Beatriz Sarlo en 678. Un epílogo ahí

“El cálculo de consecuencias no es mi fuerte” sostiene Beatriz Sarlo cuando Pablo Méndez Shiff le pide que evalúe el impacto de su visita a 678 (aquí la entrevista concedida el día después al diario El Argentino). Por otra parte, en el perfil que le dedicó el sábado pasado en La Nación, Jorge Fernández Díaz cita a la catedrática, ensayista, columnista: “No estoy escribiendo sobre el Gobierno ni los medios esta semana, y ni sueñes con que voy a ponerme con eso ahora”.

A priori, da la sensación de que Sarlo no hará público el balance que seguro pensó sobre su paso por el programa de Diego Gvirtz. A tono con otro pasaje del diálogo que transcribió el mencionado Méndez Shiff, es probable que la también guionista no quiera pronunciarse nuevamente sobre una experiencia malograda por la intervención de “personas aproximativas, más dominadas por sus gustos o sentimientos que por sus ideas”, y por lo tanto incapaces de sostener una discusión inteligente.

Lo curioso del caso es que las muchas repercusiones off y online a raíz de la emisión del 24 de mayo revelaron la existencia de más espíritus aproximativos y dominados (al margen del staff de 678) que desconocen el arte de la polémica. Si la hipótesis del párrafo anterior es válida, Sarlo habrá reprobado o descalificado la reacción apasionada de quienes redujeron el encuentro catódico a un partido de fútbol o a un ring de box (horror de horrores, en este escenario algún hereje podría referirse a la Maradona o Gatica de la retórica).

Si se me permite la familaridad, Beatriz tampoco habrá mirado con buenos ojos el videoclip Conmigo no, Barone ni el diseño de la remera reivindicatoria. Primero, porque estas ocurrencias son otro síntoma de afectividad. Segundo porque copian iniciativas filokirchneristas como este rap de Cristina y aquellas otras ropas con leyenda que Jorge mencionó en su post sobre la resignificación del insulto en tiempos de oficialismo 2.0.

Quienes vimos la emisión de 678 sin la imperiosa necesidad de declarar victorias y derrotas disfrutamos de una discusión que se desarrolló en un ambiente de respeto (los argentinos rara vez asistimos a un debate cuyos participantes se esfuerzan por escuchar al otro sin interrumpirlo). El “no seas insolente” que Sarlo le espetó a Gabriel Mariotto fue una reacción lógica en alguien convencido de que tarde o temprano será agraviado por encontrarse en la vereda de enfrente y por trabajar en medios opositores (La Nación y Radio Mitre en este caso): sin ese prejuicio, la ensayista habría entendido la pregunta del titular de la AFSCA como una chicana y no como la sugerencia de que Clarín le dicta ¡justo a ella! el contenido de sus análisis.

Podemos decir algo similar del “conmigo no, Barone”. El parate que inspiró el hit del momento detiene a tiempo una discusión sobre ética periodística que Beatriz (otra vez me disculpo por la licencia) parece haber querido evitar. De hecho, la clave no está en la acusación “vos trabajaste en Extra; vos trabajaste en La Nación” (queda bien para fraseo musical) sino en otros dos momentos: 1) cuando la catedrática pretendió cerrar la discusión con un condescendiente “es probable” (se lo dice a Nora Veiras que distingue entre “concesiones y concesiones” a propósito de Clarín y su tratamiento informativo de la causa por los hijos de Ernestina Herrera de Noble); 2) cuando después del “conmigo no” le deslizó al peor periodista de 2009 “vos te aguantaste hasta donde pudiste”.

Insolencia habría sido preguntarle hasta dónde aguanta ella.

Sarlo se despegó del planteo sobre ética periodística con un “llamá a alguien de Clarín (…) yo no voy a responder por ese medio”. Antes ya lo había evadido a Ricardo Forster cuando éste le pidió que definiera mejor al poder responsable de acumular sentido y producir opinión pública. La escritora contestó: “a mí me hicieron ver un informe sobre prensa; si vamos a filosofar sobre dónde está el poder podemos hacerlo pero me hicieron ver un informe sobre prensa al cual le faltan muchísimas cosas (…) pero dónde está el poder, sí, podemos discutir sobre dónde está el poder”.

