A 40 años de Imagine

Es probable que el 11 de octubre próximo los medios celebren los cuarenta años del lanzamiento del single «Imagine» (según Wikipedia, tuvo lugar en los Estados unidos en 1971, cuatro años antes que en Gran Bretaña). A modo de homenaje anticipado, Espectadores traduce este post del periodista francés Daniel Ichbiah sobre cómo y porqué la canción de John Lennon se convirtió en himno universal.
——————————————————–

Cuando salió a la calle en 1971, el sencillo Imagine alcanzó la tercera posición en el hit parade americano. La canción gustó por sus lindos solos de piano, una melodía agradable y un tempo lento. John Lennon contó que la compuso inspirado en Grapefruit, libro de poemas que Yoko Ono escribió de cara a una nueva vida, con versos como «imagina que eres un fruto». 

A diferencia de lo que sucede hoy, en aquel entonces se le prestó poca atención a la letra: detrás de esa forma romántica y calma, pocos reconocieron el contenido subversivo, contrario a los principales valores de la sociedad estadounidense. Pero, al parecer, el tiempo hizo de «Imagine» algo más que una simple canción. 

El 8 de diciembre de 1980 fue una fecha clave. De hecho, días después del asesinato de Lennon, miles de fans se reunieron en el Central Park y se dirigieron al edificio Dakota para rendirle homenaje. Allí cantaron «Give peace a chance», hicieron diez minutos de silencio y soltaron miles de globos blancos.

Por su parte, la ciudad de Nueva York organizó una acto de conmemoración a gran escala. Un mosaico con la palabra «Imagine» fue colocado otra vez en el Central Park, cerca del mismo edificio donde vivió John.

En Inglaterra, el single había salido con cuatro años de retraso y alcanzado una sexta posición en el ranking musical. Poco despúes del asesinato en 1980, la canción volvió a lanzarse; se mantuvo en el primer lugar durante tres meses hasta que la desplazó «Woman», también de Lennon.

En 1982, WABC, una de las principales radios de USA (nacida en 1921), decidió cambiar de formato, es decir, dejar de difundir música para dedicarse exclusivamente a los talk-shows. Se generó entonces un gran debate interno sobre cuál sería el último tema emitido: ganó «Imagine».

En 1988, se estrenó el documental Imagine: John Lennon que contaba la historia del ex Beatle y que le devolvió protagonismo a la canción. La película incluía una escena donde John la toca en un gran piano blanco Steinway.

En 1994, Forrest Gump trucó un encuentro televisivo entre Lennon y el personaje interpretado por Tom Hanks. En este ejercicio de ficción el músico habla de un lugar sin posesiones ni religiones. La referencia es explícita.

En 2002, Guinness World Records encargó una encuesta para conocer la canción preferida de los británicos: «Imagine» terminó en un segundo puesto detrás de «Rapsodia bohemia» de Queen. El 9 de diciembre de 2004, la revista Rolling Stone publicó una lista con las 500 mejores canciones de todos los tiempos: «Imagine» ocupó la tercera posición detrás de «Like a rolling stone» de Bob Dylan y «Satisfaction» de los Rolling Stones.

El mismo año pero en Canadá, una encuesta coronó a «Imagine» como «la mejor canción de los cien últimos años». En 2005, un sondeo a cargo de Virgin Radio concluyó que, para el público británico, se trata de la canción n°1 (la n° 2 es «Hey Jude» de los Beatles). El 12 de septiembre de 2006, los australianos la votaron como la «mejor de todos los tiempos».

Por otra parte, «Imagine» inspiró numerosos covers e integró el repertorio de actos de apoyo a causas humanitaria. Por ejemplo, la interpretaron Neil Young (el 21 de septiembre de 2001, en homenaje a las víctimas del atentado a las Torres Gemelas) y Madonna (en su Reinvention Tour de 2004 y el 15 de enero de 2005 en un concierto en Londres a favor de las víctimas del tsunami). En distintas circunstancias, también la versionaron Liza Minelli, Randy Crawford, Jack Johnson, Herbie Hancock y la banda A Perfect Circle.

Curiosidad aparte, la canción también obtuvo el reconocimiento de varios dirigentes políticos. Cuando el 8 de diciembre de 2000 inauguró una estatua de Lennon en el Havana Park de Cuba, Fidel Castro dijo compartir «todos los sueños» del músico. En 2003, Bill Clinton la entonó en el cumpleaños 80 de Shimon Peres: lo secundaron cuarenta niños israelíes y cuarenta niños árabes.

En 2006, el también ex Presidente Jimmy Carter declaró: «en muchos países del mundo, y yo visité casi 125, se puede escuchar Imagine casi tantas veces como el himno nacional». Ni el propio Lennon habrá soñado llegar a tanto.

——————————————————–
Nota al margen
Si de referencias cinematográficas se trata, bien vale citar la última película de los argentinos Gastón Duprat y Mariano Cohn. De hecho, en Querida, voy a comprar cigarrillos y vuelvo, el protagonista Ernesto aprovecha su viaje al pasado para registrar a su nombre la versión en castellano de «Imagine» antes de que Lennon grabe la versión original.