Dos dolores

Quizás las tapas de Crónica y Diario Popular hayan sido las más atinadas a la hora de sintetizar la conmoción que el asesinato de Candela Rodríguez causó ayer por la tarde en la opinión pública argentina. ¿Cómo no va a doler el golpe que provocaron la trágica noticia y el dato del reconocimiento del cuerpo (la madre debió acudir al descampado y asomarse a la bolsa con los restos para, ahí mismo, identificar a su niña de once años)? ¿Cómo no sentir empatía por los familiares y amigos que también son víctimas de un ajuste de cuentas de tipo mafioso?

La hipótesis de la venganza remite a la práctica del ojo por ojo, que el crimen organizado exacerba o desequilibra cuando -a tono con la metáfora- no se cobra un ojo por un ojo, sino una cabeza o un corazón por un ojo. La mafia sanciona de la manera más cruenta o, como dice el cine, “pega donde más duele” (otra vez el verbo utilizado por Crónica y Diario Popular).

Siempre según esta hipótesis, el padre de Candela habría sido el verdadero destinatario de la vendetta. Nada más certero que arrancarle la hija.

Además de este dolor instintivo y empático, algunos espectadores sufrimos otro de igual magnitud cuando anoche prendimos la tele y navegamos nuestras redes sociales. Las ironías sobre la “sensación de inseguridad”, los pedidos de mano dura y pena de muerte, la politización del delito también lastiman.

¿Cómo entender que quienes lloran y condenan una muerte producto del ojo por ojo (o corazón por ojo) exigen combatir la delincuencia con una práctica similar? ¿Cómo piden institucionalizar sanciones parecidas a las ejecutadas por los verdugos de Candela? ¿Cómo se atreven a proponer la bestialización (con perdón de las bestias) o la criminalización de la propia Justicia?

Anoche, ante las cámaras de TN, una vecina de Hurlingham gritaba “gracias, medios, por estar con nosotros” y tras cartón preguntaba “¿de qué sirven las elecciones?; ¿para qué sirven si pasan estas cosas, si estamos gobernados por todos mafiosos?”. Este salto de un hecho delictivo particular a la satanización del sistema político y democrático es irreductible a un simple exabrupto.

En realidad, se trata de un discurso con asidero en los medios tradicionales y en los más nuevos como Twitter o Facebook. El delito se convierte en excusa ideal para tratar de “yegua compra votos” a la Presidenta o para ironizar sobre cuánto “nos importa la violencia cuando la economía anda bien”.

Ante tanta impunidad verbal, invito a leer estas palabras del Dr. Raúl Zaffaroni, extraídas del primer capítulo del compendio La cuestión criminal.

En cualquier lugar de este planeta se habla de la cuestión criminal con ese “se” impersonal del palabrerío, que admite que “casi todos” se crean dueños de la verdad o al menos emitan opinión. Se la aborda como un problema local (municipal, provincial, nacional), cuya solución pasa por condenar a uno u otro personaje o institución.

Sin embargo, este problema puede resolverse sólo en parte en esos niveles, porque en realidad posee un entramado mundial. Si no comprendemos ese entramado, siempre moveremos mal las piezas, perderemos partida tras partida y pondremos en juego una encrucijada civilizatoria, una opción de supervivencia, de tolerancia, de coexistencia humana.

Ojalá estos párrafos sirvan para apaciguar el segundo dolor que el crimen de Candela causa en no pocos argentinos, y para resistir esa otra violencia que las buenas conciencias exigen y legitiman en nombre de la Seguridad.

Published by

María Bertoni

Nací en la Ciudad de Buenos Aires, el 13 de septiembre de 1972. Trabajo en el ámbito de la comunicación institucional y de vez en cuando redacto, edito, traduzco textos por encargo. Descubrí la blogósfera en 2004.

21 thoughts on “Dos dolores

  1. Describiste como nadie, lo que siento y pienso ante esta situacion.
    Sin mas nada que agregar.

    Y el extracto del párrafo, es tal cual.

    Salute!
    Nico

  2. No se para que sirven los medios en estos casos, ni la Red Solidaria ni los blogs ni los famosos que hacen no se que cosa , ni las redes sociales.