Quizás Sarlo también piense que este circunloquio constituyó uno de los momentos más débiles de su exposición. A no ser que coincida con sus fans en que la argumentación a lo Panigazzi (“una cosa es una cosa y otra cosa es otra cosa”) sirvió para ponerles freno a los sofismas del único rival a su altura.

Al menos en las redes sociales, los detractores de 678 volvieron a criticar a la producción de Gvirtz, esta vez por las dos emisiones posteriores a la del 24 de mayo. Es decir, por “la bajeza” de los informes sobre lo registrado en vivo en el estudio de Canal 7 y sobre las repercusiones mediáticas.

En este punto cabe aclarar que al programa del 25 fueron invitados los historiadores Pacho O’Donnell, Norberto Galasso y Gabriel Di Meglio y al del 26, la socióloga María Pía López y el periodista de Página/12 Luis Bruschtein.

Ojalá la intervención de cuatro académicos haya convencido a Sarlo del interés de hacer público un balance final que algunos esperamos a modo de epílogo, para cerrar un debate que excedió el formato catódico y que al mismo tiempo puso en evidencia otra manera de hacer y consumir televisión. Sin dudas, las escuetas declaraciones a El Argentino son insuficientes en este sentido, además de impropias de una intelectual lúcida, osada, aguerrida.

————————————————–
Posts relacionados
678. La creación de otra realidad
678. Dos oportunidades perdidas

————————————————–
Actualización del viernes 3 de junio
El martes 31 de mayo, la agencia Paco Urondo publicó aquí la primera parte del diálogo que mantuvo con Beatriz Sarlo después de su paso por 678. El medio promete compartir el resto en futuras ediciones.

————————————————–
Actualización del domingo 5 de junio
El diario Perfil publicó hoy domingo en su versión online declaraciones de Beatriz Sarlo, entrevistada por Magdalena Ruiz Guiñazú, y un análisis de la famosa emisión de 678 a cargo de Eliseo Verón.

Publicado por

María Bertoni

Nací en la Ciudad de Buenos Aires, el 13 de septiembre de 1972. Trabajo en el ámbito de la comunicación institucional y de vez en cuando redacto, edito, traduzco textos por encargo. Descubrí la blogósfera en 2004.

25 respuestas a “Beatriz Sarlo en 678. Un epílogo ahí

  1. Hola María
    Celebro tu intervenciòn en este tema, del que tanto se habla. Yo ya no veo 6,7,8 pero pude mantener mi atención durante gran parte del programa que mencionás.

    Creo que el contrapunto Sarlo-Forster fue interesante y absolutamente inusual en el horario central de nuestra tv. En ese sentido, creo que estamos de acuerdo en que el programa fue mejor que las repercusiones posteriores.

    Toda la comunicaciòn masiva en nuestro medio está dominada por analisis amigo-enemigo que siempre reduce los conflictos a novelas o partidos de futbol, los banalizan, les bajan el precio . El programa de Diego Gvirtz participa activamente de esa estética (“Es el trazo grueso necesario para que se entienda” dicen los kirchneristas mas desvergonzados) . En esa armonía entre 6.7.8 y los opositores exultantes porque Sarlo lo hizo callar al malvado Barone se explican las pobres repercusiones del debate, que no generó opiniones sobre los interesantes temas que se rozaron sino sobre los modales de los panelistas.

