Entre la cobertura occidental de la ofensiva contra Kadafi, unos consejos anti-manipulación

Según esta presentación, Investig’Action es un sitio colectivo belga sin fines de lucro que desde 2004 se propone «decodificar la información y difundir textos de ciudadanos sin voz en los medios tradicionales». Su especialidad es la actualidad internacional, y su fundador Michel Collon es autor de dos documentales y seis libros (el próximo 8 de septiembre saldrá a la venta su último trabajo, Libia, OTAN y las mentiras mediáticas).

Ante la cobertura que los medios occidentales (entre ellos, los argentinos) le dedican a la ofensiva contra Muammar Kadafi, Espectadores traduce parte de uno, dos artículos elaborados para combatir los riesgos de la manipulación (los links incluidos no figuran en el texto original; son un aporte de este blog).

<><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><>

Como en este momento no estamos in situ, no podemos ofrecer información de primera mano. En cambio, escribimos este artículo después de haber recibido algunos mensajes que fuentes seguras nos envían desde Trípoli.

También recordamos las mentiras mediáticas de guerras anteriores. Por eso, apelamos a la prudencia y señalamos los siguientes cuatro puntos.

1) Toda foto puede ser manipulada.
Desde el momento en que una imagen no dice automáticamente quién hace qué, cuándo, dónde y porqué, estos datos pueden ser interpretados y deformados por un anclaje verbal que no podemos verificar y/o por una edición que impone cortes, collages, amalgamas a la realidad retratada.

Ejemplo: cuando la invasión a Bagdad, los medios difundieron el plano general de una «multitud» empecinada en derribar una estatua de Saddam Hussein. Un plano más amplio demostró luego que no había más que una decena de personas, que además eran agentes de los Estados Unidos.

2) ¿Se informa con fundamento o bien se propaga rumores?
¿Cuáles son las fuentes? ¿Conocemos la otra versión? ¿Correctamente presentada? En caso negativo, ¿por qué le retacean espacio?

Ejemplos: otra vez en Irak, nunca se probó la existencia de armas de destrucción masiva. En cuanto a Afganistán, tampoco se probó la culpabilidad talibana en los atentados de las Torres Gemelas. En Libia, ¿qué pruebas hay del bombardeo de Kadafi a la población y de las seis mil víctimas libias?

Por el momento, todos los periodistas de las agencias de noticias occidentales como AFP o Reuters se encuentran atrincherados en un hotel. Los comunicados provienen de la oposición libia y de la OTAN.

3) ¿Los medios se refieren a los intereses en juego?
¿Replican la propaganda de una de las partes involucradas o revelan los verdaderos intereses económicos y estratégicos del enfrentamiento?

4) El análisis de un comunicado convertido en cable
El 20 de junio pasado, la alianza atlántica bombardeó la residencia de Khouildi Hamidi en Sorman, y mató a trece civiles (entre ellos una mujer embarazada, cuatro niños y un bebé). Ese mismo día la OTAN publicó un comunicado de prensa donde justificó su acción.

A continuación, el análisis de Investig’Action que el 10 de agosto desarticuló el mensaje por frases al mejor estilo Chequeado.com.

«La OTAN golpea un centro de comando y control militar«.
>>> FALSO
. Fuimos al lugar: nada indicaba que estuviéramos ante un objetivo militar. Además, el día previo al bombardeo, toda una familia se había reunido para festejar un cumpleaños. ¿A quién, en tiempo de guerra, se le ocurriría reunirse en una sede militar?

«Nápoles. La OTAN tiene conocimiento de los partes según los cuales uno de sus raides aéreos habría atacado un edificio residencial cerca de Sorman, al oeste de Tripoli, temprano este lunes a la mañana. Luego de un control muncioso, la OTAN está en condiciones de confirmar la información: se trató de un golpe de precisión que apuntó a un objetivo militar legítimo, a saber, un centro de comando y control directamente implicado en la coordinación de ataques sistématicos contra la población libia«.
>>> VERDADERO
. Efectivamente se trató de un «golpe de precisión»: los ocho misiles destruyeron por completo varios edificios preservando algunas casas y la mezquita de los alrededores.

«Aunque no está en condiciones de confirmar la existencia de víctimas, la OTAN lamentaría toda pérdida civil y hace todo lo posible por evitarlas. Esta conducta es diametralmente opuesta a la del régimen de Kadafi, que persiste con su política de violencia sistemática y sostenida contra la población libia«.
>>> MALA FE
. Al día siguiente del bombardeo, la prensa acudió al lugar y constató la muerte de una quincena de personas, entre ellas algunos niños. Varios diarios difundieron esta información online a partir del mediodía.

«Un análisis riguroso basado en una misión permanente (y de varios días) de investigación, vigilancia y reconocimiento arrojó que las instalaciones objeto del raid aéreo fueron identificadas como un centro de comando y control militar. La OTAN no ataca contra personas específicas«.
>>> VERDADERO
y FALSO. La precisión de los bombardeos sugiere que la OTAN tenía un espía en el lugar. De ser así, este espía no podía ignorar que habría una fiesta. De esto se deduce que a la OTAN no le importó la presencia de «personas específicas».

«‘Este golpe desestabilizará de manera importante a las fuerzas del régimen de Kadafi, empecinadas en continuar los asaltos bárbaros contra el pueblo libio’, declaró el General Charles Bouchard, comandante de la operación Unified Protector«.
>>> SIN SENTIDO
. Como el objetivo no fue militar, su destrucción no redujo las fuerzas de Kadafi. Por otra parte, desde el ataque, cientos de libios se reúnen cada día en el lugar para expresar su solidaridad con la familia Hamidi. ¿Habría sido éste el caso si el objetivo realmente hubiera sido un centro militar responsable de una represión «bárbara»?

«La OTAN continuirá su misión de protección de la población libia, en total conformidad con la resolución 1973 del Consejo de Seguridad de la ONU«.
>>> FALSO
. La resolución 1973 de la ONU autoriza una intervención para proteger a poblaciones y zonas civiles «amenazadas de ataque». En principio, el bombardeo a la residencia de Hamidi no respondía a tal objetivo.