Clarín, el caso Noble Herrera, y el arte de titular

Imaginemos que las pruebas de ADN se hacen con absoluta rigurosidad. Imaginemos la confirmación científica de que, efectivamente, Felipe y Marcela Noble Herrera son hijos de desaparecidos. Imaginemos el procesamiento de Ernestina bajo el cargo de apropiación y complicidad.

¿Clarín publicará títulos tan burdos?