    La televisiòn tiene dificultades obvias para presentarnos debates interesantes, . Sin embargo, el programa estuvo bueno y – vos tenes mucha razón – Sarlo haría bien en continuar el debate

  2. Gracias por el comentario, Jorge.

    Al menos en el trato a Sarlo, creo que los integrantes del panel de 678 abandonaron la modalidad del enfrentamiento “bélico” por calificarlo de alguna manera. En general la escucharon sin interrumpirla, no le exigieron respuesta cuando cerró abruptamente la discusión o cuando optó por la evasiva, y las chicanas ocasionales fueron exclusividad de Mariotto (aunque Carlos Barragán mechó algún chascarrillo). Sin embargo, esto no bastó para que Sarlo abandonara la postura defensiva y evitara los exabruptos que inspiraron las reacciones triunfalistas de quienes redujeron el encuentro a un River-Boca.

    Además de las intervenciones de Forster, me parecieron pertinentes las de Nora Veiras. De hecho me entusiasmé cuando la periodista abordó el tema de las concesiones en el oficio periodístico. También me pareció atinada su objeción al comentario de Sarlo de que Página/12 no publica notas críticas sobre el Indec. Éste es otro contrapunto que quedó picando y que la ensayista podría retomar en el texto solicitado a modo de epílogo.

    No soy espectadora asidua de 678 pero sí me gusta ver algunas emisiones en Internet por los análisis que en ocasiones suelen plantearse. La participación de ciertos invitados me resulta muy interesante; no así la rutina de los informes que repiten declaraciones y bajadas de línea hasta el hartazgo. Quizás en algún momento Gvirtz decida pulir esto (por lo pronto, más de una vez los mismos integrantes del panel criticaron al aire algunas decisiones editoriales de la producción: Sandra Russo sobre todo).

    Para terminar… Hoy María Pía López publicó en Página/12 este artículo de opinión sobre batallas y hegemonías, que claramente retoma conceptos discutidos el 24 de mayo sin mencionar ni a 678 ni a Sarlo. A lo mejor el texto de esta socióloga que Beatriz mencionó en su diálogo con El Argentino consigue una respuesta formal por parte de la ensayista, y así se cierre con moño el debate iniciado días atrás.

  3. Me parece que 678 tiene el mérito de haber puesto en evidencia el discurso mediático tradicional, que hasta hace no mucho era considerado una sumatoria de verdades reveladas. Yo creo en la explicación del “trazo grueso” que menciona Jorge, porque creo que la insistencia es una herramienta válida para desmontar discursos monolíticos de larga y amplia difusión: es un poco lo que hace Michael Moore para desestabilizar las verdades mediáticas que circulan en los Estados Unidos.

    Lo que más me gustó del debate del 24 de mayo fue algo que no vemos con frecuencia en nuestros medios: que los anfitriones de un programa admitan que un invitado cuestione al aire las formas del invitado al programa en cuestión. Hay que ver si tipos como Bonelli y Alfano o Nelson Castro o Magdalena Ruiz Guiñazú se bancan que alguien en su propio programa desnude y discuta la editorialización de los informes presentados.

    Además de las evasivas y exabruptos, le reprocho a Sarlo la minimización que hizo de la influencia mediática en el ciudadano común (dijo que son pocos los que leen las notas de opinión de La Nación y Página /12 como si la influencia mediática no se diera a partir de la construcción de una agenda y de una manera de abordar y difundir información) y la afirmación de que a un 70 % de los argentinos no les se interesa la política (como los informes de 678, la ensayista citó “estudios” sin mayores datos de referencia. Evidentemente tampoco previó el alto índice de repercusión del debate en las redes sociales, reuniones familiares, y en la calle).

    Creo que todos estuvieron nerviosos en el estudio aunque quien mejor supo disimularlo fue Forster. Sufrí un poco con el tartamudeo de Sandra Russo cuando quiso diferenciar recorte de tergiversación, y cuando dijo que le molestaría menos que la ridiculizaran mediante un montaje reiterativo que la acusaran de ganar lo que no gana (como hizo Perfil en enero de 2010: http://www.perfil.com/contenidos/2010/01/13/noticia_0039.html?commentsPageNumber=9).

    De todos modos, coincido en que la experiencia fue muy positiva y lamento la comparación con un partido de fútbol o un ring de Box. Para empezar Sarlo no es la Maradona ni la Gatica de la retórica.

