Caminando con Antonio Machado

Por La Resistente
—————————-

Un piano de cola, una silla y un atril. Uno hombre joven interpretando música de Isaac Albéniz, Wolfgang Amadeus Mozart, Federico Chopin, Franz Liszt, Ariel Ramírez y suya. Un hombre maduro, sin afeitar, con sobretodo gris, sombrero, lentes y bastón diciendo poesías. Nada más y nada menos para crear un gran momento de profunda emoción.

El miércoles pasado los textos de don Antonio llegaron al público de La Trasienda con toda la intensidad de su contenido y el encanto de su forma gracias a la dicción perfecta, al cuidadoso manejo de la voz y al respeto por la cadencia de los versos con que José Sacristán abordó cada palabra, sonido, silencio.

Una lección de buen decir que reveló toda la belleza del idioma castellano tan vapuleado en nuestros días por locutores, comunicadores, políticos y hasta por ciertos actores. Y cómo no rescatar también la sobriedad y entrega de Facundo Ramírez, anticipando o acompañando los poemas con el piano.

Tardías gracias, pues, a los tres hacedores de Caminando con Machado por tan entrañable espectáculo.

————————————————————–
PD. Después de su presentación en la Ciudad de Buenos Aires, Sacristán y Ramírez prosiguen con una gira que incluye al interior del país. El domingo pasado por ejemplo, la cita tuvo lugar en Tres Arroyos.