    En realidad, creo que por un lado están los poderes del estado que son los responsables de la seguridad pùblica , y por otro lado todos esos periodistas, entrevistados y entrevistadores, tuiteros, JuanCares, AdriánSuares y foristas y vecinos que gritan antes los movileros. No están obligados a nada y entonces pueden tirar buena onda o mala o hacer lo que se les da la gana sin resultados, sin control, sin responsabilidad , sin riesgos de quedar pegados a los fracasos y siempre beneficiarios del cariñó de la población que percibe ese esfuerzo por la notoriedad como un servicio pùblico.

    Pero, la seguridad – incluso en ajustes de cuentas – es responsabilidad del Estado.

    Sinceramente, no se me ocurre que se pueda secuestrar a una nena, tenerla una semana en el medio de grandes rastrillajes, helicópteros, intervención del Gobernador y la Presidenta, y tirarla en un sitio muy transitado, (Gendarmería vive haciendo retenes sobre la autopista, a 50 m) sin intervención de la policía, sin alguna complicidad, sin que por lo menos alguien libere la zona.

    Una vez que nos desmarcamos de los que dicen que es culpa de la yegua , podemos opinar – como en el caso Pomar – sobre el escaso resultado de tanto circo. Si este fue un problema interno de una banda – como todos dicen – tal vez ahora la Ministra de Seguridad deba encarar la lucha contra la peor banda de la Provincia de Buenos Aires.

  3. Me gusto muchisimo.
    Lo comparto en Facebook. Gracias por la ayuda a la reflexion y a dejar de ser desde lo más pequeño un pais donde rápidamente pasamos del amor al odio, mezclamos todo, opinamos sobre cualquier cosa impunemente y terminamos de Candela a presidencia en menos que canta un gallo.

    Ojala dejemos ese perfil tan de meter todo en una misma bolsa de gatos que nos aleja tanto de una mirada mas adulta, mas prunda, en definitiva, mas comprometida.

    Saludos!

  4. Nico, Martincho, gracias por sus comentarios.
    Qué memoria tienen algunos… Es cierto que la canción “El odio” ilustra muy bien el proceso de retroalimentación que termina magnificando y extendiendo el alcance de la violencia.

    Bienvenido a Espectadores, Marcelo C.. Gracias por compartir este post con tus contactos. Me sumo a tu deseo de abandonar la costumbre de meter todo en una bolsa de gatos.

    Desde ya, Jorge, la seguridad ciudadana es responsabilidad del Estado y, de haber habido una zona liberada, éste no sería el primer caso ni en Argentina ni afuera.

    Meses atrás, tal vez el año pasado, el Dipló publicó un interesante artículo* sobre la dificultad que nuestros gobiernos nacionales y provinciales posteriores a 1983 enfrentan a la hora de desbaratar la connivencia entre las fuerzas de seguridad y la delincuencia. Me pregunto cuánto habrá avanzado la ministra Garré en este sentido…

    Algo similar muestra la película Gomorra de Matteo Garrone. Después de la famosa iniciativa “mani pulite“, el Estado italiano no parece muy capaz de desarmar los engranajes que el crimen organizado de aquel país instaló en todos los estamentos de la sociedad italiana, incluidas las cumbres de la administración pública.

    El problema es más complejo de lo que parece porque, como explica Zaffaroni a lo largo de La cuestión criminal, esconde un entramado histórico e internacional que se encuentra por debajo de la punta del iceberg local, en este caso el asesinato de Candela.

    Para despejar dudas y evitar malentendidos, vale aclarar que este post no pretende ningunear la responsabilidad del Estado y de los gobiernos en materia de seguridad pública. Tampoco busca excusar lo que tan atinadamente señalás como desenlace sospechoso.

    Igual que las redes sociales (y tal vez los medios tradicionales), los blogs sirven para poco y nada. Ante una tragedia como ésta, yo simplemente recurro a Espectadores para expresar lo que siento: dos dolores en esta tristísima ocasión.

    —————————————————
    * Lamentablemente no lo encuentro en Internet.

  5. En principio gracias, gracias por interpretarnos y compartirlo.

    Respecto tus y nuestros amigos de Facebook, en referencia a la imagen que recortaste “ME DAN GANAS DE IRME DE ACA” no puedo evitar una violenta reacción contra cualquiera que pretenda impedírselo.

