La mejor de Amy Winehouse

Es probable que, después de «Rehab», «Back to black» haya sido el segundo hit más escuchado de Amy Winehouse. El sábado pasado, cuando los medios anunciaron el fallecimiento de la cantante británica, seguidores y no tanto recordamos ambas canciones, menos por el éxito alcanzado años atrás que por la pertinencia de algunos versos ahora devenidos en presagio.

En YouTube, no tardaron en agregarle la sigla RIP (o QEPD) a una copia del videoclip de «Back to black», subida en enero de 2008. La leyenda cierra con moño tétrico las imágenes de una Amy de luto, acompañando un coche fúnebre, cantándole a un amante recién cremado y a punto de ser enterrado.

El castellano no puede replicar el juego de palabras entre «back» y «black». Por otra parte, tres términos no le alcanzan para expresar la idea de regreso a una oscuridad que representa distintas muertes (el video privilegia la física, en parte porque es la más evidente, en parte porque la estética lúgubre vende).

En contra de lo que muestra el corto aquí publicado, Winehouse no le canta a un amante fallecido sino a aquél que se va con otra. «Vos volvés con ella y yo vuelvo con nosotros» entona, antes de ampliar -o tal vez corregirse- «vos volvés con ella y yo vuelvo a la oscuridad».

Esta oscuridad resulta peor que la muerte convencional. Muchos la conocemos: es una suerte de agujero negro donde caemos conscientes de nuestra desgracia (es decir, del abandono del que fuimos objeto) y donde la existencia pierde su sentido pasional para convertirse en mero transcurrir biológico.

«Morí cien veces», frasea Amy, y la condena de regresar a la oscuridad suena a castigo divino en tiempos de la Antigua Grecia.

La estrofa donde Amy canta siete «black» es clave. Además de su voz, están las pausas y las campanadas que recrean la caída al vacío, la sensación de muerte en vida que provoca el adiós forzado, apresurado y despiadado («amarte mucho no es suficiente / sólo nos despedimos con palabras»).

Para algunos «Rehab» o «You know I’m no good» serán las mejores canciones de Winehouse. Para quien suscribe, ninguna como «Back to black».

——————————————————————
PD. Esta mañana en Magdalena tempranísimo, el impreciso Gustavo Noriega se refirió a la muerte de la cantante londinense y bautizó el álbum Back to black (que retoma el título de la canción aquí comentada) como Back to blue.