  4. Retomo tres puntos de tu comentario, Martincho.

    1) Coincido con vos en que la mayoría de los programas periodísticos no admite cuestionamientos de sus invitados (cuestionamientos sobre el programa mismo, ¿no?). Dicho esto, habría preferido que en sus emisiones posteriores 678 cargara menos a Sarlo por su visión sesgada del recorte y retomara el tema de la editorialización propia. Habría sido doblemente interesante un ejercicio de autocrítica.

    2) A mí también me chocó que Sarlo argumentara con porcentajes respaldados por estudios no identificados y que redujera la influencia mediática a los artículos editoriales y de opinión. Para mí esto no fue una falla de argumentación sino la expresión de la subestimación que Sarlo sintió por sus interpeladores y que siente por el televidente promedio.

    3) El nerviosismo generalizado fue palpable (si de furcios se trata, Sarlo estuvo a punto de decir “lista sandwich” en vez de “lista sábana”). Creo que, para muchos, esta tensión fue uno de los anzuelos para seguir mirando el programa.

  5. Excelente analisis en el post y en los comentarios (Debo decir q mucho mejor q lo q vi y escuché por tv ayer Me obligan a leer del tema porq hay cosas q no vi )

    Ahora, como no estar a la defensiva si la Sarlo era ella contra todos ???
    Yo opino q la presencia de un opositor en ideas hace bien,q el debate hace bien q siempre enriquece q se reveen fundamentos q se afirman cuestiones Hay q pensar y no sólo atacar o defender .
    Yo pude atender a los tonos y no a los contenidos ,asi noté q Galende es cordial ,La russo esta enojada y Barone excluye y es soberbio .
    Hay mucho para decir y debo ver todos los link marcados y pensar .
    Me queda pensar: Nada de lo q dijo la Sarlo esta bueno???

  6. Es verdad que 6.7.8 será recordado por haber puesto en crisis la idea de que hay un periodismo objetivo y por haber demostrado que gran parte del periodismo y las empresas tienen mala fe.

    Pero hace por lo menos un año que ellos mismos forman parte del problema: Recortan, omiten, desinforman , editan hasta irritar a medio mundo (Dolina entre otros), se invitan entre ellos y parece que hay que felicitarlos porque una vez invitaron a Beatriz Sarlo y – si bien se turnaron entre varios para refutarla – la dejaron hablar.

    Anibal Fernandez, Mariotto, Luis Delía, Victor Hugo Morales, Gabriela Cerruti, suelen ser invitados a programas de TN y otros grupos mediáticos opositores y se han expresado sobre los asuntos de la comunicaciòn en la Argentina , Papel Prensa y el ADN de los niños apropiados por la viuda de Noble sin consecuencias. Sobre todo, ninguno de ellos fue recortado, refutado y burlado en emisiones posteriores, como se está haciendo ahora con Sarlo en 6.7.8 , maniobra que no me animo a decir qué adjetivo merece.

    Victor Hugo Morales expresa esas ideas todos los días en Radio Continental (entre Ruiz Guiñazú y Bravo): Critica largamente a Clarín y a los multimedios opositores y defiende al kirchnerismo desde una radio del Grupo Prisa, claramente opositor al gobierno.

    Yo soy (digamos, simplificando mucho) amigo de este gobierno y crítico de los medios concentrados en general y del gupo Clarín en particular desde antes de 6.7.8. Pero luego de los debates de la ley de medios y de la aparición de 6.7.8 en la crisis “del campo”, me parece que ya es tiempo de volver al periodismo . Quedó claro que el periodismo no podía ser objetivo, y mientras muchos periodistas tratan de hacer periodismo y no ser confundidos con las empresas en las que trabajan, Diego Gvirtz sigue haciendo chistes estúpidos y propaganda. Tal vez haya que preguntarle a Sandra Russo, Nora Veiras y Galende como quieren seguir el programa, y dejar a los Cabitos , Barraganes y al super irónico de Barone que hagan TVR o Duro de Domar o esos programas que siempre hizo Gvirtz , tan graciosos.

