, que algunos compatriotas recordarán por el rol de Laura en Esperando al mesías de Daniel Burman. La actriz italiana encarna a la esposa de Canvel y hereda el rol protagónico en una segunda parte que describe las consecuencias de la ausencia en términos de viudez, orfandad y quiebre/quiebra empresarial.

Con sensibilidad, buenas actuaciones, sin golpes bajos, Hansen-Løve aborda dos paternidades: aquélla biológica, ligada a los hijos y a la familia, y aquélla metafórica y/o cultural, ejercida con un emprendimiento o proyecto propio.

Resulta un tanto irónico que el BAFICI haya opacado justo el estreno de un film que en definitiva les rinde homenaje al cine de autor y a los Quijotes que lo preservan de la gran maquinaria industrial. Por suerte, más de un año después, estamos a tiempo de reparar tamaña injusticia.

————————————–
* La realizadora francesa presentó su tercera película en julio pasado.