    Y sobre el papel de los medios, lo que muchos compartimos en nuestros muros:
    ‎”Un crimen, un robo, un asalto, un homicidio son sucesos sin repercusión social, despreciables y previstos en el equilibrio colectivo. El delito mayor es darles una divulgación indebida, repartirlos por todos los ámbitos, redactados por plumas expertas en sensacionalismo, bajo títulos pomposos, como si se quisiera que todos los hombres tomaran por modelos las fechorías que relatan. Más delito que el delito es la publicidad morbosa del delito”
    Raúl Scalabrini Ortiz

    Nagus

  6. Durante estos últimos días tuve necesidad de escribir, como hago algunas veces, acerca de esto que estaba sintiendo en relación a la desaparición de Candela y no pude. Creo que es muy difícil porque todo esta inundado de sentimientos encontrados, de dudas, sospechas y sobre todo falta de información o mejor dicho, dudas sobre la veracidad de esa información.
    He leído y escuchado cosas que me dolían tanto como la muerte de esta niñita y que esos comentarios los hagan la madre o la vecina son esperables debido al dolor de la tragedia, pero cuando se levantan voces llenas de odio, para sacar ventaja política, y en esto incluyo a algunos medios de comunicación, siento que todo se vuelve miserable.
    Los blogs y las redes sociales no solucionan ninguno de los problemas que nos aquejan, pero sí sirven para expresarnos, que no es poco.
    Compartí tu nota en mi facebook porque pudiste poner en palabras aquello que yo no pude
    Gracias.

  7. Lei varios blogs antes q este La palabra dolor esta en muchos La palabra indignaciön en otros .Hay mucho q decir y pensar como siempre .Tu post es como siempre abarcador de varios aspectos y tus comentaristas son un lujo María
    Opino :
    La cobertura mediática exhaustiva ,agobiante en algunos canales mostró mucho compromiso de funcionarios políticos ,policiales ,peritos ,agentes ,redes ,ONG ,gente pública y comun TODOS involucrados Todos con ganas de esclarecer y ayudar .
    Eso es bueno para un país pero no sé si fue bueno para el caso .
    No fue eficaz al menos .
    Un vecino al q le requisaron la casa tres veces dijo “Todo es poco ,q revisen todas las veces q quieran “Me dio ternurita
    (Pensé :se podrá armar una brigada específica para desaparición de personas con un equipo de especialistas investigadores y de especialistas para los familiares .??Habrá ya una y yo no lo sé ?Habrá algo parecido a Missing Children o Red Solidaria pero estatal ???’)
    La poli actuó presionadisima por todo .Primero por el ocultamiento de familiares y amigos (no del todo inocentes)luego por los funcionarios políticos y luego por la primicias reveladoras de los medios depredadores .
    Dijo Echarri :”Este es otro país·” .
    Si es otro país (mejor creo yo) pero los buitres necrófilos mediáticos son los mismos de siempre y ahora estan frente a un festín .
    Esperemos a ver q ocurre .
    Pd .Q levantes los insultos a “La yegua “no me gustó No ayuda en nada .

  8. Hola María.
    Conocí tu blog a través del post de Marcelo C., un colega digno de ser seguido, por su capacidad de relatar la realidad de nuestra profesión (la de contadores públicos) en pasos de comedia, haciéndonos más llevadero lo cotidiano, ayudándonos a reirnos de nosotros mismos.
    El “caso Candela”, como de ahora en más será referenciada la investigación de la muerte de esta pobre víctima inocente, más allá de que se trate o no de un ajuste mafioso como se vaticina en los medios desde la aparición de su cuerpo sin vida, pone una vez más en evidencia la falta de valores y de “códigos”, no sólo entre la propia delincuencia sino también en nuestra sociedad como conjunto.
    Si bien coincido con tu planteo de fondo, y comparto tu visión de que nuestra sociedad suele mezclar todo, poniendo cotidianamente la biblia junto al calefón, también es cierto, como dice “jorge gomez” en su comentario, que “la seguridad – incluso en ajustes de cuentas – es responsabilidad del Estado”.
    Por eso, sin perjuicio de la grandilocuencia de palabras del Dr. Zaffaroni que citas de su obra “La cuestión criminal”, lo cierto es que él también es parte de ese Estado ausente, teniendo una gran responsabilidad, tanto por su profesión de abogado como por su investidura, en la reconstrucción y profundización de esos “valores” perdidos.
    Es por eso que, más allá de aceptar sin hesitación alguna que su aporte doctrinario al estudio de la dogmática penal ha sido muy valioso, lo cierto es que a través de sus acciones tampoco ha sido capaz de demostrar la grandeza suficiente que debe ser requerida a un magistrado de nuestro Supremo Tribunal, garante de los principios, derechos y garantía contenidos en nuestra carta magna, y acérrimo defensor de la institucionalidad.
    Y lo digo no sólo por las recientes imputaciones que lo vinculan con actividades prostibularias, las que seguramente no irán más allá del anegdotario de nuestra decadencia, sino en la sistemática defensa que durante su vida profesional y personal ha hecho a las corrientes finalistas del derecho penal, que también han contribuido en generar esa sensación de impunidad entre quienes delinquen, por minimizarse la percepción del riesgo que involucra cometer actos disvaliosos, con el aparente fundamento de garantizar sus derechos, intentando convencernos que todos somos culpables de sus desdichas y que han elegido el camino del delito y el desprecio por la vida humana porque la propia sociedad los ha impulsado a ello.
    Creo que debatir estas cuestiones despojados de preconceptos nos puede ayudar a contruir nuevos acuerdos y reglas de convivencia.
    Por eso te felicito en tu emprendimiento. Estos foros sin duda son un camino para la reflexión.
    Uncálido saludo