  7. Lei los links la nota de la Nación sobre la Sarlo :es romántica la nota ,la deja bien posicionada (casi un final chaplinesco le dio el autor).
    Leí otras cosas y me di cuenta q la Sarlo tiene una habilidad maravillosa para ningunear Y la verdad fue suavemente durisima (y aunq no adhiero a sus conceptos dejo en claro q Barone Barragan Mariotto Y Cabito se merecían el ninguneo) .Adhiero a l propuesta de Jorge hay q dejar de hacer propaganda y chistes y comenzar a hacer periodismo Esta demostrado q nos interesa . Creo q 6 7 8 ya hizo Patria kirchnerista y educo al soberano televidente Es hora de q nos dejen crecer y nos hagan repensar
    Sugiero debate entre Anibal F y La Sarlo No seria lindo???

  8. Un poco tarde respondo a tu primer comentario, Mabel.

    Al margen de los reparos que tengo con 678 (coincido con las críticas de Jorge), insisto en el interés del debate. Primero porque Sarlo se les animó a ¿siete? panelistas y dos invitados que están en las antípodas de su postura (cualquiera en su lugar hubiera estado nervioso y a la defensiva aunque -y esto lo digo sin ironía- ella no es cualquiera). Segundo porque este debate, nada soporífero, se dio en la televisión pública (sin un ápice de marketing ni de la “lógica comercial” que Sarlo mencionó para justificar la entrega de un Martín Fierro a Chiche Gelblung). Tercero por las repercusiones que, más allá de su calidad, nos obligan a pensar nuestro país en términos políticos, históricos, mediáticos.

    A mi juicio uno de los momentos más ricos del debate (y de Sarlo) fue cuando se trató el tema de la memoria, cuando ella insistió en la necesidad de un repaso autocrítico de nuestra conducta como sociedad en la guerra de Malvinas y en el Mundial del ’78 y cuando Forster reivindicó la manifestación del 30 de marzo de 1982 (en ese momento recordé este post de Jorge). Ahí hubo un esbozo de discusión sobre el rol del pueblo en ciertas conquistas políticas y sociales (en este caso, en la recuperación de la democracia).

    Otro momento interesante, que a mi juicio se truncó, fue después del primer informe. Los de 678 no se bancaron mucho la crítica a la editorialización del programa; ella no se bancó que Forster le pidiera precisiones sobre la construcción de poder disursivo y de opinión pública. Es una pena porque la charla había empezado bien, con una comparación entre medios nacionales e internacionales.

    A título personal, también rescato la insistencia en su postura sobre el caso de los hijos de Ernestina… aunque me habría gustado que se jugara un poco más y recogiera el guante de Veiras sobre ética periodística, es decir, sobre la libertad de conciencia periodística (y de paso cito este otro post de Jorge).

    Creo que, como otros intelectuales, Sarlo subestima a la TV y quizás por eso no se molestó en dar lo mejor de sí en 678. Por suerte, se la puede conocer más en estos uno, dos, tres últimos artículos que publicó en La Nación.

    —————————————————————————–
    PD. ¿Escribiste “Anibal F.” por Aníbal Fernández?

  9. María
    Es muy posible que el formato de la tv no sea muy piola para ese tipo de debates ( o que Sarlo tenga prejuicios) pero igual estuvo interesante. Recuerdo que hace varios años María Pìa López tenía en Ciudad Abierta un programa llamado “La Creciente” donde entrevistaba a intelectuales (Beatriz Sarlo entre ellos) para debatir temas vinculados a la dictadura y la violencia de los 70s. Sin publicidad, tranquilos y serios, el programa era apasionante. Es muy dificil reconstruir eso en la television abierta en horario central (y con Barragán esperando para hacerse el gracioso , entre otras escenas de TeVeErreismo explícito) pero podemos agradecerle al gupo de intelectuales y periodistas que intentaron debatir.

