Récord… irrisorio

De cara al último cuatrimestre de 2011, Espectadores se toma este viernes 2 de septiembre para mirarse el ombligo y señalar que, salvo por el excepcional febrero (gracias a la segunda cobertura online de la entrega de los Oscar*), agosto fue el mes con más visitas en el transcurso del año. Se trata incluso de un récord interanual, según muestra el gráfico que ilustra este post y que -clic en la imagen- arranca en febrero de 2009 (con otra excepción: febrero de 2010, cuando tuvo lugar la primera transmisión en vivo de la ceremonia hollywoodense).

Las estadísticas internas de WordPress acusan poco más de 27 mil ingresos en los últimos 31 días, casi diez mil más que los registrados en agosto de 2009 y 2010, y el doble de la cantidad acumulada en diciembre pasado (cuando el blog se tomó dos semanas de vacaciones). Según esta misma herramienta, hace rato superamos el millón total y para Sitemeter estamos arañando el millón de visitas únicas con un promedio de ochocientas diarias.

Estas cifras no tienen en cuenta las lecturas mediante algún reader, desde las notificaciones que el servicio de suscripción de WP envía por mail, y desde las réplicas difundidas por portales y redes sociales. Lamentablemente cuesta traducir estos datos a números precisos.

Otro indicio de crecimiento, o de mejor posicionamiento, es la proliferación de gacetillas de prensa y de invitaciones a eventos que llegan por correo electrónico. Al parecer, nuestra dirección figura en una lista de mailing que utilizan distintas agencias de prensa especializadas en cine, teatro, televisión.

Sin dudas, las invitaciones a pre-estrenos de películas permiten que las reseñas del blog se adelanten a las críticas que los medios tradicionales suelen publicar los jueves (también los viernes, en el caso de Página/12). Aquéllas a obras teatrales ayudan a mirar más allá del circuito comercial.

En este punto cabe aclarar que quien suscribe trabaja ocho horas por día hábil en una oficina, y en ocasiones también free lance desde su casa. Sin dudas, esta realidad laboral limita una cobertura que sería más amplia si primara el tiempo libre. Pero también es cierto que hay que ganarse el pan en otro lado si uno quiere mantener un espacio sin fines de lucro, es decir, libre de publicidad y por lo tanto de auspiciantes con pretensiones editoriales.

Ocuparse de Espectadores supone dos grandes exigencias. La primera, encontrar la disponibilidad necesaria para elaborar los posts casi diarios (en tiempos electorales suele aumentar la frecuencia de actualización). La segunda, resistir el impulso de refritar gacetillas de prensa y/o de acceder a pedidos explícitos de promoción y recomendación.

Por suerte, hay energía y entusiasmo para rato. Fíjense, sino, en la extensión de este post sobre un récord en definitiva irrisorio en términos de masividad.

———————————————————————-
* Entre las 21 del domingo 27 de febrero y las 9 del lunes 28, Espectadores recibió 25 mil visitas únicas (casi la misma cantidad que en todo agosto).