  9. Sin dudas, casos como éste provocan sentimientos encontrados, Gabriela. A veces escribirlos o transcribirlos ayuda a desmenuzarlos y a distinguir los que realmente nos representan. Gracias por compartir el post en tu muro de FB.

    Mabel, creo que estamos en un momento bisagra en el que la Argentina todavía arrastra viejas taras mientras emprende un proyecto nuevo que molesta/escandaliza a tantos e involucra/entusiasma a tantos otros. No es fácil atravesarlo pero pienso que es mejor que seguir estancados en un mismo y centenario lugar.

    Tomo nota del disgusto que expresás en tu posdata. En mi opinión las capturas hacen las veces de “prueba”. Siempre pienso en la posibilidad de que algún extranjero desprevenido entre a Espectadores y crea que su autora miente o exagera cuando escribe sobre los insultos que algunos argentinos le dedican a la Presidenta de la Nación.

    Flavia, tengo un poco de miedo cuando las discusiones empiezan a girar en torno a las palabras “códigos” y “valores” porque son conceptos todo terreno, inobjetables en discursos abstractos pero sujetos a mucha discusión (a veces a discusiones bizantinas) en cuanto abordamos datos y hechos concretos.

    Espectadores le ha dedicado bastante espacio al Dr. Zaffaroni, y este post en particular generó una discusión muy tensa que no quisiera retomar. Dicho esto, sí me permito decir que este ministro de la Corte Suprema es un referente para mí. De hecho yo quisiera que el Estado argentino en general y el Poder Judicial y las facultades de Derecho en particular contaran con más funcionarios/jueces/docentes como él.

    Si tuviera que resumir tus críticas en dos palabras, elegiría “proxenetismo” y “garantismo”. La primera es una imputación que no comparto; la segunda simplifica y descalifica una manera de entender la cuestión criminal y la aplicación de justicia que a mi entender es la correcta (o la que más me convence).

    Es poco probable que lleguemos a un acuerdo pero, como bien sugerís, estos cruces de opiniones nos ayudan a reconocernos y respetarnos en la diferencia y con suerte a ejercitar nuestra capacidad de reflexión.

    Gracias por tu comentario y un cálido saludo para vos también.

  10. A Flavia Melzi: cuando decís ‘del anegdotario de nuestra decadencia’, es ‘anecdotario’, con ‘c’.

  11. JorgEl …tenemos poca tolerancia al disenso .Habló bien de nuestro Jorge , mal de nuestro Zaffaroni y le deseó lo mejor a nuestra María.
    Buen balance .Además nos ayuda a definir posiciones .y leer a María q defiende con argumentos sus opiniones .Una delicia !!

  12. Antes que nada, muy buen post y comparto las opiniones de todos, salvo la de Flavia.
    Creo que discutir sobre las ideas de Zaffaroni es desviar el tema central (como bien dijiste, María, hay otro post donde el tema está extensamente discutido), por eso me contengo de responder punto por punto ese comentario.
    Igualmente quisiera preguntar, a criterio de Flavia, cuál es el mejor modelo judicial que resolvería nuestro aparentemente terrible drama de inseguridad. ¿El modelo de cuál país podemos tomar? ¿Qué estadísticas tenemos?