    Acerca de la joven Mabel, sí, seguramente escribió Anibal F por el ministro Anibal Fernández (los adolescentes tienen su idioma, viste). Es realidad Anibal Fernández es un intelectual capacitado para cualquier debate ( a pesar de su bigote de barón del conurbano) y sería una charla interesante.

  10. ¡Imaginate las repercusiones de ese debate, Jorge! Se me ocurre alguna danza del bigote (a favor y en contra de quien corresponda).
    Hablando en serio, lamento haberme perdido La Creciente (estas cosas me pasan por no ser una mujer de radio): por favor chiflame si alguna emisora lo repone.

  11. Ciudad Abierta es el canal de cable de la ciudad de Buenos Aires, María.

    Aquí, en el 2006, anuncian el programa. Yo recuerdo que vi entrevistas a Sarlo, Horacio Gonzalez, creo que Casullo…

  12. Es genial, los grandes medios destacan el “conmigo no” como lo mejor del programa, es decir, una respuesta que, así fuera de contexto, suena más prepotente que convincente.
    Me recuerda mucho al “por qué no te callas!” del rey Juan Carlos.

  13. Gracias DP .
    Ahora pensaba leyendo todo lo q se linkeo acá :
    1ºq de mutaciones ,virajes ,cambios hizo La Sarlo( casi tantos como yo )mientras q Chiche acentua su derechismo descalificante sarcástico.
    2 q divisoria marca la aparición de los K ,sobre todo CFK,q hace q algunas personas como La Sarlo o María Laura Santillan y /otros tengan q asumir q ven aciertos aunq no sean K.

    3 Dice Mariotto “las elites nos engañan “Lo q no dice es q nos engañan pero no les hacemos caso o al menos sabemos q nos engañan ,por eso hay mucho kirchnerista .La manipulación no tiene efecto o si??’

  14. Lamento llegar tarde al debate…

    Como dice elbosnio, para obtener una paleta multicolor no es necesario usar pomos multicolores. Alcanza con tener muchos pomos de algún color.

    El drama de Bonelli, Santillán, el Severo Doctor Castro o Mariano el Latinista no es que cada uno no sea multicolor sino que todos son del mismo color.

    En ese sentido, 678, al agregar un color que antes no existía en nuestra paleta, es un gran paso adelante. Aún con la bajada de línea circular de la vocecita en off, la farragosa prosa de Barone o los chistes de Cabito.

    No es un programa periodístico sino un programa sobre medios y periodistas. Su objetivo es limar el ¨sentido común hegemónico¨ y en esa tarea batalla más con Susana Gimenz o Chiquita Legrand que con las entrevistas de Morales Solá, pese a que Morales Solá es tan ¨impresentable¨ como Cabito o Barone.

    No es tampoco un programa oficialista en el sentido de un ¨Sucesos Argentinos¨ o la gacetilla oficial televisiva con la que el macrismo reemplazó a Ciudad Abierta.

    La visita de Sarlo fue un buen momento. Incentiva la discusión y el debate más que la charla con alguno de los jóvenes músicos enemistados con el shampoo que la producción invita con demasiada frecuencia.

    Sarlo es una de las mejores críticas del kirchnerismo, a años luz de la caterva de señoras gordas atemorizadas en las que se han convertido Sebreli, Aguinis y tantos otros.

    Sin embargo creo que su análisis llega a un límite infranqueable: el Intencionalismo, doctrina que establece que lo relevante en política no son las iniciativas políticas o sus consecuencias sino las intenciones de quienes las apoyan.

    Eso hace que Sarlo rescate a Fernandez Meijide, una ministra inofensiva que no hizo nada por los DDHH y nos dejó un país en llamas, y denoste a Kirchner, que consiguió relanzar los juicios por DDHH, ya que el ex-presidente ¨lo hizo de manera instrumental¨.

    Es en el fondo un análisis moral, sin ninguna relevancia política.

    Saludos y perdón por la extensión…

    r.

  15. ¿Aquí hay un epílogo?

    Soy un señor mayor que se pone nervioso facilmente , y voy a decirlo aquí donde no corro peligro de que alguien me aconseje que deje de leer Clarín o me maltrate o me diga “no entiendo de qué hablas,pero la estás pifiando papà”: La manera digna como Sarlo intentó debatir con un panel desorientado , mas los monótonos programas posteriores de 6.7.8 pegándole a la malvada esclava de La Corpo luego de que se haya ido (Dicen los que ven 6.7.8 que hasta Viviana Canosa tuvo su oportunidad e bardearla…)han logrado – dentro de la elite a la que nos interesan estos temas – reagrupar a los opositores al kirchnerismo, darles un motivo de alegría, reagruparlos.

    Hace alrededor de un año que el sentido comun predominante en los medios ya aceptó que Clarín opera, que Carrió está loca, que el kirchnerismo es el movimiento que ganará las elecciones y que es una vergüenza que se demore el ADN de cualquier niño apropiado. Ya no hay “discurso hegemónico” para romper.

    Y, el “trazo grueso” para que lo entiendan los amantes de Legrand o Susana estará naturalmente a cargo de Tinelli o de Duro de Domar o Barcelona, pero parece obvio que 6.7.8 con Nora Veiras, Sandra Russo, Galende, Forster y Sarlo no puede hacerlo , ni se lo propone. Solo nuestras ganas de defender a Gvirtz pueden hacernos decir que el programa es estúpido porque – en realidad bolú, te lo digo porque lo se de onda – es para debatir con susana gimenez.

    La verdad , podría ser mas kirchnerista de lo que soy, pero los kirchneristas no me dejan.

  16. Respondiendo a tu pregunta, Jorge, me hubiera gustado un epílogo más formal por parte de Sarlo. Creo que la ensayista le sigue el juego chismográfico a 678 con las entrevistas que ha concedido desde su paso por el programa de Gvirtz (dicho sea de paso, el post del lunes pasado se actualizó hace unas horas con el link a la entrevista original de la que se hizo eco La Nación, y que replicó el servicio de noticias de Yahoo).

    Me parece que tanto de un lado como del otro terminaron desvirtuando el debate del 24 de mayo. Una pena.

  17. Creo q Jorge tiene razon .
    Ya sabemos todos ,o casi todos ,q hay medios tendenciosos y medios militantes y q no hay medios neutrales ni objetivos ni imparciales .
    Creo q la audiencia de 6 7 8 esta para mas.Creo q es hora de decir ;Gracias por los servicios prestados ,enormes ,y encarar un formato distinto
    Adhiero a rescatar a Russo Veigas Fostner y Galende y hacer con ellos algo superador
    Vamos por más diria CFK.
    Por eso el programa con Sarlo me parece un hito ,marcó q hay deseos de dar un salto en profundidad en la audencia q sigue a 6 7 8,
    Para abrirle los ojos y cerrarle la boca a Chiquita ya esta encargada la nieta .
    De la educacion de Su Gimenez q se encarguen los muppets q creo q estan a su altura

  18. Jorge, Mabel

    Creo que el problema pasa por pedirle a 678 algo que no forma parte de su esencia. Sería como ofuscarnos porque Tinelli persiste en no invitarlo a Barenboim y seguir con el formato de siempre.

    No creo que 678 sea un programa ¨estúpido¨, como escribe Jorge. Aporta una visión, maniquea, superficial, editada y completamente subjetiva, que no existía antes. Solo por eso es un aporte al pluralismo (en el sentido de tener una paleta con más colores, no hablo de calidad periodística).

    Creo que en algún punto 678 es víctima de su propio éxito. De ahí que le pidamos aquello que nunca se comprometió a dar.

    Pese a ser un ultrakirchnerista a sueldo, no estoy convencido que el ¨discurso hegemónico¨ esté roto, pese a que este no es el país del 2009 (de hecho puedo decir que soy oficialista en las cenas con amigos o en los almuerzos familiares sin que me cascoteen). Los medios siguen siendo en su enorme mayoría opositores y más o menos monocromáticos (no digo que en su esencia Clarín sea como La Nación sino que hoy son socios objetivos).