    Acá dejo un par de referencias para revisar (debe haber mejores, no soy experto, pero no son del INDEC):
    “Según Missing Children, en EEUU cada 40 segundos un niño es denunciado como desaparecido o secuestrado.”

    http://www.freelegaladvicehelp.com/criminal-lawyer/kidnapping/World-Kidnapping-Statistics.html

    http://kidsfightingchance.com/stats.php

  13. Hay días en que es mejor encerrarse un poco en los libros. Esta semana será una de esas. Pelis, series, teatro, libros. Me hago menos mala sangre

  14. No podemos definir aquí cuál es la filosofía del derecho penal idónea para solucionar nuestros problemas , (no es tan simple el finalismo), ni levantar el dedito para decir que el problema es la policía (como siempre sugiero yo), ni los políticos kirchneristas o los duhaldistas o los inmigrantes o la mano dura o blanda o los villeros o nuestra decadencia que empezó en los 90/la dictadura/el peronismo/la cisis del 30/Tinelli/ y otras supersticiones.

    Lo mas difícil – en realidad – es bajar el dedo y escuchar, para confrontar y mejorar nuestra mirada. Esto es algo bastante ajeno a Internet, pero que en Espectadores suele pasar gracias al espíritu de su lideresa (?) , a pesar de que nosotros también tendemos a veces a comportarnos como una bandita de amigos y a expulsar a los “distintos” .

    A mi me daba mucha vergüenza ajena ver a los que reclamaban que la Presidenta allanara los prostíbulos y terminara con “la Korrupción y que se fuera Garré” (los mismos ahora dicen que la mamá de Candela es puntera K) , pero también me molesta la rapidez oficialista para aclarar que este no es un problema de inseguridad , sino un ajuste de cuentas , casi como un problema de violencia familiar.

    Aclarado esto – y ya lejísimo del tema del post, como buen comentarista – quiero aburrir con el tema de la irresponsabilidad de los medios , las ONG y los artistas(¡Blumberg!), que luego de agitar a la población con la pobre niña secuestrada por una red de trata *, ahora la agitan con la novedad de que los culpables son los padres, finalmente una banda de (presuntamente) peligrosos narcos.

    *Consiganmé un caso probado – uno solo- de secuestro para prostitución de una niña (menor de 14) en Argentina en los últimos 20 años.

  15. Cuando suceden estas cosas los miserables se rasgan las vestiduras, pero si aparece un Cristo lo crucifican. Cada uno se haga cargo.

  16. Un humilde aporte, para que leamos con cuidado
    1) a la mañana , los periodistas nos dijeron que apareció la casa donde estuvo la niña (después llegó la policía)…………. (click)
    2)a la tarde, apareció una señora escandalizada porque se le metieron en la casa………………………………………………. (click).
    3)en menos de 24 horas, fin del verso……………………. (click)

  17. Jorge ;
    1.La dueña de la casa habia aparecido antes de ayer pero en un canal ,,,en los otros seguían con la hipotésis de “Hallaron la casa del secuestro y levantaron evidencia o pruebas ?()”Igual no explicó el misterio del pilote pintado de amarillo .
    Lo q yo veo es q a todos los periodistas parece q les gusta quedarse con las hipotésis
    Las pruebas y las refutaciones no son motivo de análisis .Las certezas menos .
    2.Por lo q leí de refilón hoy en Clarin (perdón ,pero estaba ahi y lo leí ,con espíritu crítico claro)el padre de Carola es un político conocido en San martín ,peronista pero no K .Carola parece q arrancó el nombre del intendente de Hurlingham de una corona porq esta enojada con todos los k ,porq no llegaron a tiempo ,
    Yo creo q el poder actúo y se preocupó ,,otro tema es la eficacia pero habría q reconocerselo a Scioli ,a CFK y MSabattella y L.Acuña .
    Este caso genera mucha pena por la víctima ,mucho asco por los medios y tb asusta un poco por la familia tan ·enredada “en un círcuíto delictivo haciendo una vida “normal ”
    También estoy enojada conmigo porq sigo opinando y ya esta ,,ahora habria q esperar q se haga justicia

¿Con ganas de opinar?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s