    Desde que la revista Barcelona se burla de la muletilla ¨ahora dicen¨ de Clarín, es difícil leer el gran diario argentino sin sonreir. ¿Eso transforma Barcelona en una gran revista que se reinventa en cada número? No, por supuesto que no. En comparación con la época en que salió uno podría decir que es al contrario, que los muchachos de Barcelona viven de rentas, recostados en viejos éxitos y sin buscar ¨un formato distinto¨, como el que Mabel sueña para 678. Sin embargo, lamentaría que dejen de salir, como lamentaría que 678 desaparezca.

    Lamento que no haya un programa político en canal 7. Debates entre políticos con periodistas menos inofensivos que Alfano o Bonelli. Análisis políticos con tipos como Verbitsky, Mocca o Natanson, no necesariamente acompañados de jóvenes invitados de pelo grasoso que tocan la guitarra o artistas que opinan nimiedades.

    Ese programa que me gustaría ver no tiene nada que ver con 678, pero tampoco requiere su eliminación.

  19. Rinconete
    Estoy de acuerdo contigo en que 678 “Aporta una visión, maniquea, superficial, editada y completamente subjetiva” . No me gusta por eso, obviamente.

    Igual que al programa de Legrand o el de Grondona o cualquier otro, expreso mi opinión y elijo verlo o no. ¿Si pido que lo eliminen o que lo cambien o que hagan lo que no prometieron o no pueden hacer?

    Hagan lo que quieran.

    Como cuando decimos que lo de Legrand nos parece una basura y a nadie se le ocurriría decirnos que no lo digamos porque Chiquita no puede ni sabe ni quiere ni prometió hacer otro programa ni hay que eliminarla. Solo expresamos nuestro acuerdo o nuestro disgusto con un programa de televisión.

    678 no es el programa que me gustaría ver, estamos de acuerdo.

    …………….

    Estoy muy crispado ¿no?

    Yo tambien soy oficialista . ¿Si no me gusta 678 pierdo el bono de Anibal Fernández?

    Abrazos

  20. Jorge

    Ese es el punto. Como nos explicaron en la última reunión de cibermilitancia estamos frente a un aumento descontrolado de kirchneristas, lo que genera una crisis de recursos difícilmente manejable aún con Moreno haciendo contabilidad creativa en el INDEC.

    De ahí que Aníbal se ponga más estricto y yo tema por tu bono.

    Volviendo a la crítica, pese a ser ultrakirchnerista sigo insólitamente a favor de que todos la ejerzan.

    Un abrazo,
    r.

  21. Todo concluye al fin .Nada puede escapar .Soñabas con un 678 q dure treinta años ??’
    Yo creo q pedir q avancen es ser ultracristinista (es mejor ser ultracristinista q ultrak “Ella” es mejor)
    Y es un pedido ultracristinista porq Ella dice q Vamos por más Y yo quiero ir por más .Yo soy obediente ,una verdadera soldadita CFK
    El formato sirvió Fue bueno .
    Habla bien de nosotros pedir q mejoren .Yo no pido su eliminacion .Pido q mejore y q no me harte
    Aviso q ultimamente lo veo resumido en el programa de Tognetti q tambien resume a Victor Hugo y a Barcelona .

  22. 1.Rinconete ;Con Tinelli no me ofusco porq no lo veo ni resumido Pido mejoras a quien puede darlas .Por eso pedi a Galende Russo Veiras Fostner en un formato mejor .
    2.Jorge ; Donde habia q pasar a buscar el bono??
    3.Fuera de tema pero en tema .¿No les pareció q el reportaje de Victor Hugo a Hebe ,fue de lo mas paternalista ???’Hubo respeto ,ternura,buenas preguntas y pausas ,pero me pareció q VH trataba de ayudarla a responder con toda su mesura y calidad ??Fue impresión mia???

¿Con ganas de opinar?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s